viernes, 27 de julio de 2018

RESEÑA (by MH) ::: MUERTE DE UNA HEROÍNA ROJA - Qiu Xiaolong





Título original: Death of a red heroine 
Autor: Qiu Xiaolong  
Editorial: Tusquets
Traducción: Alberto Magnet
Páginas: 440
Fecha publicación original: 2000
Fecha esta edición: enero 2012
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 20 euros
Fotografía de cubierta: Hans Neleman



 
Un viernes de mayo de 1990, Gao Ziling, capitán de la patrullera Vanguardia, sale a pescar con un amigo al que no veía desde la época del instituto. De regreso, en el canal Baili, a unos treinta kilómetros al oeste de Shanghai, algo impide el avance de la patrullera. Cuando Gao se lanza al agua para ver qué le ocurre a la hélice, descubre una gran bolsa de plástico negra y, en su interior, el cadáver de una joven desnuda. El capitán Gao avisa de inmediato a la policía y, casualmente, atiende su llamada el subinspector Yu, quien trabaja a las órdenes del inspector jefe Chen. Éste, recién ascendido y tras estrenar piso, no tardará en descubrir que la joven, empleada de los grandes almacenes Número Uno de Shanghai, era una trabajadora modélica cuya entrega a la causa del Partido la convirtió en una celebridad. Ahora debe investigar qué se oculta detrás de la muerte de esa «heroína roja».

El reto de la A a la Z que proponen anualmente El búho entre libros, Lecturápolis y Libros en el petate es eso, todo un reto, porque algunas letras no hay más narices que cumplirlas con autores de ciertos países. Una de las más difíciles es la X, casi imposible de cumplir si no tiras para Asia. Y eso hice. Indagué, remiré, y di con Qiu Xiaolong, autor de la serie protagonizada por el inspector Cao Chen, y a por el primero que fui, Muerte de una heroína roja. No sabía realmente qué me iba a encontrar, pero os digo desde ya que me ha parecido fantástico y lo he disfrutado un montón. Es más, lo compré en edición de bolsillo de segunda mano por si no me gustaba (quien me conoce un poco sabe que no soy nada amiga de las ediciones de bolsillo y solo me hago con ellas en casos de extrema necesidad), y he acabado comprándolo otra vez en edición buena para conservarlo como es debido. Soy muy maniática con las ediciones, por si no estaba claro.

Estamos en mayo de 1990. A treinta kilómetros de Shanghai, en el canal Baili, aparece el cuerpo sumergido de una mujer joven de unos treinta años. La investigación recae en el inspector jefe Cao Chen, que está a cargo de la brigada de casos especiales de la División de Homicidios del Departamento de Policía de Shanghai. Duda si hacerse cargo del caso porque realmente no le corresponde a su brigada, pero sus circunstancias particulares dentro del cuerpo, el modo en que ha ascendido dentro de él a pesar de su juventud y la animosidad que eso despierta entre sus compañeros, le obligan a demostrar que es capaz de llevar un caso desde el principio y resolverlo. Cuando se descubre que esa joven, conocida como la "heroína roja", era miembro del Partido comunista, famosa en todo el país y trabajadora modelo de rango nacional, la cosa se complica mucho, porque el factor político, en un país como China que atraviesa innumerables cambios, es una piedra constante en el camino si la investigación no favorece los ideales que representa el Partido comunista.

Esta novela tiene ya sus casi veinte años desde el momento en que fue publicada originalmente y poco tiene que ver con la novela negra anglosajona o nórdica, y quizás esas diferencias son las que tanto me han gustado de ella. No, corrijo, son las que tanto me han apasionado de ella.  Y es que, para empezar, no es una novela negra; mucho menos un thriller. ¿Novela policíaca? Pues si es por tener un inspector de policía que investiga, sí, pero no sabría qué deciros... Sé que no os estoy aclarando nada, pero supongo que quienes ya la hayan leído sabrán a qué me refiero. 

Sí que comienza con el descubrimiento de un cuerpo, y puede parecer que va a ser una novela más como tantas otras del estilo hasta que empieza la investigación y vemos por donde van los tiros realmente. Por un lado tenemos al inspector Cao, que poco (nada) tiene que ver con los inspectores que solemos encontrarnos habitualmente en el género; por otro lado está la China comunista de 1990, que es otro personaje principal en la trama. Y sí, sé que pensaréis "¿pero qué me estás contando? Si la China comunista es un personaje conmigo que no cuenten... ¡menudo peñazo!". Pues estaríais cometiendo un error del tamaño del Kilimanjaro. O del Everest. O del tamaño de los dos uno encima del otro. Por lo menos. Y no solo estaríais cometiendo un error sino que os estaríais perdiendo una grandísima novela.

Vayamos por partes, que diría Jack... Hablemos de Chen Cao. Chen no solo es inspector jefe de policía, sino que es traductor de novela policíaca y además poeta. Pero no de los que se guardan los poemas para sí mismo, sino de los que ganan premios, les publican en los periódicos y demás. A decir verdad, es demasiado poeta para ser policía, y sus compañeros no dejan de recordárselo. Pero a los de arriba, a los que mandan en el Partido comunista, les ha caído en gracia, y digamos que están favoreciendo su ascenso. Por un lado eso le permite privilegios como tener una casa de una habitación para él solo (sí, eso era un privilegio en la China de aquella época). Por otro, él no controla su futuro, otros lo controlan por él. Por eso quiere ganarse el respeto de sus compañeros resolviendo el caso, y quiere, por encima de todo, hacer las cosas bien. Es un hombre honrado, honesto, cabal, tranquilo y muy inteligente. Y a mí me ha enamorado este personaje. Me he visto enredada en la tela de araña de su cabeza, de su forma de ver las cosas, sin darme apenas cuenta. Porque además las cosas en el terreno personal no suelen salirle bien, y cuando algo no le sale bien encaja el golpe, se yergue, se resigna y no abandona su camino, y eso le convierte, además de todo lo anterior, en un personaje tierno y cercano.

La China que nos encontramos es posterior a la Revolución cultural y a la masacre ocurrida en la plaza de Tiananmén en el verano de 1989 y, por tanto, en pleno proceso de cambio. El contexto histórico es fascinante por desconocido en muchísimos aspectos. Realmente, hablo a nivel personal, me he sorprendido ante muchísimas cosas de las que aquí se cuentan. No sabía que los jóvenes chinos no podían escoger donde trabajar: a comienzos de los años 80, eran las autoridades las que asignaban un empleo a todos los universitarios que se graduaban, aunque no tuviese nada que ver con sus estudios y aunque el joven en cuestión no estuviese interesado en absoluto en ese trabajo (así llega Chen, estudiante de un máster de literatura inglesa, a policía: por elección del partido). Tampoco podía la gente comprarse una vivienda porque no había disponibles. Era el gobierno el que las asignaba (exiguas por falta de espacio, como digo arriba) según orden de espera... y podías esperar toda la vida sin que te tocase. Tampoco sabía que Mao, para alejarlos de la ciudad y que no crearan problemas, obligaba a los adolescentes que consideraba un obstáculo para sus desginios de consolidarse en el poder a abandonar las grandes capitales y someterse a una "reeducación" en el campo que duraba años y donde vivían en condiciones de pobreza extrema. Y todo esto entre otras muchas cosas que de verdad que os invito a descubrir dentro del libro.

Xialong te lo cuenta todo de una manera cautivante, con una extraña mezcla entre el exotismo oriental y la cercanía occidental, y te pasea por las calles de Shanghai, te acerca a los puestos de empanadillas caseras, te acompaña por esos edificios llenos de largos pasillos y puertas a pisos minúsculos, te sube a los autobuses saturados de gente, te invita a cenar cangrejos y a bailar descalzos... y jamás, jamás se posiciona políticamente de ninguna manera. De hecho Chen Cao es apolítico en un país y en una época en el que no podías serlo y tenías que demostrar a cada paso que dabas tu fidelidad y compromiso con el Partido, y eso le obliga a andar en constante equilibrio entre lo que debe aparentar y su total desinterés al respecto.

Sí que debo advertir que el avance de la trama es pausado, que va poco a poco, y que el devenir de las páginas avanza casi al compás de esos paseos por la ciudad. Que quizás son más importantes la ambientación, el contexto histórico y lo que nos cuenta sobre la situación del país que el caso en sí, aunque sin esa ambientación no habría caso ni resolución, porque beben los unos de los otros. Que Xiaolong se permite el lujo de introducir en cuanto puede versos de diversos autores chinos pertenecientes a diversas dinastías, y que nombra tantas veces Sueño en el pabellón rojo que no puedes evitar buscarlo para leerlo (cuando ves que tiene 2400 páginas tragas saliva como puedes y piensas "si eso lo dejo pa'luego" xD). Que si buscáis acción a raudales y un ritmo trepidante ni os acerquéis a este libro, pero que si os acercáis a él y os adentráis en sus páginas os vais a encontrar una buenísima historia, un muy carismático protagonista dentro de su placidez oriental y una excelente e instructiva ambientación. De esos libros que te llaman a querer saber más cosas, a querer aprender más cosas. De los que no pasan de largo.

De verdad que lo disfruté muchísimo, y con Xiaolong y su inspector Chen Cao ya tengo cubierta la X del reto de la A a la Z de aquí a 2025 porque tengo intención de leer todos los libros de la serie. Esto de encontrar grandes novelas donde menos lo esperas es una sensación alucinante xD.



Qiu Xiaolong (Shanghai, 1953) se dio a conocer mundialmente con la serie de novelas policiacas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, en las que traslada a los lectores a la realidad social y cultural de la China moderna en una época de difícil transición. Tusquets Editores ha publicado: Muerte de una heroína roja, Visado para Shanghai, Seda roja, El caso Mao, El crimen del lago y El enigma de China.

19 comentarios:

  1. Esta vez no me llevo tu recomendación y mira que me lo estás vendiendo bien pero la verdad es que la ambientación no me llama en absoluto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mira que lo he intentado, pero no puedo con la literatura asiática :/

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, dos cositas... Una de ellas no es por fastidiarte el reto, peeeeeero juraría que los autores orientales (chinos, japoneses, etc.) tienen el orden al revés, es decir, la primera parte es el apellido y la segunda el nombre de pila. No lo puedo asegurar al cien por cien pero que es así. Con lo cual no habrías cubierto la X, sino la Q... (Te copio y pego una frase de nuestra bendita wikipedia: "Un nombre chino se escribe con el apellido primero y el nombre de pila después. Por ejemplo, Mao Zedong, el fundador de la República Popular China, es el señor Mao, y no el señor Zedong"). Mira que a veces son mala, malísima, pero ahora mismo me sabe mal decirte esto.
    Por otro lado me alegro de que te haya gustado, a mí me ha llamado mucho la atención y lo he buscado porque me sonaba el título y es que este lo reseñó en 2016 Atalanta de Un libro junto al fuego, y ya le dije a ella que me había llamado la atención, pero aiiinnnnsss como es la vida, se me acabó olvidando. Ahora que me lo traes tú lo tendré más en cuenta aún.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me fastidias nada, no te preocupes. El reto dice específicamente que se puede coger tanto el nombre como el apellido precisamente por ese asunto... jajaja. Estaba ya todo pensado y claro antes de escogerlo :)

      ¡Besote!

      Eliminar
    2. Eso me pasa por ser tan tiqusimiquis y no haber mirado antes cómo funcionaba el reto. Pero mira me alegro entonces porque, como tú dices, vas a tener X para rato, jeje...
      Un besazo

      Eliminar
  4. !Hola cielo! me leí el libro hace un par de años o tres y me gustó muchísimo,fue un regalo que me hicieron y me costó un poquito ponerme con él porque lo iba a relegando a pesar de que soy muy fan de la literatura china y Japonesa, Oriental en general, pero no lo cogí hasta que un día me puse a leerlo, leí la primera página y Pumba, de un tirón 😁 me parece un libro fabuloso, realmente estupendo y como tú nos lo traes más maravilloso aunque estoy contentísima de poder decirte ¡este no me lo llevo! porque ya lo tengo 😋

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de novela policiaca china, por lo que me apunto este libro, que veo que te ha gustado bastante.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No he leído nunca un autor chino, y no me importaría para nada iniciarme con este que pinta bastante bien. Besos

    ResponderEliminar
  7. Mira, no tengo todavía ninguna lectura con X. El año pasado leí un libro de XinRan que se llamaba Tres, cinco, seis que me gustó muchísimo (os lo recomiendo, merece la pena). Este año todavía no me he puesto a investigar qué leer con esa letra. Tengo un par de novelas en el kindle de autores desconocidos que alguna vez estuvieron gratis en Amazon y puede que finalmente lea alguna, a ver qué tal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tiene guasa esta letra para el reto de autores de la A a la Z. Ya leí alguna reseña sobre novelas de este autor que me resultaron atractivas. Me llevo anotado este primer título de la saga. Para la letra X, encontré también dos novelas de una autora española, Dulce Xerach, que tienen muy buena pinta, y son también novela negra. Besos.

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada del autor, la verdad que por ser novela negra no me llamaba mucho, me parecía que era como otros tantos millones más y como no es un género que suela visitar, pues ni caso. Pero tenía una compeañera de trabajo que las leía todas, y siempre me comentaba que lo que más le fascinaba era el poder evocador de sus descripciones y la ambientación. Lo de la reeducación lo descubrí en una peli "La costurera de Balzac", que por cierto tiene novela.
    Todo este rollo para decir que bueno, igual un día me lo planteo pero como tiene mogollocientos, buscaré el que más me llame por la trama.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me encanta Cao Chen! yo tengo intenciones de leer este año el Caso Mao. Besinos

    ResponderEliminar
  11. Lo leí hace un par de años también para el reto y también lo disfruté muchísimo. A ver si me animo con el segundo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Tenía fichado al autor desde que le conocí...a mi todo lo que sea novela negra me atrae muchísimo y si es con cultura asiática más aún, pero después leí una mala reseña de "Seda roja" y me desinflé un poco. Pero con tu reseña me lo replanteo, además puede ser una propuesta diferente con un buen final ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. hola! debemos conocer al jefe Chen Cao, no hemos leido mucho con autores chinos, casi nada, segun recuerdo, que buena oportunidad! gracias por presentarlo, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  14. Pues me quedo con el libro porque aunque no sea "trepidante" conocer todo lo que cuentas sobre la época me parece interesantísimo. Besotes!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! Algo que me llama mucho la atención de este libro es la ambientación. Para ser sincera, no he leído mucha literatura asiática , pero creo que este libro me podría gustar. Gracias por la reseña. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta la literatura oriental, así que me acabáis de descubrir un título nuevo. Graciasss.
    Anotooo.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  17. Jejeje pues te pienso copiar la lectura para el reto jejeje. No soy mucho de literatura oriental pero entiendo que para la X, no hay otra forma. Un beso!

    ResponderEliminar