martes, 12 de enero de 2016

RESEÑA (by MB) ::: EN LA NIEBLA - Richard Harding Davis




Título original: In the Fog
Autor: Richard Harding Davis
Editorial: Ardicia
Páginas: 100
Traducción: Julián Gea
Fecha publicación original: 1901
Fecha esta edición: octubre 2015
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 14,50 euros
Ilustración de cubierta: Natalia Zaratiegui (no ilustrado en su interior)




La noche posterior a la gran niebla de 1897, en el club para caballeros más exquisito del mundo, el londinense The Grill, cinco de sus socios tratan de reconstruir con sus respectivos testimonios las piezas de un doble asesinato. Una casa perdida en la bruma, un explorador del continente africano que regresa de entre los muertos, una princesa rusa con un escandaloso pasado y un resolutivo detective de Scotland Yard serán los principales protagonistas del misterioso suceso. 
En la niebla (1901) es una original novela de detectives en la que el autor, en un ingenioso ejercicio literario adictivo como un rompecabezas, urde con inteligencia una entretenidísima historia que, siguiendo paso a paso cada uno de los meandros de la investigación hasta desembocar en el sorprendente giro final, mantendrá en vilo al lector en todo momento.
Natalia Zaratiegui nos introduce en el tópico y típico Londres victoriano con su magnífica ilustración de cubierta, y nos da las pistas sobre lo que vamos a descubrir en esta edición de Ardicia: la ciudad de Londres sumida en una densa y asfixiante niebla, un caballero que ha perdido su rumbo en la misma, y casas, hogares en cuyo interior cualquier cosa puede ocurrir y donde los delincuentes podrían encontrar amparo sin esfuerzo alguno.



El relato comienza abriéndonos las puertas de The Grill, un selecto club para caballeros, donde están cenando cuatro de sus miembros. Todos ellos son desconocidos entre sí (de hecho es una de las reglas del club, el anonimato de sus miembros); otro caballero, sir Andrew, se encuentra sentado apartado de ellos, enfrascado en una lectura que lo absorbe y lo abstrae de cuanto le rodea.




 
El teniente Ripley Sears, estadounidense (pues se permite ocasionalmente la admisión en el club de un caballero no inglés), intenta llamar atención de sir Andrew (por razones que no debo desvelar aquí), conociendo su afición a las novelas de detectives...


"El estadounidense le observó intensamente, como si aquellas palabras le hubiesen sugerido una idea..."

La idea no es otra que la narración de un misterioso asesinato ocurrido la noche de antes, en el que de alguna manera está involucrado, y donde la niebla es el elemento atmosférico que nos pone en tensión, nos agobia en ciertos momentos, y nos desorienta al tiempo que nos guía en la misma medida que a Sears. Los demás comensales, según va avanzando el relato y se van a dando a conocer a los protagonistas del mismo, aportan nuevos datos sobre ellos y nuevas circunstancias o hechos de los que también son partícipes... Sir Andrew, curioso, intrigado y absorto, deja su novela y se interesa en gran medida por lo que se está contando en la mesa; sus obligaciones para esa noche quedan pospuestas, y su interés por el misterio prima sobre las mismas. Las páginas van avanzando y se nos van descubriendo datos que nos ayudan a ir desenmarañando (o no) lo sucedido, pero... ¿qué es verdad? ¿Qué es mentira? ¿Conseguirá Sears su objetivo?

Richard Harding Davis nos ofrece una novela en la que encontramos todos los estereotipos de la novela de misterio victoriana, coetánea a su época, condensados en unas escasas 80 páginas reales de relato que, una vez llegamos al final, nos saben a poco. Para los que nos entusiasma todo lo victoriano, es un trocito de cielo, y solo por el hecho de haberme permitido saborearlo ese poquito, recomiendo esta novela corta sin dudarlo. 

Todo un acierto de Ardicia, cuya edición vuelve a carecer de ilustraciones en su
interior, limitándose a una filigrana que rodea la página donde se presenta el título, pero que presenta una ilustración de cubierta preciosa, probablemente la más bonita de su catálogo (para mi gusto, claro).


Richard Harding Davis nació en 1864 en Filadelfia. Hijo de un destacado periodista y de la escritora Rebecca Harding Davis, pasó por varias universidades antes de trabajar como redactor para diversos medios. Sus crónicas en el New York Evening Sun sobre las inundaciones de Johnstown y la primera electrocución de un criminal llamaron la atención del público. Empezó a colaborar con Harper’s Weekly, Scribner’s Magazine o The Times, convirtiéndose en uno de los principales corresponsales de su tiempo al cubrir la Segunda Guerra de los Bóer, la Guerra Hispano-Estadounidense y la Primera Guerra Mundial, en el Frente de Salónica. 

Fue amigo de Theodore Roosevelt y sirvió como inspiración al ilustrador Charles Dana Gibson. Entre sus obras de fi cción destaca Soldiers of Fortune (1897), llevada al cine en dos ocasiones. Murió en 1916 en su ciudad natal a consecuencia de un infarto, mientras mantenía una conversación telefónica.

Miss Bingley

4 comentarios:

  1. Me gusta mucho el catálogo de Ardicia Editorial, disfruté mucho de "el gran misterio de Bow" y "el general Ople y lady Camper", y tengo muchísimas ganas de leer esta "En la niebla" de Harding. Así que en cuanto la disfrute me paso por aquí para comentar :-)
    P.D.: Hace poquito que os sigo pero os estáis convirtiendo en uno de mis blogs preferidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, muchísimas gracias por lo último que nos dices. Somos muy novatas, solo lleva abierto el blog mes y medio, y supongo que estamos muy verdes en muchas cosas, pero como lo principal para nosotras son los libros y hablar sobre ellos, en eso nos centramos. Ya iremos mejorando con el tiempo. Me repito, muchísimas gracias, de verdad.

      ¡Y ya nos contarás sobre "En la niebla"! Un besote :*

      Eliminar
  2. Tenía este libro en mi punto de mira, pero con tu reseña has acabado de convencerme. Por cierto: acabo de conoceros y me ha gustado mucho vuestro blog. Me quedo por aquí. ¡Bienvenidas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final te animas ya nos contarás qué te parece. ¡Muchísimas gracias por tus palabras y por la bienvenida! ¡Besote!

      Eliminar