viernes, 24 de enero de 2020

RESEÑA (by MB) ::: EL DICCIONARIO DE JLFJ - José Luis Fernández Juan





Título original: El diccionario de JLFJ
Autor: José Luis Fernández Juan
Editorial: Círculo Rojo
Prólogo: Fernando Ortega
Páginas: 140
Fecha esta edición: marzo 2017 
Encuadernación: rústica con solapas
Fotografía de cubierta: Fotolia



Ficcionario divertidísimo con casi 1.800 palabras en donde se valoriza la belleza del lenguaje mediante un ejercicio de puro divertimento creativo para alegrarnos los tiempos acelerados, prosaicos y fugaces que vivimos.

Un glosario lleno de lirismo sugerido, acepciones semánticas novedosas, matices apasionados e imaginación poliédrica que configura un nuevo cosmos codificado que irás descubriendo a medida que lo vayas leyendo y saboreando.

En este alucinante libro solo hay dos reglas inquebrantables: la belleza y la comicidad, y el único fuera de juego posible es el de la falta de imaginación. JoseLuismo en estado puro.


O
La humildad simplifica la vida. La vida justifica la alegría. La alegría fortalece la compañía. La compañía favorece la autonomía. La autonomía potencia la inteligencia.
Narrador en "Druso. Zócalos de magnetismo"

Primero fue Pinceladas de Harmonía, una novela llena de imaginación y colorido que en principio me resultó un tanto raruna y chocante. Este es un extracto de mis palabras en la reseña de esa novela...
Reconozco que esta lectura no la he realizado en soledad, pues a mi lado, siempre y en todo momento, he tenido mi móvil. No es algo que suela hacer, más bien al contrario: cuando hay un libro en mis manos, el móvil desaparece de mi vista y, lo más importante, de mi oído. Pero si quería ser justa con el libro y comprender lo que me quería contar, necesitaba a San Google para que diera significado a todos (y eran muchos) los términos que no entendía.
Ahora, José Luis Fernández Juan nos trae una compilación de palabras ordenadas alfabéticamente donde cada capítulo es una letra introducida por un fragmento de su novela Pinceladas de Harmonía. Esta recopilación está recogida bajo el título de El diccionario de JLFJ, aunque no sé si este código lingüístico diferenciado me hubiera servido para no coger el móvil, tal y como dije en la reseña. 

En algunas de sus palabras reconocemos los morfemas derivativos haciendo de prefijos:

In-hospital: Sanatorio desapacible.
Per-fumar: Propagar el humo aromático del tabaco.

También añade sufijos, para los que se ha inventado un significado particular.

Mistér-ico: Enigmáticamente alterado.

Y otras están formadas por los dos, prefijos y sufijos.

Em-vecin-arse: Encapricharse de una moradora limitada.

Algunos términos parecen estar influenciados por los dialectos meridionales del castellano, como aquellos en que se ha sustituido la l por la r:

Averigua(l): Indagar con identidad.

Además, conjuga significados de otras lenguas con la propia:

Ad-kissi-ción: Compra de besos.

Para no convertir la reseña en una clase de gramática del particular lenguaje de nuestro humilde autor, os digo que, al igual que los buenos chefes, descompone y desestructura las palabras para dar y aportar una semántica peculiar, creando una acepción cómica y un sentido gracioso (la mayor parte de las veces ilógico) que sin duda hace sonreír al lector. 

En las, si no he contado mal (que puede ser, porque yo era de letras puras), 1758 palabras, El diccionario de JLFJ combina y juega con las distintas normas gramaticales para construir los vocablos, obteniendo siempre ironía, comicidad y humor en los significados de sus acepciones semánticas, reinterpretándolas y adjudicándoles el sentido más positivo.

Tal y como comento al principio, no sé si esta compilación de palabras ordenadas alfabéticamente me hubiera servido para aligerar la lectura de su novela. De todas formas, hay que reconocerle al autor el vasto léxico que posee, pues solo así se entiende este diccionario, sus palabras y sus acepciones. Me ha encantado leerlo y, si tengo que ponerle algún pero, se lo pongo a la portada, en la que otro marco en la foto (menos dorado y vintage) hubiera dado más protagonismo a las letras que salen de esta gran obra. 

Recomendable cien por cien.



José Luis Fernández Juan. Inclasificable autor. Su peculiar estilo a caballo entre el humor absurdo y el surrealismo retórico envuelve todas sus obras en un universo alucinante que te seduce y te atrapa a las primeras de cambio. Sus contenidos nacen de la impostura de la ficción para acabar aterrizando en la realidad más vigente. La estructura profunda de sus producciones te lleva irremediablemente a la reflexión desde la más inocente y magnética ludolingüística.

Ha dirigido obras de teatro vanguardista colegiales como Abracadabrante (1999), Entremés psicodélico (2002), Entremés caleidoscópico (2003) y Esto no tiene remedio (2005). Ha participado como actor de teatro en Sweet home Transilvania (2015), Pinceladas de Jarmoni en Praga (2016), Prolepsis, analepsis y variedades varias (2016) y en la obra cómico-musical de 11 actos Pinceladas de humor y harmonía (2018). Ha publicado tres libros: Pinceladas de Harmonía (2014) (la primera entrega de la trilogía), El diccionario de JLFJ (2017) y Pinceladas de Harmonía.Con (2019).

El canal de youtube joseluisfernandezjuan da cuenta de sus diferentes actividades artísticas como actuaciones, entrevistas, firmas de libros o presentaciones.


                                    http://www.pinceladasdeharmonia.com/

miércoles, 22 de enero de 2020

RESEÑA (by MB) ::: LA EPIDEMIA DE LA PRIMAVERA - Empar Fernández





Título original: La epidemia de la primavera 
Autora: Empar Fernández
Editorial: SUMA
Páginas: 440
Fecha de publicación: septiembre 2018
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 17,90 euros 
Diseño de cubierta: Sandra Dios






Corre el año 1918 y la Primera Guerra Mundial está desmoronando Europa cuando Gracia Ballesteros se ve obligada a abandonar precipitadamente Barcelona.

En Burdeos conoce a Carter Irvine, un joven americano que se ha alistado como voluntario para luchar en el Viejo Continente, y entablan una relación que deberá superar la distancia y los peligros que les acechan. Mientras tanto, a su alrededor, cada vez más personas aparentemente sanas mueren por culpa de la gripe, una epidemia que aterrorizará al mundo.
╾Con la tía Leonor estaremos bien ╼había asegurado Fiña Griñán a sus hijos al entregar la llave de la casa a su propietario y echar a andar hasta alcanzar la calle Mayor de Cantavieja, donde un carro los esperaba para acercarlos a a la carretera general.
Fina sale de su pueblo aragonés con sus dos hijos, Gracia y Simón después de que su marido Lorenzo, empleado desde su niñez en una fábrica de harinas, se desplomara y muriera en pocos minutos. Leonor Griñán, hermana de Fina, y su marido, Agustín Gratacós, sastre y propietario de un taller en la calle de la Cadena de Barcelona, son los que de alguna manera se ocupan de darles cobijo y facilitarles un porvenir.

Así, Fina y sus hijos se  van a vivir con su hermana y su cuñado, y mientras que madre e hija trabajan en la Sastrería Gratacós, Simón, el hijo, busca trabajo por la ciudad. Son aceptados con el mejor de los recibimientos y en principio parece un arreglo beneficioso para la familia, pero desde el primer momento sienten que no son buenos días para emigrar a Barcelona: los conflictos sociales están a la orden del día y los productos de primera necesidad escasean a causa de la guerra que se está librando en Europa, circunstancias que en la ciudad se traducen en hambre, desamparo y empobrecimiento de los ciudadanos, caldo de cultivo para la anarquía y un conflicto que crece y se desarrolla muy rápidamente.

Gracia, la hija de Fina, intenta alejarse de este malestar social diseñándose una carrera y un mapa profesional. Ve la oportunidad que representa vivir en una gran ciudad y, si algo tiene claro, es que no va a trabajar toda la vida en la sastrería de su tío. Por otro lado tenemos a Carter Irvine, joven estadounidense que trabaja en la granja de su familia en Iowa. Carter tiene unos altos principios morales que le dicen que la única manera de cambiar el mundo es alistándose voluntario para combatir en la guerra. 

En La epidemia de la primavera, Empar Fernández relata la vida e historia de Gracia y Carter por medio de unos capítulos alternos que en un principio parecen contar dos historias distintas. No imaginas que tendrá que ver el granjero de Iowa con la hija de Fina Griñán, pero para eso está el destino que  ha imaginado la autora para ellos.

A lo largo de los capítulos vemos cómo Gracia y su hermano Simón deben abandonar Barcelona para viajar e instalarse en Burdeos, donde vuelven a replantearse su futuro y las circunstancias que les han hecho recalar en esta nueva ciudad. Por otro lado, Irvine está totalmente integrado en el ejército que, por casualidades de la vida, llega a la misma ciudad, y allí conoce a Gracia en una boulangerie. Son pocos los días que están juntos, así que los viven con emoción y sentimiento. Para ellos, este tiempo será la semilla de la esperanza de una futura vida juntos, anhelo que crecerá y se consolidará en cada una de sus cartas y les dará fuerzas para esperar lo mejor del futuro. 

Empar Fernández sitúa a unos personajes ficticios en un tiempo y ante unas circunstancias históricas reales, como son la Primera Guerra Mundial y el virus de la gripe española que asoló toda Europa, matando a millones de personas. En 1918 vivir era una verdadera lotería: si no te mataba la guerra morías por una pandemia provocada por el virus de la gripe. La trama, a través de sus capítulos alternos, sigue una cronología lineal y hace participe al lector del desarrollo de los acontecimientos en los que se ven envueltos los diferentes protagonistas y demás personajes. Gracias a un lenguaje claro y sencillo y a la cuidada escenografía y ambientación de las dos ciudades donde se desarrolla la historia, Barcelona y Burdeos, somos capaces de empatizar con ellos e integrarnos en sus vidas, sus miedos, sus sentimientos y sus pesares. Además, no hay nada como una relación epistolar para remarcar y dejar huella en aquellos que escriben y que reciben esas cartas llenas de amor y de emoción. 

Una historia de amor llena de esperanza.



Empar Fernández (Barcelona, 1962) alterna la docencia con la escritura, tanto de ficción como de no ficción. Con su primera novela, Horacio en la memoria, obtiene el Premio Cáceres. En 2004 comienza su colaboración literaria con Pablo Bonell Goytisolo y publican Cienfuegos, 17 agosto; Las cosas de la muerte; Mala sangre y Un mal día para morir. Resulta finalista del IX Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones con El loco de las muñecas. Posteriormente publica, entre otros, Hijos de la derrota, La cicatriz (Premio Rejadorada de Novela Breve) y Mentiras capitales. Ha quedado finalista del Premio Medellín Negro 2013 y del Ciudad de Carmona 2014. 
Con La última llamada resultó finalista del premio Valencia Negra 2015. Su anterior novela, Maldita verdad (2016), recibió el Premio Tenerife Noir y fue finalista del Premio Hammet a la mejor novela negra en castellano. EN 2017 publicó Hotel Lutecia (Suma de Letras).

lunes, 20 de enero de 2020

RESEÑA (by MH) ::: LA PRIMA PHILLIS - Elizabeth Gaskell




Título original: Cousin Phillis
Autora: Elizabeth Gaskell 
Editorial: Alba
Traducción: Marta Salís 
Páginas: 176
Fecha publicación original: 1863-64
Fecha esta edición: febrero 2009
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 17 euros 
Imagen de cubierta: Detalle de El paso del Noroeste (1874, John Everett Millais)

 
A los diecisiete años, Paul Manning, de Birmingham, llega a la pequeña población de Eltham como ayudante del ingeniero del ferrocarril. No muy lejos, en una granja, viven unos parientes de su madre: el pastor de la Iglesia Independiente Holman, su mujer y su hija, a los que a regañadientes se ve obligado a visitar. Sin embargo, la vida pausada que allí descubre, regida –como en las Geórgicas de Virgilio– por el calendario de las labores del campo, y el conocimiento de su prima Phillis, una muchacha que le aventaja en altura, cultura y sensibilidad, le iniciarán en un nuevo mundo en el que se adentra con respeto y fascinación.
Uno de mis propósitos principales con el reto de Todos los clásicos grandes y pequeños es cumplirlo con libros pendientes en mi estantería desde antes del 6 de enero de este año (por incluir también regalitos navideños y demás). Nada de libros adquiridos posteriormente si puedo evitarlo (ya veremos...). Y os puedo asegurar que, para mi vergüenza, tengo libros pendientes para hacer el reto completo varias veces, así que no os sorprenderá saber que ya tengo escogidas las 25 lecturas para los cinco niveles. Dicho esto, en lo que a mí respecta, este año vais a ver muchos, muchos clásicos en Netherfield (más de lo habitual, en cualquier caso), ya sean para el reto o no, porque he decidido ponerme muy, muy seria al respecto.

La prima Phillis lleva mucho tiempo en mi estantería esperando. Me pasa con Elizabeth Gaskell lo mismo que con muchos otros autores clásicos: que una vez leído lo que publicaron, se acabó lo que se daba, y hay autores que tienen mucho por leer y otros que no tanto. Gaskell pertenece al segundo grupo, así que alargo, estiro y dilato lo que tengo pendiente para que me dure más. Pero con la premisa de Clásico de 200 páginas o menos ya no había más excusas.

La historia nos presenta a Paul Manning, un joven de apenas dieciocho años que ya hace casi dos que se gana la vida como ayudante del señor Holdsworth, ingeniero jefe encargado de las obras en una empresa de construcción de ferrocarriles. Este trabajo les lleva a moverse por las distintas zonas de Inglaterra a las que estaba llegando este invento que revolucionaría la última mitad del siglo XIX. En determinado momento se ven obligado a pasar una temporada en Eltham, y cerca de allí está la parroquia de Heathbridge, en la que viven unos parientes lejanos de los Manning a los que Paul jamás ha visto. Ya se sabe cómo son las madres con estas cosas xD, y la de Paul le obliga a que se pase a hacerles una visita y presentarse, así que, sin muchas ganas, Paul acude a la granja Esperanza, donde vive Ebenezer Holman, pastor de la Iglesia Independiente de Hornby, junto a su familia.

Y Paul se lleva toda una sorpresa: los Holman le reciben desde el primer momento como a un primo querido con el que hubiesen tenido contacto toda la vida. El pastor Holman es un erudito con una sed insaciable de conocimientos y con la conversación instruida de una persona que cultiva su intelecto afanosa por conocer y entender todo lo que le rodea; de lunes a viernes trabaja incansable su granja como cualquier granjero de la zona, y los fines de semana los dedica a sus sermones y sus feligreses; Phillis, la hija del matrimonio Holman, es una joven de diecisiete años digna hija de su padre, inteligente y culta, lee latín y griego con fluidez y absorbe libros que muchos hombres que se las dan de cultivados ni siquiera sueñan con intentar entender; muy alta, hermosa pero nada consciente de su atractivo, a pesar de su edad es la niña de sus padres y así la tratan todavía, y como niña ingenua y desconocedora de las malicias del mundo se comporta cuando Paul la conoce; la señora Holman es una mujer sencilla que ama a su hija pero ama más todavía a su marido, y aunque la complicidad intelectual que existe entre padre e hija a veces le hace sentirse desplazada, nada enturbia la felicidad y complicidad que hay entre los tres.

La novela está dividida en cuatro capítulos más o menos largos, que corresponden a las cuatro entregas en que fue publicada la novela entre 1863 y 1864. Gaskell murió al año siguiente, 1865, así que esta novela corta fue una de sus últimas obras y, para mí, una pequeña joya. El genio y talento de esta autora con las palabras convierten 176 páginas en toda una demostración de cómo escribir narrativa breve profundizando con maestría en todos y cada uno de los elementos que engrandecen una historia sin perder resuello en ninguno de ellos. Más bien al contrario: en La prima Phillis todo reluce, no sobra ni falta nada, y su inteligencia emocional a la hora de dar forma y hacer evolucionar a los distintos personajes es simplemente formidable.

Quien conozca un poco la obra de Gaskell reconocerá sin problemas un tema en el que se sentía cómoda y al que aludía siempre que le era posible: la vida rural, sencilla, apegada a la tierra y la espiritualidad, que comenzaba a tambalearse y a resquebrajarse ante la maquinaria devastadora y atronadora de la tecnología y la Revolución Industrial. Mientras que en Norte y sur vivíamos la historia desde la perspectiva de una joven del sur rural obligada a vivir en el norte industrial, en Las crónicas de Cranford nos trasladó a esa Inglaterra rural que comenzaba a enfrentarse, precisamente, y no es casualidad, a la llegada del ferrocarril. Como veis, aunque en las grandes ciudades comenzaban a proliferar las fábricas, la contaminación, etc... en el campo los pasos eran más pequeños, y el ferrocarril fue su prueba de fuego, ese primer gigante moderno al que vieron dar grandes zancadas atravesando sus límpidos campos y poniendo su mundo patas arriba.

En La prima Phillis, la construcción del ferrocarril por sí misma no forma parte de la historia salvo por dos cosas: por un lado la autora la usa con el fin de dar dar una excusa a distintos personajes para entrar y salir de la granja de los Holman y motivar todos los sucesos que conforman la trama de la novela; por el otro, marca la diferencia de caracteres y formas de pensar entre los personajes que han visto mundo y tienen vidas cosmopolitas y los que viven entregados a la tierra, la familia, los animales y la religión... porque al fin y al cabo estas diferencias lo son todo en los acontecimientos que se narran en la historia.

Y es que si os tuviese que decir un solo tema central de la historia, no podría, porque a pesar de las pocas páginas la autora pisa con terreno firme en varias materias. Además del aprendizaje al que somete a los dos personajes más jóvenes de la historia (distintas lecciones y distintas experiencias para cada uno de ellos con distintas consecuencias), Gaskell otorga una importancia predominante a la vida en la granja, a sus rutinas, sus tiempos, a la comunión espiritual que existe entre la tierra y los hombres que viven de ella y la trabajan, al concierto y paz que les transmite, que se traduce en una honestidad, sencillez y pureza de carácter que, tal y como se demuestra a lo largo de la historia, les impide estar convenientemente preparados para esa modernidad que empezaba a colarse por las ventanas confiadas y abiertas de par en par. Los Holman son buena gente, y las personas que acogen también lo son, pero las buenas intenciones no siempre son suficientes para evitarle el daño y el dolor a quienes jamás lo han sufrido y no saben cómo enfrentarse a ellos.

La parte religiosa tiene su importancia solo en la medida en que Ebenezer Holman es pastor y por tanto forma parte integral de su vida y la de su familia. De hecho Gaskell aporta el contrapunto con los personajes que llegan de la ciudad pues, aunque respetuosos con todo lo que tenga que ver con los ritos diarios observados por la familia Holman, ellos no son especialmente religiosos ni están especialmente interesados en el tema. Todos son respetuosos con todos, sin más. Gaskell no adoctrina ni mucho menos con esta novela, y ni siquiera hace uso de la misma vertiente protestante que profesaba su propia familia (ella estaba casada con un pastor unitario). Que el tema religioso no os impida acercaros a esta historia.

Lo que he contado quizás dé pie a creer que están claros los caminos por los que transcurre la historia, pero lo cierto es que callo más de lo que cuento. La novela es corta y solo me atrevo a hablar del fondo, pero no de cómo se transita por él. La sinopsis, afortunadamente, tampoco da mayores pistas, así que no os queda más remedio que leer la novela para saber en qué se traduce el choque entre estos dos mundos. Si no os apetece adentraros en obras extensas de esta autora, La casa del páramo o esta que hoy os traigo son unas excelentes novelas cortas como opción. Y si me obligais a elegir entre una de las dos, os recomiendo sin duda esta, La prima Phillis: un excelente ejemplo de que no hacen falta cientos de páginas para emocionar al lector y obsequiarle con una formidable historia y unos personajes inolvidables.



Elizabeth Cleghorn Stevenson (Gaskell de casada) nació en Londres en 1810, hija de un pastor de la Iglesia Unitaria inglesa, además de archivero de Hacienda y periodista. Al fallecer su madre, fue educada por una tía en el pueblo de Knutsford, en Cheshire, que más adelante le serviría como inspiración para ambientar algunas de sus narraciones costumbristas más características, como Las confesiones del señor Harrison (1851) y Cranford (1851-1853). En 1832 contrajo matrimonio con William Gaskell, ministro unitario, y la pareja se estableció en Manchester, en aquellos momentos una ciudad superpoblada y socialmente conflictiva, en los inicios de la revolución industrial. El choque que supuso el contacto con esta sociedad quedaría reflejado en varias de sus novelas, especialmente en Norte y Sur (1855). Durante unos años, se dedicó a su familia y a las labores de caridad y no inició su carrera literaria hasta 1845, después de la muerte de su hijo al poco tiempo de nacer. En 1848 apareció su primera novela, Mary Barton, que obtuvo un éxito inmediato y que llevó a Charles Dickens a pedirle con admiración que colaborara en sus revistas literarias. En 1857 publicó la Vida de Charlotte Brontë, una de las biografías más destacadas del siglo XIX. Gaskell escribió también obras que reflejaban sus preocupaciones morales como La casa del páramo (1850) o Ruth (1853), piezas breves de género fantástico como sus Cuentos góticos y novelas más volcadas en la intimidad y la vida doméstica como Los amores de Sylvia (1863), La prima Phillis (1863-1864), e Hijas y esposas (1864-1866), cuyos últimos capítulos dejaría sin concluir a su muerte, acaecida en 1865 en Alton, Hampshire.

viernes, 17 de enero de 2020

[ACT] CUANDO PROUST VISITÓ NETHERFIELD #16 ::: JULIO ALEJANDRE

¡Hola a todos! 

¿Qué mejor que empezar el año con un nuevo Cuestionario Proust-Netherfield?

Para el cuestionario #16 hemos contado con el escritor Julio Alejandre, del que recientemente publicamos la reseña de su última novela, Las islas de Poniente, finalista en el Certamen Internacional de Novela Histórica "Ciudad de Úbeda" del 2018, y que MB disfrutó muchísimo.

Miles de gracias a Julio por acceder a rellenar el cuestionario, por dedicarnos un poquito de su tiempo y por ser tan atento y cercano.

¡Disfrutad del cuestionario!





JULIO ALEJANDRE
(Madrid, 1960`s)

-Titulado en Magisterio y Pedagogía. Estuvo durante unos años dedicado a la enseñanza.
-Vivió durante más de una década en Centroamérica, donde trabajó como cooperante de refugiados de guerra.
-En la actualidad vive en Extremadura, donde forma parte de un equipo de Orientación Psicoeducativa.
-Ganador de diversos certámentes nacionales e internacionales de relato corto, entre los que se encuentran "Cervantes: 400 años después" (2017), el Premio "Juan de Castellanos" (2015) o el Premio "Emiliano Barral" (2012).
-Con Reporte de una boda y un entierro (2015) ganó el XI Premio de novela "Casino de Lorca".
-Con Las islas de Poniente (2019) quedó finalista en la VII edición del Certamen Internacional de Novela Histórica "Ciudad de Úbeda".
-Página web de autor -> aquí
-Twitter -> aquí

BIBLIOGRAFÍA


HÉROES, TUMBAS Y LIBROS PERDIDOS (2012)
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
Enlace AMAZON


Una tesis sobre Aníbal lleva al profesor Tim F. Crouse a traspasar el umbral de La biblioteca de los libros perdidos, donde se archivan páginas que se perdieron con el devenir de los siglos y que conforman el sueño de cualquier historiador. Con este original relato se entremezclan, de modo muy sutil, otras seis historias que nos llevan desde la aventura equinoccial de La lista de Salazar, hasta la crudeza de un campamento de refugiados o la inclemencia del invierno ruso, desde el borgiano Quator al conradiano No hay salida. La guerra, el amor, la derrota y la aventura dibujan un mapa universal, con «imágenes –como escribe José M. Lucía en el prólogo– tan sobresalientes, tan vigorosas, tan traumáticamente modernas como las de Tienes que cavar, grandes proezas históricas que se vuelven cotidianas, llenas de renuncias y de miserias, heroicidades que nacen del anonimato y que nos devuelven la esperanza en el hombre, personajes que se mueven en la desesperación de lo inevitable o en busca de ese misterio que todo lo abraza. Leyendo los siete relatos que componen este magnífico libro uno se siente un lector de raza delante de un escritor de raza».


REPORTE DE UNA BODA Y UN ENTIERRO (2015)
TRES FRONTERAS EDICIONES
Enlace AMAZON


La noche de su despedida de soltero, Santos González recibe de una mujer con fama de hechicera el intempestivo encargo de enterrar un cadáver. Al día siguiente, la celebración de la boda y del posterior convite se solapan con las investigaciones de la policía para esclarecer los hechos.

Los hechos se desenvuelven en Santa Bárbara Lenca, ciudad fronteriza de la Hispanoamérica profunda. La novela está escrita en un castellano mestizo, que funde elementos literarios de ambas orillas de Atlántico.


SEIS MIL LUNAS (2018)
AUTOPUBLICADO
Enlace AMAZON

No puedes escapar a la violencia de una guerra civil: quieras o no, te cambia la vida. Sobre el telón de fondo de la revolución salvadoreña, Seis mil lunas nos presenta catorce historias de personas concretas, de carne y hueso, sacadas de la América Latina de hoy, que nos transmiten sus derrotas, sus desventuras, sus esperanzas y su búsqueda de una vida mejor.Refugiados y desplazados, mujeres de guerra, jóvenes sin infancia, abuelas siempre madres, delatores, fugitivos, hacendados y campesinos que tratan de sobrevivir sobre la línea que divide la cordura de la barbarie.Los catorce relatos cortos que componen el libro han sido galardonados en diferentes certámenes nacionales e internacionales. Aunque son independientes entre sí, todos comparten en mismo aroma de realismo y tragedia, de esperanza y fatalismo, de resignación y lucha, al estar narrados con un castellano mestizo que funde elementos literarios de este lado del Atlántico con la tradición literaria hispanoamericana trazada por Rulfo, Quiroga o García Márquez.Esta segunda edición revisada incluye, como novedad, un diccionario de palabras salvadoreñas.

 LAS ISLAS DE PONIENTE (2019)
PÀMIES
Enlace AMAZON
Enlace RESEÑA


Álvaro de Mendaña parte del Perú a la conquista de las islas Salomón y el descubrimiento de las Regiones Australes al mando de una flota. Un aprendiz de cirujano, preso de la justicia virreinal, se enrola, para escapar a su condena, en uno de los navíos: la nao Santa Ysabel. A bordo también viajan la dama por cuyo amor había sido apresado; un marinero fanático que, iluminado por una visión, confecciona una lista de los bienaventurados que se habrán de salvar en la travesía, y una tripulación de soldados y marineros, mujeres recatadas, atrevidas busconas, hidalgos aventureros y familias de colonos, todos en busca de fama, fortuna y una vida mejor en el otro confín del mundo. Pero en medio del Pacífico una sublevación contra el capitán hace que la nao cambie el rumbo, se separe de la flota e inicie un viaje tan incierto como apasionante por mares y tierras desconocidos. Las islas de Poniente es una apasionante novela de viajes y descubrimientos ―entre ellos, el del continente australiano―, pero también una historia marcada por las traiciones, los crímenes, las penurias y las aventuras de un puñado de expedicionarios que, perseguidos por una fatídica profecía, luchan por el poder, la codicia o la mera supervivencia.
 


1. Rasgo principal de mi carácter. Sensatez.
 
2. Cualidad que prefiero en un hombre. Que sea leal.
 
3. Cualidad que prefiero en una mujer. La misma.
 
4. Lo que más aprecio de mis amigos. Que estén a las duras y a las maduras.
 
5. Mi principal defecto. La pereza.
 
6. Mi ocupación preferida. Leer y ver buen cine.
 
7. Mi idea de felicidad perfecta. Un valle entre las montañas, un jardín florido y una mesa en el corredor.
 
8. Mi mayor desgracia sería… Perder a mis seres queridos.
 
9. Mi color y flor favoritos. El verde y la buganvilla.
 
10. Si pudiese ser otra persona o un objeto, me gustaría ser… Me gustaría seguir siendo el mismo, pero con superpoderes: la memoria de mi prima Isabel, la voluntad de mi amigo Juan y la intuición de mi mujer.
 
11. País en el que me gustaría vivir. En El Salvador, si estuviera en paz.
12. Mi mayor extravagancia. Cultivar olivos.
 
13. Mi compositor y pintor preferidos.  Tchaivkovski y los impresionistas.
 
14. Palabra o frase que repito a menudo. Sí, pero…
 
15. Mis héroes y heroínas de la vida real. Mi amigo Eladio, médico en Chiapas, y los refugiados de guerra, en especial las mujeres.
 
16. Mi nombre favorito. Los de mis hijas: Cristina y Carla.
 
17. Lo que odio por encima de todo. La mala fe.
 
18. Personajes de la historia que más desprecio. A los traidores.
 
19. Cómo me gustaría morir. Con la mente lúcida.
 
20. Mi estado habitual de ánimo. Animoso.
 
21. Don de la naturaleza que me gustaría poseer. Los ojos de un halcón.
 
22. Faltas que me inspiran mayor indulgencia. Las que no hacen daño a nadie.
 
23. Ocasiones en que suelo mentir. Cada vez encuentro menos motivos para hacerlo.
 
24. Mi lema favorito. No te quedes inmóvil al borde del camino.
 
25. Mis autores favoritos en prosa. Juan Rulfo, Vargas-Llosa y Torrente Ballester.
 
26. Mis poetas favoritos. Mario Benedetti, Miguel Hernández, Rosalía de Castro yAntonio Machado.
 
27. Mis héroes preferidos de ficción. El Jabato y don Quijote.
 
28. Mis heroínas favoritas de ficción. Demelza Poldark y Clara Aldán.
 
29. Libro que siempre recomiendo a quien me pregunta. Quizá nos lleve el viento al infinito, de Gonzalo Torrente Ballester.
 
30. Prejuicios como lector. No soporto los libros que juegan a tensar el argumento de forma frenopática y llevan al lector de vértigo en vértigo.

31. Manías como escritor. Me da pánico resultar pesado.

32. Lo primero que hago al entrar en una librería. Irme a las estanterías de novela histórica.

33. Lo más bonito que me ha dicho un lector. Que lo he hecho llorar de emoción.

34. Libro que estoy leyendo. Releyendo: Aníbal, de Gisbert Haefs.

35. Libro que no leería nunca. Gárgoris y Habidis, por ejemplo.

36. Autor del que siempre espero su próxima novela. Pedro Santamaría.

37. Locura que he hecho por un libro. Dejar mi trabajo para escribirlo.

38. Clásico imprescindible. En castellano: Lucha por la vida. En otro idioma: Orgullo y prejuicio.

39. Clásico que me ha defraudado. Madame Bovary.

40. Libro que me hubiese gustado escribir. Crónica de una muerte anunciada.

41. Mi sueño como escritor. Que me entreviste Vargas Llosa.

42. Personaje favorito de toda mi obra literaria. Juana Alonso, de Las islas de Poniente.

43. Si mi última obra fuese un estado de ánimo sería… Apretar los dientes.

44. Mi última obra publicada le gustará a quien le guste… Los descubrimientos, las aventuras y el mar.

45. Despedida libre. La escritura es importante, pero no lo es todo.


¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS, JULIO!!