miércoles, 15 de mayo de 2019

RESEÑA (by MB) ::: UNA FAMILIA DECENTE - Rosa Ventrella





Título original: Storia di una familia perbene 
Autora: Rosa Ventrella
Editorial: Suma de Letras
Traducción: Mercedes Fernández Cuesta
Páginas: 360
Fecha esta edición: febrero 2019
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 19,90 euros 
Diseño de cubierta: Penguin Random House Grupo Editorial/Carlos Pamplona



En la década de 1980 los veranos en el barrio viejo de Bari transcurren en callejones blancos donde los niños juegan a perseguirse por laberintos de sábanas tendidas entre el aroma de las salsas. Maria, de doce años, es pequeña, morena y de rasgos salvajes, y su actitud insolente le ha valido el apodo de Malacarne. Vive en una tierra sin tiempo, en un barrio donde los abusos se sufren y se infligen y de donde es muy difícil escapar. Y, pese a todo, no está dispuesta a someterse a unas normas que no respeta. Su único apoyo es Michele, el hijo menor del clan de los Sinsangre y, pese a la hostilidad entre ambas familias, entre ellos surge un sentimiento de amistad delicado, casi fraternal, que el tiempo convierte en amor. Un amor que, aunque imposible, les preserva del rencor del resto del mundo.

Rosa Ventrella nos sumerge de lleno en Una familia Decente en el más puro Neorrealismo italiano (aunque con esta historia no nos vamos a los años 40, sino que nos trasladamos a los inicios de la década de los ochenta). Está claro que toda la novela bebe de este movimiento que los autores italianos saben interpretar tan bien con su sentido de cultura y que, en esta narración concreta, se reinterpreta. 

Así pues, en ella reconocemos la característica de la que se nutre: la narración de la cotidianidad italiana. Con ese fin da muestra de toda su crudeza y enfoca la realidad sobre la extrema y deteriorada situación de las mujeres y los niños en su ambiente natural, al tiempo que les hace visibles y les da voz (o más bien un grito de protesta) denunciando en su dialecto y haciendo uso de él como canal informador de sus terribles circunstancias. Tanto el lenguaje como la narración de las vidas de los distintos personajes son austeros, y de este modo nos hace conscientes de su entorno y de sus vidas al tiempo que renuncia a lo innecesario, lo sobrante y, en definitiva, lo superfluo.

Para no alargarme y dispersarme por otros caminos entro de lleno en Una familia decente. Estamos en los años 80 en la ciudad italiana de Bari, capital de la Ciudad metropolitana homónima y de la región de Apulia, limitada por el mar Adriático entre la provincia de Brindisi y la provincia de Foggia. Nos adentramos en su barrio viejo, sus callejuelas y sus casas y, más concretamente, en la de la familia De Santis, cuyos habitantes y moradores viven (o más bien malviven) en una pobreza que solo les da para comer y poco más, y cuya moralidad se enseña y se interpreta a base de golpes y palizas.

La familia la componen los padres, Antonio y Tere, además de Giuseppe, Vincenzo y Maria que, junto a la abuela materna, forman un núcleo discordante y callado frente a los ataque de ira y violencia que emanan del paterfamilias, Antonio. Este, pescador, es el que marca a todos los demás de una manera u otra, sacando lo peor de ellos en la mayoría de las ocasiones y, en contados e incomprensibles casos, lo mejor, pero siempre imponiéndose a través de su férrea disciplina.

Maria De Santis, nuestra protagonista, crece en este ambiente, y nos cuenta en primera persona su vida y la de aquellos que le acompañan en el día a día; la de su madre, sus hermanos, su abuela, sus vecinos y, sobre todo, la de los hijos de estos últimos, que crecen y se desarrollan en similares circunstancias. 

Maria, apodada por su familia como Malacarne, nos relata cómo son y de qué están compuestos sus días, sus ratos de felicidad y tragedia... su realidad, que el lector percibe a través de sus ojos tan cruda y descarnada que acaba sintiendo todos esos golpes y maltratos que minan la voluntad de aquellos que la rodean, y quienes de algún modo apelan a un tipo de esperanza que se presenta por medio de supersticiones, rezos o canciones italianas. 

Todos intentan redimirse o agarrarse a una luz imposible y, en el caso de Maria, el pasaporte para una nueva vida serán la educación y el amor que, increíblemente, germinarán en un terreno casi hostil, pero no imposible. Aunque nuestra heroína cumple con los requisitos necesarios para hacerlos crecer y desarrollarse, serán otros (sobre todo su padre, Antonio) los encargados de que Maria cumpla (o no) todas sus expectativas y sueños. Conociendo el carácter de su progenitor, Maria sabe que no las tiene todas consigo, pero aun así vivirá todos los momentos que se le regalen, ya sean a modo de conocimientos o sentimientos, como si fueran los últimos y exprimiéndolos al máximo.
-Vienes del barrio viejo, ¿verdad, De Santis? -me preguntó al devolverme el trabajo, en el que destacaba un nueve. Asentí, temiendo que lo hubiera considerado demasiado irrespetuoso, un poco fuera de tono-. Para muchos es una condena, pero para ti, De Santis, creo que es un don. No se puede conocer realmente algo si antes no te ha traspasado su exacto contrario. 

Todo lo que es bello, lo que consideramos perfecto y magnífico, llega tras haber probado lo feo y lo imperfecto. Si conoces el mal, sabrás con la misma certeza lo que es el bien. 
Una familia decente es una radiografía de los años 80 en el barrio viejo de Bari, donde por medio de las vivencias de distintos personajes se nos dan a conocer toda una época y un ambiente que, mirándolo bien, no están muy lejos de nuestra actualidad más inmediata, que por desgracia se repite una y otra vez, y que Rosa Ventrella ha sabido crear y recrear magistralmente para transmitírnosla y hacérnosla  llegar. Su final, abierto a todas las posibilidades, rememora aquellos finales neorrealistas que los italianos sabiamente sabían construir y alzar.  

Una novela a tener en cuenta, sin lugar a dudas, y cuya lectura debo agradecer a Inés y el sorteo que ganamos en su blog. ¡Gracias!


Rosa Ventrella nació en Bari pero vive en Cremona desde hace más de veinte años. Estudió Historia contemporánea y cursó posteriormente un master en dirección escolar. Desde hace mucho tiempo escribe en revistas históricas especializadas, de conferencias sobre el papel de la mujer en la historia, imparte cursos de escritura creativa para niños y adultos y enseña literatura.
 
Ha publicado Il giardino degli oleandri (2013) e Innamorassi a Parigi (2015) de gran éxito en Italia. Una familia decente ha sido traducida en 17 países y ya se han vendido los derechos para su adaptación cinematográfica.

21 comentarios:

  1. Hola,

    me quedé con ganas de leer esta novela pero, como tantas otras, quedó ahogada por las novedades. Supongo que en algún momento la leeré porque me llama mucho, lo que no sé es cuándo llegará ese momento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Creo que he leído en algún sitio que hay una segunda parte pero que no está traducida. ¿Puede ser? Eso ha sido lo que me ha echado un poco para atrás, a pesar de que sé que el realismo y el costumbrismo me gusta mucho por toda la verdad y toda la tristeza que suele implicar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo en impresiones, me gustó mucho la ambientación y la forma de narrar de la autora, tengo pendiente publicar su reseña..
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. hola! algo nuevo para conocer y disfrutar, gracias como siempre sorprendes, abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra ver qué la has disfrutado tanto como yo. El final es de esos que tal vez deje insatisfechos a algunos lectores, a mí me encantó ese final.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A ver, violencia, pobreza y todo tipo de horrores. El ambiente sí que tiene algo de llamativo, porque es muy intenso y los personajes son fuertes y tienen un carácter muy marcado pero vaya, que no tengo ganas ahora mismo de pasarlas canutas con este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La tengo apuntada por varias reseñas que he leído pero no me da la vida para todo lo que tengo apuntado pero esta no la perderé de vista porque me llama mucho. Besinos.

    ResponderEliminar
  8. Estaba muy emocionada con su lectura, comencé con fuerza pero llegó un momento que decayó esa emoción, algo me falló...pero al final me gustó 😊

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho esta novela. Durante su lectura intenté abstraerme un poco de la comparación con Ferrante de la que me declaro fan absoluta y, aunque no lo conseguí del todo, está claro que la novela y su autora tienen sus méritos propios, sin necesidad de comparaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Parece que tiene buena pinta. Gracias por la info. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola. Yo tengo ganas de leer esta novela, también participe en el sorteo de Inés y después de leer varias reseñas no me gustaría perderme esta lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me recuerda a la novela de Elena Ferrante, supongo que por esa radiografía costumbrista que mencionas, la anoté cuando salieron las primera reseñas, pero no sé, ya se me ha quedado atrás, ando liada y en fin, anotada está, pero de momento no creo que pueda lanzarme a por ella.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches:
    Con tu permiso, yo esta vez lo dejo pasar, pero solo por algún tiempo. Me explico, estoy en un momento lector que me apetece leer otras cosas que me recarguen emocionalmente :)
    Lo anoto para el futuro, pues si decís que la autora es interesante, no hay que desestimarla.
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
  14. También tuve la suerte de ganarlo en un sorteo, así que en cuanto pueda lo leeré...la historia me atrae muchísimo.

    besitos

    ResponderEliminar
  15. Ya la tenía apuntada, pero entre tanto libro pendiente, no hay manera de llegar a ella. Por lo que cuentas, me va a gustar mucho. A ver si llega su momento.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa, este no es para mí... Así que lo dejo pasar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. La leeré en algún momento porque tengo claro que es del tipo de historias de las que disfruto. ¡Vaya forma de enmarcar la trama! Es que sois unas crack.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¿Tiene algo de Elena Ferrante o soy mal pensada? Porque una amiga estupenda es también un retrato de la sociedad italiana de los años 40 y 50... no sé, me parece quizás una misma idea escritas de dos formas diferentes y diferentes contextos.

    ResponderEliminar
  19. La porta me lleva a Elena Ferrante y parece que la novela en sí también es del estilo. Le tengo el ojo echado pero no sé si me a dar la vida en algún momento.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  20. Me resulta muy atractiva esta novela. He visto muy buenas reseñas junto con la vuestra. Besos

    ResponderEliminar
  21. Pues nada, al final la tendré que apuntar :-D Besos.

    ResponderEliminar