jueves, 24 de noviembre de 2016

RESEÑA (by MH) ::: ME LLAMO LUCY BARTON - Elizabeth Strout




Título original: My name is Lucy Barton 
Autora: Elizabeth Strout 
Editorial: Duomo (colección Nefelibata)
Traducción: Flora Casas 
Páginas: 210
Fecha de publicación original: 2016
Fecha esta edición: agosto 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 16,80 euros
Imagen de cubierta: Nirav Patel
En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice.
 
En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.

Me llamo Lucy Barton es de ese tipo de novelas en las que, algunos dirán que "no pasa absolutamente nada", cuando realmente en esta historia pasa nada más y nada menos que la vida. Así, en minúsculas pero a lo grande: detalles nimios que conforman cada paso que damos en este mundo y acontecimientos que marcan un antes y un después; el recuerdo de una persona que pasó fugazmente a nuestro lado o de aquella que supuso un comienzo o un final; ese instante que te dolió y aquel otro que te hizo sonreír; aquella frase que te abrió los ojos y aquella otra que quisiste no haber escuchado nunca. Momentos, recuerdos, destellos, la infancia, épocas, situaciones, malas decisiones, trances superados, la adolescencia, personas que dejamos atrás, personas que se quedan, dolor, felicidad, descubrir de repente que somos adultos, lágrimas, risas... que por sí solos no son nada y juntos dan forma a eso que llamamos nuestra vida. Nuestra historia. Nuestro sendero salpicado de grises con blancos y negros de tanto en tanto. Como para decir que no pasa nada en este libro.

Tal y como el título sugiere, la narración corre a cargo de la propia Lucy Barton en primera persona. Aunque hacia el final del libro cierra un poco la historia alejada del escenario principal, el 95% de la novela está ambientada en un hospital del East Side neoyorquino, donde ingresa a causa de una apendicitis y donde finalmente permanece hospitalizada durante semanas a causa de diversas complicaciones. Apenas recibe visitas, su marido está demasiado ocupado, a sus hijas se las llevan en contadas ocasiones, alguna amistad ocasional se acerca por allí... Lucy se siente muy sola, muy desgraciada, y sufre alejada de los suyos. Hasta que un día despierta y ve a su madre sentada en una silla al pie de su cama. 

Esto, que podría (debería) ser lo más normal del mundo, no lo es. No lo sabemos cuando acaba de producirse el encuentro, pero lo intuimos por la forma de saludarse, por el modo en que enfrentan el encuentro, por la frialdad pasiva de una y la sorpresa contenida de la otra. Y es entonces, durante los cinco días que la madre de Lucy permanece junto a ella en el hospital, cuando comenzamos a saber quién es Lucy Barton y a conocer su historia.

Lucy hace mucho que abandonó su hogar paterno y apenas sabe nada de la gente que dejó atrás: amistades, vecinos... incluso sus hermanos, que parecen unos completos desconocidos para ella y con quienes mantiene conversaciones totalmente triviales. La distancia filial con su madre es tan grande, la cercanía afectiva tan complicada de afrontar, que solo en contadas ocasiones se atreven a saltar la barrera que las separa para permitirse algo parecido a la intimidad. La mayor parte del tiempo se limitan a hablar sobre la gente que tienen en común, aquella gente que quedó atrás en el pueblo, y que en su mayor parte han tomado malas decisiones a lo largo de su vida o han tenido mala suerte en sus matrimonios.

Por tanto, la estructura que escoge Strout para desplegar ante nuestros ojos la vida de Lucy es sencilla, aunque solo en apariencia. Mientras su madre responde a sus muchas preguntas sobre tal o cual conocido y satisface su curiosidad, Lucy intercala recuerdos de su infancia, adolescencia, universidad y vida en Nueva York sin ningún orden aparente, encajando como piezas de un puzzle el presente narrativo con el pasado de la protagonista hasta conformar un todo que nos ofrece un marco bastante explícito de la niña que fue y la mujer en que se ha convertido, ofreciéndonos esas pinceladas, esos trazos, que para cada cual son tan importantes pero que los demás nunca podrán interpretar del mismo modo que quien los vive. Tuvo una infancia desgraciada, pero no le han ido mal las cosas a pesar de todo.

Aun así, y no sé si es solo sensación mía, creo que Lucy retiene información. Afirma que esta es su historia, tal y como te la cuenta, sin trampa ni cartón... y aun así no puedes evitar sentir que sobre algunas cosas no está siendo del todo sincera: su matrimonio, la relación con sus padres (y concretamente con su madre), lo que le lleva a tomar ciertas decisiones... , esta es su historia. Pero sí, también es humana, y tiene secretos y recovecos que le pertenecen por mucho que presuma de sinceridad, y ejerce una protección instintiva sobre ellos. Ninguna biografía es completamente honesta y transparente, y la de Lucy Barton no es una excepción. Hay miserias que se pueden destapar y otras que es mejor guardarlas bajo llave.

Por eso tengo que admitir que, a pesar de que he disfrutado mucho la novela, a mí no me ha provocado ese torrente de emociones que había leído en otras personas, porque Lucy marca un poco las distancias en su narración (o es la sensación que yo he percibido, y esto no influye para nada en mi estupenda percepción sobre la novela. Simplemente, por la forma en que está narrada, no he sentido esa emoción que anticipaban la novela y las opiniones que había leído sobre ella). 

La relación entre madre e hija es aséptica como el hospital en que transcurre. Los breves y esporádicos intentos de acercamiento por parte de la hija son rechazados por su madre con un cierre de ojos o una mirada hacia el edificio Chrysler que ve desde la ventana, seguidos de un prolongado silencio. Es una relación fría, distante, de cortesía por el parentesco que las une. Incluso al hablar de su marido y su matrimonio, Lucy se niega a entrar en detalles. No quiere hablar sobre eso, y no lo hace. Más información retenida. Me comentaba Cris en los comentarios de su reseña que Strout dice que esta novela refleja el amor. Sinceramente, si a mí me preguntan contestaría que lo que he percibido es desamor a muchos y distintos niveles afectivos y sociales. No creo que la novela refleje el amor en sí, sino lo que duele cuando no es correspondido al mismo nivel e intensidad. 

En definitiva, es una historia intimista en apariencia sencilla que encierra mucha más complejidad de la que parece, porque se nutre de los detalles del día a día que realmente dan forma a la existencia de cada uno. Lucy Barton es, igualmente, un personaje más complejo de lo que parece; nos cuenta mucho en estas doscientas páginas, pero estoy convencida como lectora que casi tanto como lo que calla. Nos ofrece retazos aquí y allá que conforman un todo, que la conforman a ella, pero creo que sin abrirse tanto como pueda parecer a simple vista. 



Elizabeth Strout nació en Portland (Maine) en 1956, pero desde hace años reside en Nueva York. Es la autora de Olive Kitteridge, novela por la que obtuvo el Premio Pulitzer y el Premi Llibreter, Los hermanos Burgess, Abide with Me y de Amy e Isabelle, que fue galardonada con el Art Seidenbaum Award de Los Angeles Times a la primera obra de ficción y el Heartland Prize del Chicago Tribune.
 
También ha sido finalista del Premio PEN/Faulkner y el Premio Orange de Inglaterra. Sus relatos se han publicado en varias revistas, como The New Yorker y O, The Oprah Magazine.
Miss Hurst

46 comentarios:

  1. Creo que Lucy se guarda muchas cosas, recriminaciones que está a punto de hacer y no hace al final, le es suficiente con que su madre esté allí. A mi me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la sensación que yo tuve es que se guardaba cosas ya no solo con respecto a su madre, sino también a su matrimonio, sus hermanos... como si solo quisiera mostrarnos su lado bueno, su cara amable. Aun así yo también lo disfruté mucho, pero esas cosas hicieron que no me emocionase tanto con la lectura como otros lectores.

      ¡Besote!

      Eliminar
  2. A pesar de la buena reseña que has hecho, no es de las novelas que más me gusten leer, por lo que creo que, de momento, la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si ves que no te llama, a otra cosa mariposa. ¡Será por libros! :))

      ¡Besote!

      Eliminar
  3. Me lo mandó la editorial por sorpresa y lo tengo pendiente, no es un libro que de primeras me llamase pero por las buenas criticas que tiene lo leeré.
    Nos leemos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si ya lo tienes en casa es cuestión de que le encuentres el momento más apropiado, y más si no te llama mucho.

      ¡Besote!

      Eliminar
  4. Como le decía a Erianod, me gustó mucho, más que a ti creo. Esa relación basada en diálogos que esconden mucho más de lo que parece y en silencios me conquistó.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustó mucho, pero me he dado cuenta que de una manera totalmente distinta a la mayoría. Y que en ocasiones más que silencios me parecían omisiones intencionadas porque no quería contarnos ciertas cosas. Pero vamos, que lo disfruté un montón :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  5. Hola!

    Pues yo creo que soy la nota discordante porque no me gustó. Lo leí más por inercia que porque me atrapara lo que me estaba contando. Para gustos, colores.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me siento yo muchas veces, siendo la nota discordante cuando a todo el mundo le gusta un libro... jajaja. A mí me ha gustado aunque de una manera totalmente distinta a la mayoría. Es que esto de los libros depende mucho del lector que tenga delante. Como tú dices, para gustos, los colores. Y dentro de los colores, imagínate la de gamas que hay...

      ¡Besote!

      Eliminar
  6. Todo el mundo habla maravillas de este libro así que puede que le de una oportunidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final se la das, espero que lo disfrutes un montón :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  7. Tengo tantas ganas de leerla... Esa estructura tipo puzzle y el tema sobre el que trata hacen que necesite conseguirla ya, sólo he oído hablar maravillas sobre esta novela.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gusta la trama y el tipo de estructura, creo que la disfrutarás mucho cuando finalmente te pongas con ella :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  8. Una reseña super completa!
    Pues me pasa un poco eso, que me apetece por un lado, y por otro, las opiniones de "no me llenó", o "le faltó emoción", es lo que me hace posponerla.
    Besotess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, guapa!

      Para mí sí falta emoción (o yo no he sabido empatizar con ella, y eso que me gustó mucho el libro), pero también me he dado cuenta que somos minoría quienes nos hemos sentido así con la lectura, así que no sé... creo que es de esos libros que hasta que no los lees, no sabes qué te va a decir y qué te va a transmitir.

      ¡Besote!

      Eliminar
  9. Hola Inquilinas!!
    Sí... he leído excelentes reseñas al respecto... un libro lleno de sentimientos donde los silencios dicen más que las palabras...
    Si cae en mis manos, de seguro lo leeré!!
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final te cae en las manos y te pones con él, espero que lo disfrutes muchísimo :))

      ¡Besote!

      Eliminar
  10. A mi me gustaría descubrir esta novela... todas habláis bastante bien de ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy intimista, con muchos silencios, de esas que parece que no pasa nada pero te están contando toda una vida con sus claroscuros. Si te interesan este tipo de historias creo que la disfrutarás :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  11. Pues si no quería entrar en detalles y todos los temas parecen venirle mal ¿para qué nos cuenta nada? La tengo descartadísima desde que me advirtieron que esto sucedería, que deja miles de huecos sin rellenar para que el lector se apañe. Pues nada, tengo cosas mejores que leer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí... jajaja. A ver, es la sensación que a mí me ha dado y que sigo teniendo con este libro. Solo es mi opinión, claro está, y seguramente esté equivocada, pero yo tenía la sensación constante de que me estaban birlando información. Que Lucy está en todo su derecho de contar solamente lo que quiera, pero eso en mí ha provocado que no conectase emocionalmente con la novela como otros lectores.

      ¡Besote!

      Eliminar
  12. Lo primero muchas gracias por la mención, lo escuché en la entrevista a "Página dos" por si quieres verlo.
    Y lo segundo, coincido también esa falta de emoción que yo también esperaba encontrar...sí disfruté de la historia y de esos silencios, que creo cada uno rellenamos con cómo nos lo imaginamos, pero haber sentido "ese algo" hubiese sido clave para disfrutarla aún más.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lueso me paso a echar un vistazo. Gracias, guapa :*

      Yo disfruté mucho de la novela, de verdad, me parece muy compleja en su aparente sencillez y vale más lo que se calle que lo que se dice, pero a ratos calla demasiado y emocionarme, pues no me emocioné. Mentiría si dijera lo contrario.

      ¡Besote!

      Eliminar
  13. Es un libro que tengo ya más que anotado, me apetece mucho leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperaré entonces con ganas tu reseña a ver qué te parece si es que al final decides ponerte con él :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  14. Pues tú lo has dicho...como para decir que no pasa nada. Desde luego te ha quedado una reseña de lo más cálida. Me ha encantado. Yo disfruté con Lucy y creo que es para beberla a sorbitos, conociendo esa escala de grises de su vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, son esos grises los que conforman su vida y la de cualquiera, y ahí está el meollo de la historia de Lucy. Sorbitos que desde fuera no son nada pero desde dentro lo son todo.

      ¡Besote!

      Eliminar
  15. Buena reseña!! Le tengo muchas ganas a este libro. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Si te pones con él, disfrútalo mucho y poquito a poco.

      ¡Besote!

      Eliminar
  16. Lo había visto en otros blogs, sin terminarme de convencer, pero me lo has vendido tan bien que mi percepción de este libro acaba de cambiar. No me importaría leerlo si se cruza en mi camino.

    Un beso, feliz finde ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final se te cruza y te pones con él ya contarás qué te parece :)

      ¡Besote!

      Eliminar
  17. Preciosa reseña y me alegro de que te haya gustado este libro cuyos silencios dicen más que las propias palabras. Besos

    ResponderEliminar
  18. Muy bonita reseña, imagino que tal vez la autora ha querido expresar tanto con lo que ha contado como con lo que no, tal y como tu dices, que esa relación tan fría con su madre haga que no se sincere en algunos momentos. Ya me había llamado la atención por otras reseñas y me gustaría leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sinceramente creo que calla más incluso de lo que habla, o al menos es la sensación que me ha dado a mí en muchos momentos. Si al final decides leerlo espero que lo disfrutes mucho.

      ¡Besote!

      Eliminar
  19. Hola! interesante libro, muy buena reseña. Recién descubro tu blog y me hago unos segundos para decirte que escribís muy bien, saludos

    https://concaritafeliz.blogspot.com
    Priscila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por dedicarnos un ratito de tu tiempo!

      ¡Besote!

      Eliminar
  20. Con este libro no se que hacer, tan pronto lo pongo como lo quito de mi lista, y es que me llama y no me llama. Me ha encantado la reseña. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa :*. Yo creo que en esa tesitura está mucha gente, que tan pronto les hace tilín como no. Yo te diría que si te hace dudar, quizás deberías dejarlo aparcado y ponerte con libros que de verdad te llamen mucho. Ya habrá tiempo de leer este si ves que sigue interesándote.

      ¡Besote!

      Eliminar
  21. Lo tengo en casa y con muchas ganas de leerlo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues leeré entonces tu reseña cuando le saques un huequillo. Espero que lo disfrutes mucho.

      ¡Besote!

      Eliminar
  22. Yo soy de las intentas, de las que sí se ha dejado llevar por el torrente de emociones, me ha encantado. Mucho. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy muy dura de pelar... jajaja... tampoco he sentido que Lucy me estuviera contando todo-todo-todo como para llegar a emocionarme con lo que contaba. Aun así es un muy buen libro, de eso no cabe duda.

      ¡Besote!

      Eliminar
  23. Creo que, por fin, encontré una reseña de esta novela de la que tan buenas críticas he leído. Había algo en ella que provocaba que no me terminara de convencer. Y creo que me has dado la clave en los párrafos penúltimo y antepenúltimo. Me gusta una buena novela intimista pero veo que esta no cumple los requisitos necesarios para que sea una buena lectura. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te he ayudado a decidirte me alegro muchísimo. Te habrás dado cuenta que mi opinión no coincide en ese aspecto con la mayoría de las reseñas, así que lo mismo es solo percepción mía, pero yo me reafirmo sin lugar a dudas en esa percepción.

      ¡Besote!

      Eliminar