lunes, 13 de febrero de 2017

RESEÑA (by MH) ::: THE LONEY (EL RETIRO) - Andrew Michael Hurley







Título original: The loney
Autor: Andrew Michael Hurley
Editorial: Berenice
Traducción: Óscar Mariscal
Páginas: 378
Fecha de publicación original: 2014
Fecha esta edición: mayo 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 23 euros


 
Cuando los restos de un niño son descubiertos durante una tormenta invernal en un tramo de la sombría costa de Lancashire conocido como el Loney, Smith se ve obligado a afrontar los terribles y misteriosos sucesos acaecidos cuarenta años atrás, cuando visitó el lugar siendo un chiquillo. Su devota madre, católica exacerbada, resolvió encontrar una curación para la discapacidad de Hanny, su hermano mayor. Así, la familia —junto con los miembros de su parroquia— peregrina hasta un antiguo santuario. Pero no todos los lugareños se mostrarán felices de recibir a los nuevos visitantes. Cuando ambos hermanos traben contacto con una inquietante pareja que vive en una casa cercana, se verán involucrados en una sucesión de perturbadores ritos. Smith siente que es el único que conoce la verdad, y que debe llevar sobre sus espaldas ese peso, no importa cuál sea el precio. 

Proclamada un «clásico moderno», traducida a infinidad de lenguas y alabada por autores como Stephen King o Paula Hawkins, The Loney refrenda la aparición de una fresca y relevante voz en la ficción contemporánea. Una lectura inolvidable.

LIBRO DEL AÑO EN LOS BRITISH BOOK INDUSTRY AWARDS 2016

Trece libros. Trece. Acabo de contarlos. Esas son las reseñas que tengo pendientes no de colgar, sino de escribir. Nada menos. Comienzo a hiperventilar... No sabía ni por cual tirar, y me he dado cuenta de que, matiz arriba matiz abajo, todas han sido buenas lecturas. Menos una. Una se ha llevado el dudoso honor de ser la primera desilusión de 2017. Y lo malo hay que quitárselo de encima cuanto antes, así que en consecuencia aquí vengo con la reseña de The Loney. Decepción muy grande, pero no me pondré melodramática. Cuanto antes empiece antes termino.

Tendría que haber captado las señales de aviso. Que junto a la recomendación del tito King (grande) aparezca la de Paula Hawkins (sí, la de La chica del tren) diciendo que habría que hacer una peli del libro (bien se nota lo que esta señora tiene en la cabeza a la hora de escribir), tendría que haber sido suficiente para que sospechase. Pero no. Vi la portada, leí la sinopsis, me enamoré de ese aire gótico, de la sombría costa de Lancashire... y decidí quedarme con lo que decía el tito King, olvidarme de la Hawkins, taparme la nariz y, privada de oxigeno que me permitiese pensar y razonar, pagar por el libro y llevármelo.

Y la cosa es que la premisa era buena. Buenísima. Un grupo de feligreses católicos, tras muchos años sin hacer su habitual peregrinación a una región conocida como el Loney, deciden retomarla con la esperanza de que la visita al santuario de santa Ana y la semana de rezos, meditación y confesiones, curen a Andrew, el hijo de uno de los matrimonios que participan de esta semana de penitencia y oración. Dejaron atrás esta costumbre después de que el anterior sacerdote, el padre Wilfred, volviese un día conmocionado y trastornado después de un paseo y se negase a volver allí. El padre Wilfred ha muerto, un joven y moderno sacerdote se ha hecho cargo de la congregación, y le convencen para retomar viejos hábitos.

La expedición la conforman el padre Bernard junto a su perro, un matrimonio de mediana edad y sus dos hijos adolescentes (Tonto, protagonista y narrador de la historia, y su hermano Andrew, motivo del viaje en busca del milagro), un matrimonio mayor (hermano y cuñada del fallecido padre Wilfred), y una pareja joven. En un minibús ponen rumbo al Loney, lugar dejado de la mano de Dios, de donde se dice que hay regiones que no han vuelto a ser pisadas desde que arribaron a sus costas los vikingos y donde ni siquiera llegó la destrucción monástica de Enrique VIII por no saber ni que existía esa zona. 

La trama va hacia delante y hacia atrás siempre en el pasado, salvo la primera escena y la última que tienen lugar en el presente narrativo de los personajes. Dentro de la parte del pasado, se alternan el viaje al Loney junto con algunas escenas anteriores que tienen lugar en el pueblo de los protagonistas y que nos ayudan a entender a algunos personajes y, sobre todo, lo que pasó con el padre Wilfred, cuya memoria, aun estando muerto, pulula durante toda la historia como un fantasma que condiciona (muy a su pesar) el modo en que debe proceder su sucesor, el padre Bernard.

Cuando llegan al Loney, las descripciones de aquellos páramos sombríos, la lúgubre ambientación, los vecinos hostiles y misteriosos que aparentemente no quieren forasteros rondando por allí (o que son raros, sin más)... el autor comienza bien. De veras. Comienza bien. Pero luego no sé qué pasa que... no pasa nada. Básicamente. Creo que es la única manera de definirlo. No sé en qué queda ese comienzo, esa preparación, esa anticipación de que algo va a explotar, porque no explota nada. Cada vez que comienza una escena en la que crees, esperas, intuyes que algo puede pasar... esperas en balde. De hecho recuerdo una escena concreta que tratándola bien, con verdadero manejo del suspense, era un bombón... y no pasa NADA. El autor crea un ambientación fantástica que conduce hacia la nada más absoluta. Nada, no sé si lo he dicho. Nada de nada. Y sí, una buena ambientación es un pilar imprescindible en una novela que quiere calificarse como gótica o de suspense, pero eso hay que saber sustentarlo por algún sitio. Debe tener un propósito, estar encaminada hacia algo. Y sí, lo está, el propósito está claro, pero jamás se alcanza. A mí me ha dado la sensación leyendo el libro de que Hurley lo tenía todo en la cabeza, pero que no ha sabido plasmarlo en papel ni con la suficiente fuerza ni con la necesaria intriga (y me dan igual todos los premios del mundo que le hayan dado). La sensación como lectora de estar esperando constantemente que pase algo que nunca llega es bastante frustrante.

Cuando comienza el libro, además del misterio que encierra el Loney, mi interés radicaba principalmente en un personaje, Andrew, porque lo que conocemos de él al principio, en su edad adulta, no tiene nada que ver con lo que sabemos de él cuando nos están narrando su adolescencia, parte troncal de la narración. Y eso también es un buff considerable. Yo no quiero que me lo den todo mascadito, pero a ver, si toda la narración tiene como finalidad ese momento, esa circunstancia, ese instante... qué menos que ahondar algo, lo que sea, en ese tema. Sí, sabemos lo que pasa, las consecuencias, lo que cambia después de eso y gracias a lo que se consigue, pero el autor nos escatima absolutamente todo lo demás, todo lo relacionado con esa situación... todo lo que rodea a esa casa queda sin explicar. Abre incógnitas, muchas, y no cierra ninguna. Y si no evitase siempre spoilear los libros, os las enumeraría una detrás de otra. Son unas cuantas.

Así que, por resumir un poco mi percepción del libro, podría definirse como la espera constante de algo que justifique la fama que tiene. Y de verdad que he leído el libro de cabo a rabo esperándolo, pero mientras pasaba las páginas, la sensación de globo que se desinfla hasta quedar totalmente espachurrado es lo que mejor define la cara que se me quedó al terminarlo. Tiene personajes dignos de las mejores novelas de terror, como la odiosa madre de esos niños, cuyo fanatismo religioso pone incluso en peligro a su hijo menor sin importarle nada lo más mínimo, y que acosa sin descanso al padre Bernard con su mente cerrada y anclada en el pasado. Eso, junto con la ambientación en el Loney, con unos vecinos creepy, con el apasionamiento enfermizo por la religión, con una leyenda sobrenatural que ronda sobre una de las casas... No dejo de pensar lo que hubiese hecho el tito King, por poner un ejemplo, con todas estas premisas, pero de nada vale fantasear. Se hizo cargo de ellas Andrew Michael Hurley, y así nos luce. 

Supongo que no hace falta repetirlo en cada reseña pero esto es solo mi opinión, y estoy segura de que mucha gente disfrutará de esta historia (de hecho, supuestamente mucha gente ya la ha disfrutado. De hecho, más supuestamente aún, está considerado un clásico moderno), y las cosas que a mí no me han convencido para otros lectores no supondrán ningún problema. Pero vamos, que a título personal me veo incapaz de decir lo contrario a lo que he dicho: terminé el libro con la sensación de que no había leído nada, me faltaba historia por todas partes.

  

Andrew Michael Hurley (1975) ha vivido en Manchester y Londres, y ahora tiene su sede en Lancashire, donde enseña Literatura Inglesa y Escritura Creativa. Ha publicado dos colecciones de cuentos en Lime Tree Press. 

The Loney (El Retiro) es su primera novela, publicada en 2014 por Tartaruss Press, una pequeña editorial independiente, como edición limitada de 300 copias. Hoy es el autor revelación del año en Reino Unido y gran parte del mundo. 

23 comentarios:

  1. Creo que después de leerte, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, pues esta novela me había llamado muchísimo la atención por las mismas razones. Portada, sinopsis, el aire gótico... Pero después de tu reseña, creo que voy a dejar pasar esta historia, porque tiene toda la pinta de que tampoco va a gustarme. Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  3. Pues mira este es de los que me llamaba mucho cuando se publicó y me acabé olvidando de él. Veo que tampoco fue tan grave.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Cuando se publicó estuve apunto de comprarlo pero alguna reseña me hizo descartarlo, leyéndote me alegro de no haberme lanzado a lo loco a por él como hago muchas veces. Siento que no hayas disfrutado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Ufff pues menos mal que has reseñado este porque lo tenía en mi punto de mira pero algo me frenaba. Uno menos para la lista interminable.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasaba como a tí, me llamó mucho la atención su sinopsis y me apetecía mucho leerlo, pero tras leer tu reseña... se me han quitado las ganas totalmente. Me ha quedado claro que no pasa nada, jejej...
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. Vale... que da claro, ¡¡nada de nada!! jeje!! Me has hecho reír!!
    Bueno... es lo que siempre digo, un libro no puede gustar a todo el mundo por igual!! No lo he leído pero creo recordar haber visto alguna buena reseña por la blogosfera...
    Es verdad que la sinopsis junto a la portada son muy atractivas. Bueno, quizás tu intuición sobre Paula Hawkins no iba mal encaminada... pero le hubieras hecho caso siempre te hubiera quedado la espina de ¿y si es bueno...? Una vez leído ya puedes juzgar por ti misma y ya no te quedará la duda de ¿y si....?
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Pues mira he leído alguna reseña regulín y con la tuya me reafirmo que no la leeré
    Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Comparto impresiones con vosotras. Llevaba leído más de medio libro y aun no había ocurrido ningún suceso digno de mención, algo que consiguiera mantenerme enganchada a su trama, deseando no parar de leer. Y su ritmo narrativo se me hizo dolorosamente lento y tan solo aumentó en el último tercio de la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hay que prestar más atención atención a las señales, ese árbol levitando en la portada no hacía presagiar nada bueno.
    La escritora de lo del tren tuvo una suerte que no se la cree ni ella. Y a Tito King le entra en contrato millonario el dejar que pongan su nombre en las portadas de este tipo de libros directos al éxito.
    Dicho todo esto, eres muy generosa suponiendo que en la cabeza del autor había una buena historia. A lo mejor no es así y solo tenía el escenario.
    Yo me lo ahorro, muchas gracias.
    Besos
    Valor y a las reseñas.

    ResponderEliminar
  11. Ostras, pues lees eso de una tierra que no ha vuelto ser pisada desde que pasaron los vikingos y te entran ganas de llevarte el libro a casa. Ahora entiendo por qué te has llevado desilusión, porque prometía mucho desde el principio. Y si además tenía la atmosfera, los personajes, el ambiente... Qué pena. Mira que a mí me encantan las historias incluso aunque tengan poca acción, pero si dices que esta no tiene nada... Bss

    ResponderEliminar
  12. Creo que no dejas dudas de que no te convenció su desarrollo de la trama...una pena que su autor no consiguiera explotar más de la historia porque pintaba francamente bien. Pero hay libros que pasa eso...esperas algo que al final no ocurre y da bastante rabia.

    Con tu opinión lo descarto, que no estamos para perder el tiempo con las grandes historias que nos esperan ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Después de tu reseña no sé si llegaré a animarme con él, me tocó en un sorteo, pero todavía no me había puesto con él, y ahora no sé, igual algún día lo intento por si me gusta un poco más que a ti. Es una pena, porque tiene una sinopsis muy atractiva.
    En fin, que de momento se va a quedar en la estantería.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. No había oído hablar de el pero no me lo llevo, que por lo que cuentas no me convence. Besinos.

    ResponderEliminar
  15. Pues qué pena... Porque pinta muy bien esta novela, con ese ambiente gótico, lúgubre... Pero si solo tiene eso, lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Jo, qué lástima. He leído la sinopsis boquiabierta, y no esperaba esa opinión, la verdad. No lo he leído, no puedo opinar, pero me frena mucho vuestra reseña.
    De momento, pasando.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Vaya por Dios, y a mi que la sinopsis me llamaba... En fin, gracias por tu completa reseña, me va ahorrar un precioso tiempo.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  18. Me parece que esta vez no me atrae demasiado el libro que traéis, no digo que NO pero tampoco voy a ir corriendo a buscarlo...

    Un besito guapas!!
    Yolanda ❤ ❤ ❤

    ResponderEliminar
  19. Ay! pero ¿cómo puede ser eso? Yo le tenía muchas ganas a este libro. En fin, no lo descarto igualmente. Besos

    ResponderEliminar
  20. En su día le tuve muchas ganas pero leí también alguna reseña muy regulina que me hizo desecharla. Menos mal que la dejé atrás.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Ay ... si te hubiera conocido/leido antes, yo también me lo compré con muchas ganas, la sinopsis prometia, los "ingredientes" eran inmejorables, pero es lo mismo que me pasa a mi con la cocina, compro los mismos ingredientes que mi madre y a ella le queda una "escudella" fantástica y a mi ... comestible, pués eso

    ResponderEliminar
  22. Pues vaya chasco. Una pena que se haya quedado en nada, a pesar de la buena ambientación y esa portada tan sugerente. Un simple comentario de King (supongo que previo talón), y ala, a hacer dinero.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar