lunes, 6 de noviembre de 2017

RESEÑA (by MH) ::: LA NUEVA MADRE Y OTROS CUENTOS - Lucy Clifford




Título original: The New Mother and other stories
Autora: Lucy Clifford
Editorial: Autopublicación
Traducción: Víctor Selles
Prólogo: Víctor Selles
Páginas: 58
Fecha de publicación original: 1882/1882/1891
Fecha esta edición: julio 2017
Encuadernación: kindle
Precio: 1,67 euros
Ilustración de cubierta: Javier Moreno (Mr.Jav! Doodles)

 
En La nueva madre, dos niñas se encuentran con una joven en mitad del camino y esta les propone mostrarles a unos hombrecillos que viven en una caja a cambio de que se comporten mal. Cuando las niñas cumplen con lo prometido, su madre las amenaza: si no cambian de actitud, se verá obligada a marcharse, y una sustituta —otra madre con ojos de cristal y una cola de madera— acudirá a reemplazarla.
 
Otras dos historias hasta ahora inéditas en español completan la antología. Son El pez falso y Wooden Tony, donde lo real y lo fantástico, lo natural y lo artificial se dan de la mano. Además, la edición se acompaña de un prólogo académico que sitúa la obra de la autora en su contexto histórico y literario.

El cuento principal que da nombre a esta lectura, La nueva madre, hubiese sido ideal para reseñarlo la semana pasada en Halloween. Pero, en vez de reseñar este clásico (o cualquier otro), que hubiese sido lo más normal en un blog como este, me decanté por uno contemporáneo y además juvenil, que hay que desmarcarse de lo que se espera de una de vez en cuando :) Pero hoy, sí que sí, le toca el turno a estos tres cuentos de Lucy Clifford.

A estas alturas creo que resulta evidente lo mucho que me gusta descubrir (y que me descubran) autores clásicos cuya existencia desconocía. Cuando me topo con un libro o un escritor clásico que no conozco, no puedo evitar echarle un vistazo, y si encima me gusta lo que encuentro, es el no va más. Solo me falta dar palmas con las orejas. Así que cuando leí la reseña que Mónica hizo en su blog de La nueva madre, me hicieron los ojos chiribitas. Y además esta edición tiene mucho mérito porque la traducción es una autopublicación, y hacen mucha falta iniciativas de este tipo (siempre y cuando las traducciones sean de calidad, claro).

La nueva madre es... como decirlo... fascinante. Por muchas cosas. Este cuento, en el que dos niñas buenas y obedientes son pervertidas por una muchacha que se encuentran en el bosque para ser malas, muy muy malas, con su madre (a pesar de la amenaza de esta de que si siguen comportándose así aparecerá por la puerta otra madre, la nueva), es perturbador, extraño, sublime, siniestro y desasosegante a partes iguales. Es difícil olvidar el cuento, sus escenas, sus personajes, una vez te has adentrado en él. Y si esto ocurre a día de hoy, 2017, con todo lo que ya llevamos a las espaldas y donde pocas cosas nos sorprenden, solo hay que imaginar la sensación que causaría a finales del siglo XIX... porque además fue publicado en una recopilación de cuentos para niños. No se andaban con chiquitas y la intención era clara (no habléis con extraños, no os portéis mal, sed buenos con vuestras madres...). Es terror gótico del de antes, del clásico, del que enarbola la ambientación creepy in crescendo como bandera. Poco más quiero y puedo decir porque hay que sorprenderse leyéndolo.

Por cierto, que relacioné este cuento de inmediato con un cortometraje, Mamá, y con el posterior largometraje basado en él, del mismo nombre (podéis ver el corto AQUÍ). Los emitían uno antes del otro en el cine, y mientras que la peli me pareció bastante prescindible, el corto lo tengo metido en la cabeza desde entonces. Curiosamente, en el prólogo, Víctor Selles dice que apenas nadie asocia estas dos historias, y puedo asegurar entonces que pertenezco a este exiguo grupo, porque fue la primera asociación mental que hice... antes incluso que con Coraline, que se supone es la inspiración contemporánea más evidente de este cuento.

El pez falso es para mí el más flojo de los tres cuentos. No tiene un propósito concreto, o no al menos uno que yo haya captado (lo mismo no me he enterado de ná, que también es posible). Sí tiene en común (y es algo que me gusta mucho) con los otros dos cuentos que el final no es nada complaciente, facilón, bonito ni maravilloso. Pero más allá de eso, las desventuras de este pez de hojalata me han sabido a poquito. Sí, podría conjeturarse sobre el devenir de la vida, que no es más que un círculo, o la fragilidad y caducidad del ser humano frente a los objetos que nos acompañan a lo largo de nuestra existencia... pero estaría diciendo eso por decir, porque, ni aunque se refierese a todo eso, la lectura daría más de lo que da. Está entre medias de dos grandísimos cuentos, y eso también le perjudica porque, en perspectiva, cuando terminas la lectura completa, sale perdiendo en la comparación. Además es (mucho) más ñoñete que los otros a pesar de lo que os digo arriba del final. El peor de los tres, o el menos bueno (hay que ver el vaso siempre medio lleno), por muchas vueltas que le dé.

Wooden Tony ha sido una sorpresa. Un sorpresón. El protagonista es Tony, un niño suizo que vive en las montañas. Pero lo importante, lo interesante, es que sin lugar a dudas, Tony es autista. Y digo interesante porque cuando se escribió este cuento (1891), esta enfermedad no estaba diagnosticada (el término tal y como lo conocemos hoy en día no comenzó a usarse a nivel médico hasta 1943). Evidentemente no se da nombre a la enfermedad, pero se describe, casi al milímetro, el comportamiento de un niño que padece este trastorno. El aislamiento en el mundo interior, la desconexión progresiva con el exterior, con otras personas, con la realidad, las deficiencias a la hora de expresarse e interaccionar con otras personas, la incapacidad para percibir y reaccionar ante estímulos externos... Me ha impresionado mucho lo detallada y ajustada que es la descripción; supongo que la autora debió tener contacto muy cercano con alguien afectado. La metáfora que usa para explicarlo, cual Pinocho a la inversa, es sencillamente magnífica. Un cuento fantástico por la precisión de lo que cuenta, y el contexto en el que lo hace.

Vuelvo al prólogo de Víctor Selles que mencionaba antes, muy recomendable por varias razones y que hay que leer sí o sí. Una es por el recorrido que hace por la vida de la autora, por su amistad con influyentes y célebres autores como Henry James y Kipling (del que puede decirse casi que fue su mentora en Londres), como por la decadencia profesional que sufrió a principios del siglo XX, como tantos otros escritores, que veían cómo su arte pasaba de la noche a la mañana de ser sumamente apreciado a ser sustituido por nuevas tendencias, pensamientos y modas. Selles lo explica muy bien: la literatura que hoy conocemos como clásica es solo la punta del iceberg. Muchas novelas y escritores han llegado a nuestros días porque simple y llanamente eran maestros y genios y era inevitable que así ocurriese, pero otros muchos, ampliamente reconocidos en su época, hoy permanecen enterrados en el olvido por muy diversas razones, intereses editoriales a lo largo del tiempo incluidos.

La otra razón es el encomiable intento de aglutinar las muchas y variadas interpretaciones que La nueva madre ha tenido y sigue teniendo desde su publicación, interpretaciones en las que no parece llegarse a un acuerdo y una certeza comunes. Todas son tan posibles como imposibles, pueden ser eso como no serlo. Tendría su gracia que todo fuese mucho más simple, que Lucy Clifford simplemente quisiera transmitir la típìca moraleja victoriana (y no tan victoriana) de "sed obedientes, no habléis con extraños, portaos bien... que si no mirad lo que puede pasar", y que seamos los demás los que estemos intentando otorgarle a este relato unos recovecos y unas aristas que no tiene. Imagino que no, que cuando se buscan segundas, terceras y cuartas interpretaciones, por algo será, pero para mí sería igual de fantástico aun sin buscarle tres pies al gato.

Sin desmerecer al cuento de El pez falso, y mereciendo mucho (muchísimo) la pena el de Wooden Tony, el rey de la función es La nueva madre, de imprescindible lectura. Esta autora, que salvo estos cuentos permanece totalmente inédita en castellano, se atrevió a escribir, en pleno siglo XIX, sobre temas tan controvertidos como la eutanasia infantil y señoras maduras (ya ancianas en aquella época) casadas con jovencitos, así que a ver cuando alguna editorial se lanza a la piscina y comienza a recuperarla... que las reediciones de los de siempre son eso, reediciones de los de siempre, y hay más peces en el mar :)


Escritora y dramaturga victoriana, Lucy Clifford (1846-1929) publicó diez novelas y siete colecciones de relatos, amén de un gran número de artículos de periódico y varias obras teatrales a lo largo de su dilatada carrera profesional, y gozó de gran éxito comercial y de crítica en vida. 

La nueva madre es su relato más famoso y el encargado de abrir esta antología. Un cuento infantil que, aunque disfrazado de fábula moral, bien podría incluirse entre los más siniestros que se hayan escrito jamás. La historia ha servido de influencia para novelas como Coraline (sobre ella, Neil Gaiman dijo que era “tan evocadora como una pesadilla”) u Otra vuelta de tuerca, de Henry James.

18 comentarios:

  1. Hola! cuando he visto la portada y el título también he pensado en Mamá y al leer la sinopsis me ha venido a la mente Coraline, por eso de los ojos de cristal (muy Creepy) igual que los botones, y después he leído que sirvió de inspiración para Neil. Otra vuelta de tuerca no lo he leído pero me encantaría así que este seguro que me gusta! la portada da miedo de verdad. Este ,es estoy saturada de terror pero lo mismo lo compro para el Kindle y lo guardo para otro momento. Besos

    ResponderEliminar
  2. No conocía el libro, pero me has picado y no me importaría leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. También lo descubrí gracias a Mónica y lo apunté. Tiene una pinta estupenda, me gustan mucho este tipo de cuentos góticos y que el del medio quede un poco más flojo no importa.
    Aunque sea más ñoño, está bien para relajar un poco ¿no?
    Que la traducción sea autopublicada me parece admirable, es mucho trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encanta, me encanta, me superencanta! tiene más que buena pinta, pintaza del quince ¡Ahí es ná! me pirran los cuentos y más de este estilo...venga, este a la saca!!!

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaaa
    Adoro este tipo de novelas, lo necesitooo *-*
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Desconocía la existencia de este clásico y como veo que es cortito, me lo llevo apuntado. Besos

    ResponderEliminar
  7. También me lo apunté tras leer a Mónica y espero no tardar en hacerme con él. Creo que es de los míos. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Yo me lo apunto también que me encantan los clásicos, aunque siendo una autopublicacion si no lo hay en librerías no sé cómo voy a hacerme con el, que no compro en páginas digitales. Preguntaré. Gracias por darme los a conocer. Beso os.

    ResponderEliminar
  9. Sois geniales, de verdad...siempre nos traéis propuestas super interesantes. Vale que a mí me pasa como a ti y todo lo que sea autor clásico nuevo me atrae, pero lo escribís todo tan bonito e interesante que es difícil resistirse.

    Yo he estado leyendo en el viaje unos cuantos relatos y parece que le voy cogiendo el gusto a este tipo de lecturas cortas, y aunque no pude acabar "Otra vuelta de tuerca" porque no era mi momento, sí que me apetece descubrir más historias góticas victorianas. Así que tomo nota de la autora...que ¡por cierto! apuntaba maneras con los temas tan actuales que trataba.

    Besitos

    Pd: Londres precioso, ya lo conocía, pero fue un gustazo volver a recorrer todos los sitios emblemáticos. Y algunas librerías también jajaja Aunque me vine de vacío porque yo y el inglés no nos llevamos bien. Tendré que volver que me quedé con ganas de ver Persephone Books.

    ResponderEliminar
  10. Sí, sí, quiero leerlo! Como para no querer después de leer esta fantástica reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Pues no lo conocía y me lo llevo. Me ha llamado mucho la atención.

    ResponderEliminar
  12. ¡Sabía que te encantaría! Estuve hablando con Víctor Selles sobre la pena de que autora como Lucy Clifford se hubiesen perdido por el camino. Como muy bien reflexiona él en su prólogo (de imprescindible lectura, ya lo indicas) lo que llega hasta nuestros días no es más que lo que ha superado el olvido y a veces por razones casi azarosas. Me apresuré a recomendar este libro para octubre, en la iniciativa de Leo Autoras, espero que haya llegado a muchos lectores pues es una pequeña joya clásica y a un precio irrisorio.
    La traducción y el prólogo de Víctor son estupendas, me parece que recoge con mucha gracia el tono victoriano de la narración. Los relatos son tal y como tú apuntas: inquietantes, siniestros, perturbadores... Aunque mira, yo no conocía la peli esa de "Mamá", ni el corto, pero sí a la autora y que "La nueva madre" era un clásico del terror victoriano que había inspirado a autores posteriores. Yo también coincido en señalar el del pez como el más flojito, aunque es sumamente triste. Y el de Tony es una pasada. Ojalá muchos más lectores se animen a descubrir a Lucy Clifford y podamos devolverla al lugar histórico que se merece. Un beso (y gracias por hacer caso de mis recomendaciones).

    ResponderEliminar
  13. Joer me sembráis la duda.... iba adecir directamente "No", pero con esta reseñaca... es para pensarlo. Me lo anoto.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. hola! que fascinante lo has reseñado no sabemos si es por la buenisima impresión que causo en ti pero te ha quedado de maravillas, casi parece escrito por ti, imposible no buscarlo y devorarlo! gracias, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  15. Ay madre entre tú y Mónica me estáis picando, y es verdad que al ver el precio del ebook, merece la pena ir a por él... lo cogeré y será de las pocas veces que lea un libro de relatos cortos... que conste, eh!! (eso sí espero no "cagarme" de miedo, jeje...)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. No lo conocía y no me importaría nada echarle un ojo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  17. Me sorprende que editoriales que publican clásicis, no se hayan fijado en rsta autora. Me gusta lo que nos cuentas de estos relatos. Los leería. Besos.

    ResponderEliminar
  18. He visto la portada y que en la ficha técnica ponía "autopublicado" y luego tú diciendo que era un clásico y claro, me ha chocado. Vaya, una traducción autopublicada, la primera vez que oigo algo así. Me gusta, sin duda tiene mérito. En cuanto a los relatos, no soy mucho del terror, pero he leído tus opiniones con interés, en especialmente ha llamado la atención e último que describe tan acertadamente un trastorno que en esa época aún no estaba diagnosticado.
    Por cierto, me habéis dejado con la curiosidad, ¿qué tipo de interpretaciones entorno a este libro han surgido?

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar