viernes, 29 de enero de 2016

RESEÑA (by MB) ::: LAS SEÑORITAS DE ESCASOS MEDIOS - Muriel Spark



Título original: The Girls of Slender Means
Autora: Muriel Spark
Editorial: Impedimenta
Páginas: 178
Traducción: Gabriela Bustelo
Fecha publicación original: 1963
Fecha esta edición: 2011
Encuadernación: rústica con sobrecubierta
Precio: 18,40 euros
Imagen de cubierta: Eileen (Christopher Edward Baumer, 1946)







Ambientada en las ruinas de Londres durante la difícil primavera y el verano indigente de 1945, recién acabada la Segunda Guerra Mundial, Las señoritas de escasos medios (1963), considerada una de las mejores novelas de Muriel Spark, se ocupa del mundo deliciosamente despreocupado de unas chicas que viven en un club residencial para mujeres solteras, y que van pasando por varios estados de ligue.
En un contexto cerrado, que proporciona el cristal a través del cual contemplar el panorama histórico de un austero Londres que resurge de sus cenizas, seductora y de una comicidad deslenguada, Las señoritas de escasos medios es una divertidísima novela de costumbres y un despiadado análisis de afectos y filiaciones, que pertenece a la gran tradición de la novela inglesa de posguerra, de la que es un referente ineludible.


 La narradora de nuestra historia dice:
"No tenía absolutamente ningún sentido deprimirse por la situación, ya que habría sido como deprimirse por la existencia del Gran Cañón del Colorado o de algún otro fenómeno natural al que fuera imposible acceder" 
Nos encontramos en el Londres de 1945, devastado por los bombardeos de la II Guerra Mundial; sus habitantes deben adaptarse a lo que la posguerra les ofrece y, siguiendo con su vida cotidiana, hacen comentarios habituales sobre el tiempo, anécdotas, cupones, vales... celebrando su supervivencia, encontrando las fuerzas y el equilibrio necesarios para ver luz y esperanza a pesar de tener delante solo escombros y pobreza cuando levantan la vista.

La acción transcurre entre las paredes del club May of Teck, fundado por la reina María antes de casarse con el rey Jorge V, cuando aún era la princesa May of Teck. Se mantenía en pie, como faro y refugio luminoso, donde la vida y esperanza transpiraba a través de todas las jóvenes que residían en él.

De acuerdo a su primera norma del estatuto:
"... existe para proporcionar seguridad económica y amparo social a las señoritas de escasos medios, con una edad inferior a los treinta años, que se vean obligadas a residir lejos de sus familias por tener que desempeñar un trabajo en Londres"
La conciencia y moralidad del club recaen sobre las señoritas Coleman, MacGregor y Jarman; las tres rebasaron la treintena hace años, pero aun así siguen siendo inquilinas del club, velando fielmente por el cumplimiento de los estatutos del mismo. Cuando Spark nos invita a traspasar sus muros, en él descubrimos la alegría de vivir... los sueños y esperanzas que la guerra no ha conseguido aniquilar; más bien al contrario, son fuertes, como la juventud de las inquilinas del club. Entre ellas conocemos a Jane Wright, Selina Redwood, Joanna Childe, Anne Barbeton, Julia Harkham, Rudy Redwood, Anne Baberton, Nancy Riddle, Dorothy Markham... así hasta conformar un total de más de cuarenta muchachas, cada una de ellas con sus personalidades, educación, sueños y vivencias personales. Todas ellas,  con mayor o menor protagonismo, articularán toda la historia, la historia del club May of Teck.

Pero al igual que en Mujercitas, tenemos un personaje masculino que hace de contrapunto entre tanta jovencita. Spark utiliza este simbolismo con la obra de Louisa May Alcott para presentarnos a Nicholas Farringdon, quien se erige en representante del exterior y contrapunto perfecto de todas la inquilinas del club. El personaje, su construcción, así como las interrelaciones con los personajes femeninos recuerdan sin lugar a dudas a Laurie, independientemente de las distintas épocas en que se desarrollan ambas historia y los años y las vivencias de cada uno de ellos. Así mismo, continuando con el paralelismo con Laurie, Farringdon está a vueltas de la vida y vive en una especie de tediosa dejadez, y cuando traspasa el umbral del club encuentra en él y en todas las personas que lo habitan la energía, la vitalidad y las ganas de seguir adelante. Tal y como recuerda Nancy, una de las protagonistas:
"estaba un poco enamorado de todas nosotras"
Nicholas Farringdon es escritor, y entra a formar parte de la trama gracias a Jane Wright, editora en ciernes. Contradictorio, sus ideales son muy difíciles de encasillar en un mismo espíritu, y su ambigüedad nos irá acompañando a lo largo de lectura Wright se propone descifrar a este personaje un tanto ilógico, y su amigo Rudi Bittesch lo describe del siguiente modo:
"La respuesta es sencilla: este hombre es un caos" 
Este espíritu caótico de Farringdon no impedirá que su influencia llegue a cada una de las inquilinas que Wright le va presentando a la largo de la historia, interviniendo de alguna manera en sus vidas; está verdaderamente fascinado por el mundo femenino, y su bagaje vital le ayudará a introducirse en su ambiente y ser consciente de la existencia de todas ellas, ayudándolas y protegiéndolas.

A mi juicio, el libro es todo una paradoja: alegría, melancolía, humor, sarcasmo, ironía... todo ello redactado con un estilo costumbrista, bajo una pátina de sátira refinada, y aderezado con los diálogos y descripciones del Londres de posguerra donde la cotidianidad diaria nos fotografía una ciudad ruinosa, pero no muerta, donde la supervivencia es un don que hay que celebrar todos los días, construyendo el futuro y limpiando los cascotes del pasado. Retazos de "este futuro" son los saltos temporales hacia los que nos dirige Spark, gracias a los cuales el lector puede vislumbrar un poquito de lo que sucede en el mismo.

Me ha encantado el retrato del mundillo editorial de la época y los autores: Hemingway, Henry James, Daphne du Marier, Bernard Shaw... todos ellos me han acompañado de alguna manera a lo largo de toda la lectura, regalándome un guiño cuando los descubría en sus páginas. 

En definitiva, es una novela corta (unas ciento cincuenta y seis páginas reales), donde se nos dará una visión histórica de la supervivencia y la esperanza de una ciudad de posguerra, en este caso Londres. Por ponerle algún "pero", diría que los saltos temporales me producían cierta fricción en la lectura; me molestaban un poco, aunque eso no quita que haya disfrutado de todas y cada una de sus páginas.


La edición de Impedimenta es muy bonita, con sobrecubierta y la cubierta también ilustrada con la imagen de portada, tal y como se puede ver en la imagen.



Muriel Spark nació en Edimburgo en 1918. Poeta y novelista, escribió libros infantiles, piezas teatrales para la radio, la comedia Doctors of Philosophy (representada en Londres por primera vez en 1962 y publicada en 1963) y biografías de varias figuras literarias del siglo XIX como Mary Shelley y Emily Brontë.
La popularidad le llegó gracias a sus exitosas novelas, entre las que destacan Memento mori (1959), La balada de Peckham Rye (1960), Los solteros (1960, Impedimenta, 2012), La plenitud de la señorita Brodie (1961), Las señoritas de escasos medios (1963, Impedimenta, 2011), La puerta de Mandelbaum (1965), La imagen pública (1968, finalista del Premio Booker), El asiento del conductor (1970), El invernadero junto al río (1973), Derechos territoriales (1979), Merodeando con aviesa intención (1981, finalista del Premio Booker), El único problema (1984) o Muy lejos de Kensington (1988).

A lo largo de su extensa carrera literaria, Muriel Spark obtuvo un gran reconocimiento público y ganó diversos premios como el Premio David Cohen de Literatura Británica, el Premio T. S. Eliot, el Premio Campion, el Premio Saltire, el Premio al Mejor Relato Breve del Observer, el Premio Boccacio de Literatura Europea, el Golden Pen y el Premio Italia de teatro para radio. Muriel Spark fue investida con el título de doctora honoris causa por varias universidades, como la de Londres, Oxford o Edimburgo, y fue nombrada Dama del Imperio Británico en 1993. Murió en 2006.

Miss Bingley

15 comentarios:

  1. este año tengo como porpósito leer cosas diferentes a las que estoy acostumbrada así que igual me animo con él!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final te decides a leerlo nos cuentas. ¡Besote!

      Eliminar
  2. Pues me pasó una cosa un poco rara con esta novela de Muriel Sparks. Como conocía un poquito a la autora creo que me esperaba mucho más, o quizás mis expectativas no eran las adecuadas. Al principio pensé que sería una historia en clave de humor, ingeniosa (los críticos siempre destacan la inteligencia de Sparks) y con mucho encanto para contrastar con la desolación del Londres bombardeado y la economía inglesa post-bélica, un poco al estilo de "Las cuatro gracias" de D.E. Stevenson. Pero no. Me parece muy acertada tu observación de "es todo paradoja".
    Y luego se me quedó floja porque se le podría haber sacado más jugo a algunos de los personajes. Y, sobre todo, desarrollar un poco más esa idea de que durante la guerra las mujeres habían ocupado puestos profesionales que ahora se verían obligadas a abandonar en manos de los hombres que regresaban del frente. Por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente el problema de esta novela es que las críticas lo valoran por encima de lo que ofrece realmente, y nos acercamos a él esperando algo que luego no encontramos. Tiene muchas cosas buenas, pero se quedan a medio gas. No ofrece lo que se promete de él. Pero aun así creo que es una lectura recomendable. ¡Besote!

      Eliminar
  3. No conocía esta novela y la apunto sin duda, he oído hablar muy bien de la autora y ya va siendo hora de que la conozca. ¡Gracias por descubrírmela!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contarás qué te parece si al final te decides con ella. Yo tengo otro libro suyo a la espera en la estantería. Espero no tardar mucho en poder reseñarlo. ¡Besote!

      MH

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Nos alegramos mucho! Si te decides a leerla ya nos contarás. ¡Besote!

      Eliminar
  5. Es la primera vez que la veo!! No la conocía, parece preciosa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es, tanto la edición como la historia. Merecen la pena. ¡Besote!

      Eliminar
  6. Uy, sin duda alguna, lo leería. Tomo buena nota de él. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás entonces qué te ha parecido. Muriel Spark era una escritora muy inteligente, sarcástica, y casi siempre decía lo que quería decir entre líneas, más que de una manera explícita. Merece la pena conocerla. ¡Besote!

      MH

      Eliminar
  7. Lo tengo en la estantería así que no creo que tarde en leerlo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Cómo me encanta ver a la Spark por los blogs, aunque no es nada habitual. Una pena. Leí "El asiento del conductor" y ahí la conocí. Me encantó. Luego leí "La abadesa de Crewe" y también me ha gustado mucho. El que nos traes lo tengo en casa pero sin leer aún. Ya caerá ...

    Por cierto, que me quedo como seguidora, ¿eh?

    bsos!

    ResponderEliminar