viernes, 19 de octubre de 2018

RESEÑA (by MH) ::: SECRETOS DEL ARENAL - Félix G. Modroño






Título original: Secretos del Arenal 
Autor: Félix G. Modroño
Editorial: Algaida
Páginas: 381
Fecha de publicación: octubre 2014
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 5,65 euros
Diseño de cubierta: www.masgrafica.com




El destino entrelazado de dos mujeres,en dos ciudades y dos épocas diferentes.

El voluptuoso mundo del vino ha unido a Silvia y Mateo en una relación tan intermitente como apasionada, donde nunca hay preguntas ni tampoco respuestas. Pero ella sigue atormentada por el dolor de hace muchos años: en 1989 el cadáver de su hermana mayor apareció en el monte Artxanda, salvajemente mutilado, y desde entonces el asesino sigue libre, sin que las investigaciones (primero de la Policía Nacional, y luego de la Ertzaintza) hayan logrado sustanciales avances.

Un día, Mateo recibe el correo electrónico de una desconocida que le propone leer la novela Secretos del Arenal: una historia de intrigas, venganza y supervivencia situada en la Sevilla de postguerra, una ciudad acosada por el hambre, la miseria y la represión política. Mateo no sabe que es la propia Silvia quien le manda ese correo, y por supuesto desconoce qué claves se esconden tras las lectura de esa novela.

En la más reciente novela de Félix G. Modroño, galardonada con el XLVI Premio Ateneo de Sevilla, el destino parece entretejer las historias de dos mujeres, en dos ciudades diferentes separadas por más de mil kilómetros y con casi medio siglo de diferencia. Quizás el Arenal (el de Bilbao o el de Sevilla) aún oculte las claves de un misterio nunca resuelto, y quizás un libro contenga las repuestas a las preguntas que nunca se formularon.

Nada, que estaba yo empeñadísima en conocer la prosa de Félix G. Modroño, y más empeñada todavía en hacerlo con el famoso doctor Zúñiga, pero como con la literatura no se pueden hacer planes (o yo no los hago demasiado... bueno, más o menos, pero soy una caótica ordenada, si eso es posible), se me cruzó primero por delante Secretos del Arenal y tuve que cambiar el chip. Y es que quienes me conocéis un poco sabéis que no me prodigo demasiado en este tipo de historias de dos épocas porque siempre me pasa lo mismo, que disfruto mucho más la del pasado que la del presente, y vaya, que una de vez en cuando no hace daño, pero tampoco voy buscándolas. Y hete aquí que, para mi sorpresa, Modroño casi, casi, ha conseguido lo imposible... o quizás lo que ha conseguido es aún mejor... pero no adelanto acontecimientos :)

La historia está narrada en dos tiempos. En el primero de ellos, ambientado en el presente y en Bilbao, conocemos la historia entre Silvia y Mateo en general, y la de Silvia en particular. Ella pertenece a una familia dedicada a la viticultura pero ha estudiado Periodismo, que ejerce como freelance para huir de esos viñedos. En uno de sus trabajos como periodista conoce a Mateo, un sumiller con el que mantiene encuentros esporádicos a lo largo de casi veinte años. Y es que sobre Silvia hay que conocer o entender dos cosas: una es que no ha superado el asesinato de su hermana, ocurrido en 1989 y del cual no se encontró al culpable; la otra es que representa eso que se ha dado en llamar el poliamor... Silvia tiene pareja, y esa pareja acepta no solo que tenga otras relaciones, sino que se enamore de otras personas, y Mateo forma parte de este último grupo. Está enamorada de los dos, pero que nadie se lleve a engaño: aqui el novio no pinta nada y el tema no va por ahí. Esta historia va de lo que Silvia quiere contarle a Mateo y no se atreve a hacer cara a cara; en su lugar, y desde el anonimato, le recomienda que lea una novela, Secretos del Arenal.

Y aquí entra la segunda trama, que muy originalmente introduce el autor a modo de capítulos de un libro que se llama como el libro real: Secretos del Arenal. Esta parte está ambientada en Sevilla, en los años posteriores a la Guerra Civil, con lo que eso implica: persecuciones ideológicas, planes para asesinar a Franco, huérfanos que vieron morir a sus padres, miseria, hambre... había que andarse con mucho cuidado durante aquellos años, en los que además en Europa se estaba librando la Segunda Guerra Mundial. Siendo esta una novela dentro de otra novela, conocemos a varios personajes, entre los que destacan estos cuatro: Olalla Carmona, jovencita de catorce años que vive con sus tías desde que sus padres fueron asesinados durante la guerra; Martín Villalpando, huérfano que trabaja de aprendiz en la redacción del ABC y que se enamora de Olalla nada más verla; Pepe Ravelo, el Tumba, violador y asesino que, estando en la cárcel, fue reclutado por los falangistas y ahora vive en Sevilla encargado de erradicar cualquier atisbo de conspiración en contra del régimen; y Madame La Madrid, que regenta una casa de señoritas donde acude lo más granado de Sevilla (y lo no tan granado), que usa su negocio para extraer secretos de sus clientes y que tiene un pasado que nadie conoce.

Y me perdonáis esta intro tan larga de la historia, pero es que quería exponerla claramente para dejar patente la aparente imposibilidad de conexión que existe a priori entre ambas tramas (y más teniendo en cuenta que una de ellas es un libro) pero que, obviamente, y dado que estamos ante el tipo de historia que estamos, tienen que acabar conectando al final de un modo u otro. Y es que aunque pueda parecer que os he contado mucho, realmente no os he contado nada de nada. Ni debo hacerlo, porque los hilos que van entretejiendo las dos subtramas solo aparecen cuando el autor así lo quiere, y aunque es cierto que a partir de determinado punto ves clara la conexión, dar cualquier pista de antemano resultaría fatal para el futuro lector.

Hablando de la trama en presente, la que protagoniza Silvia, debo decir que el autor me hizo reír al final del segundo capítulo, y es que parecía que nos estaba presentando a una protagonista femenina cliché y prototípica hasta que la última frase del segundo capítulo pone las cartas sobre la mesa, y lo hace tan sibilinamente que... pues eso, me hizo gracia :) Y a partir del tercero es cuando realmente Silvia se abre ante el lector y conocemos su filosofía de vida, así como su forma de ver las cosas, y el autor plasma sobre el papel reflexiones que dan en el clavo mucho más de lo que nos atreveríamos a confesar. Esto no quiere decir que el lector comulgue con el estilo de vida de Silvia, y de hecho el personaje corre el riesgo de no empatizar con muchos lectores que desaprueben lo que hace y la juzguen, pero me parece un personaje tan bien planteado en su fondo que, al menos en mi caso, eso no ha ocurrido. Aquí creo que Modroño ha sido muy listo al eliminar de la ecuación a su novio David y darle el tratamiento de ente; se le nombra pero no tiene ni una escena en el libro salvo algún recuerdo de tres líneas, así que novio que no ves, conflicto que no sientes. Al quitarlo de la ecuación, elimina morralla innecesaria que entorpecería los cauces por los que navega la trama.

La trama del intralibro Secretos en el Arenal se adentra en plena posguerra civil española, que admito que no es un tema que busque como lectura (aunque luego me tope con algunas que me gustan mucho), y a la que al principio no llegaba a pillarle el punto porque se toma su tiempo para avanzar. Todos sus primeros capítulos son en sí mismos un tanto introductorios: primero presenta a Martín, luego a Olalla, luego al Tumba, luego a La Madrid... pero todo eso empieza a confluir en un momento determinado y es cuando esta subtrama despega. En cuanto al retrato de la situación política del momento, aunque da muchos detalles, lo hace para el lector de a pie sin apabullar ni adoctrinar (ni aburrir, dato importante), y la ambientación de la Sevilla de 1942 me ha parecido muy acertada. De hecho, tanto en la ambientación sevillana como en la vizcaína, se nota que el autor sabe por donde se mueve en todo momento: juega en terreno conocido.
 
Os decía arriba que Modroño casi había conseguido lo imposible, y es que durante al menos la mitad de la novela, para mi sorpresa, me estaba gustando más la trama del presente que la histórica, cuyo avance, como ya digo, no parecía llevar realmente a ningún sitio (a ningún sitio de interés, al menos). Ya me veía yo proclamando a los cuatro vientos que por fin había disfrutado más de la trama contemporánea que de la pasada en un libro de este tipo... pero no, al final nada de nada, porque llega un punto a mitad de narración en la que la trama histórica comienza a evolucionar, todo empieza a cuadrar, por fin pasan cosas... y Silvia, educadamente, se hace a un lado sin dejar de estar presente. De hecho el autor consigue un empate técnico entre ambas tramas y, sinceramente, para mí eso es lo mejor que se puede decir de una novela con esta estructura. Es lo que debería ocurrir en todos los libros con dos épocas que se entrelazan y que, por desgracia, muy pocas veces se consigue: debería existir una balanza entre ambas tramas, en la que el interés se alterne y en la cabeza del lector todo quede nivelado, en vez de quedarse con la sensación de que una trama sobra o no está a la altura. En este aspecto, creo que Modroño sobresale.

Ese Arenal del título representa dos puntos cardinales totalmente diferentes (El Arenal de Sevilla y El Arenal de Bilbao) y, por, tanto, pronto se hace evidente que esos secretos del Arenal del título corren en ambas direcciones. Realmente esta es la historia de dos mujeres muy diferentes de dos épocas muy distintas a las que une el secreto que ambas, cada una en su propia vida, guarda celosamente, y del que yo no os pienso dar ni una pista. Y sí, este el punto de partida de muchas de estas historias, pero lo que diferencia a esta, el descubrimiento con el que yo me quedo, es el de la prosa de su autor. Para mí ha sido lo mejor de la novela, porque aunque la historia es interesante, está bien hilada y el personaje de Silvia me parece muy logrado, es la narración de Modroño la que da personalidad a todo eso y hace que no sea una historia más ambientada en dos épocas que se entrelazan, como tantas otras que se publican todos los años. Félix G. Modroño escribe muy bien. Y sé que con esto no descubro nada a nadie porque llego tarde a la fiesta y ya lo conocéis todos, pero yo soy muy especialita y tenía miedo de no ver eso que todo el mundo ve en este escritor. Por una vez, y sin que sirva de precedente, lo he visto. 

En resumen, si Secretos del Arenal me ha gustado mucho sin ser un género que me entusiasme, cuando me ponga con Zúñiga creo que me lo voy a pasar pipa.




Félix G. Modroño es un escritor vizcaíno, afincado en Sevilla. Tras publicar Villalpando, paisajes y rincones (2002), en homenaje al pueblo zamorano de sus padres, se animó a emprender la aventura de su primera novela, La sangre de los crucificados (2007), protagonizada por el doctor Zúñiga, un peculiar investigador del siglo XVII, que también sería el personaje central de sus obras Muerte dulce (2009) y Sombras de agua (2016).
Con La ciudad de los ojos grises (2012) cosechó un gran éxito de ventas y el reconocimiento de los lectores.
Secretos del Arenal obtuvo el XLVI Premio de Novela Ateneo de Sevilla.

miércoles, 17 de octubre de 2018

RESEÑA (by MB) ::: LA HERMANA TORMENTA: LA HISTORIA DE ALLY (LAS SIETE HERMANAS #2) - Lucinda Riley




Título original: The storm sister
Autora: Lucinda Riley 
Editorial: Plaza & Janés 
Traducción: Matuca Fernández de Villavicencio
Páginas: 576
Fecha publicación: noviembre 2016
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 19,90 euros
Diseño de cubierta: Penguin Random House Grupo Editorial
 
Siete hermanas, siete destinos, un padre con un pasado misterioso...

Ally D'Aplièse está a punto de competir en una de las más peligrosas regatas de yates del mundo cuando recibe la noticia de que su padre acaba de fallecer. Al reunirse en la mansión familiar en Suiza con sus cinco hermanas descubren que su padre, un misterioso multimillonario conocido cariñosamente como Pa Salt, ha dejado a cada una de ellas una carta con información sobre sus orígenes.

Tras leerla Ally decide dejar a un lado tanto el mar como la apasionada relación que acababa de comenzar para seguir una pista que la lleva hasta la nevada Noruega. Allí descubrirá sus raíces y cómo su historia está unida a la de la joven Anna Landvik, una cantante desconocida que vivió en el país escandinavo cien años antes y que cantó en la primera representación de Peer Gynt de Ibsen con música de Grieg.

Atlantis es el paraíso creado por Pa Salt para coleccionar joyas vivas y únicas, donde la historia, el arte, la cultura y la mitología no se concentran en cosas inertes o inanimadas, sino en todo lo contrario: todo ello vive en la esencia infinita de la vida de sus hijas adoptivas, traídas de todos los rincones del mundo.
Así comenzaba mi reseña de la primera entrega de la saga de las siete hermanas, donde conocíamos los pormenores y antecedentes de las seis hijas adoptivas de Pa Salt, y a las que, tras su muerte, les dio la oportunidad de recorrer en sentido inverso su vida hasta llegar a sus orígenes.

En Las siete hermanas. La historia de Maia nos trasladábamos con Maia al tórrido Brasil, donde los conceptos arquitectónicos y escultóricos estaban enlazados con su destino. Para Ally D´Aplièse (Alción) soplarán otros vientos que marcarán el rumbo a sus orígenes, y estos vientos serán fríos y gélidos, tal y como corresponde a un país nórdico como Noruega.

Antes de llegar a Noruega, Ally vivirá grandes momentos, memorables comienzos y terribles finales; toda una serie de vicisitudes que le harán crecer y madurar a todos los niveles, y a nosotros, como lectores adictivos, no nos queda otra que involucrarnos en su historia, igual que hicimos con Maia.

Una vez que embarcamos con Ally nos sumergimos de lleno en su vida, llegando a olvidar incluso que estamos ante una saga, pues simplemente nos concentramos en lo que a ella atañe. La hermana tormenta tiene la independencia suficiente como para leerlo sin necesidad de conocer las otras entregas; al final es su historia, es única y se trata de conocerla fuera de su círculo de hermanas (aunque, naturalmente, sería recomendable comenzar con la primera entrega).

De la protagonista conoceremos que le entusiasman el mar y las regatas, que es una mujer fuerte y decidida, respetada en un mundo en el que la mujer debe demostrar su valía y donde encontrará al amor de su vida, el celebre patrón Theo Falys-Kings

La travesía vital de Ally no será fácil, pues sus grandes alegrías vienen acompañadas de desgarradoras tragedias que suponen rupturas y nuevos principios. Para apaciguar y hacer más llevadero su destino, encuentra el bálsamo espiritual en sus orígenes y en la música que los acompaña e interpreta, poniéndola así en contacto con su sangre y con Anna Landvik, personaje que traslada la narración al siglo XIX. A partir de ahí la novela alterna los saltos temporales para conocer la relación entre estas dos protagonistas.

Conociendo la historia de Anna Landvik, Ally conocerá su historia; las dos están unidas por la musicalidad noruega y por otros lazos que hay que descubrir a lo largo de la lectura. Con Anna, nos trasladamos a los decimonónicos setenta. Sus ojos nos guian por los campos y la ciudad, creciendo y observando con ella sus experiencias vitales, y su historia nos hace recorrer y descubrir las diferentes costumbres y los ambientes que engloba la rica tradición noruega, donde toda la recopilación de datos históricos hace que nos pongamos en situación y seamos capaces de absorber toda la cotidianidad y la vida de la Noruega del siglo XIX.

Lo anterior es posible gracias a una ficción-histórica brillantemente desarrollada y donde la música de Esvard Grierg para Peer Gynt (drama del escritor Henrik Ibsen), guía tanto a la Ally, contemporánea como a la Anna decimonónica. Todo resulta muy entrañable; el amor y el dolor van de la mano, y en cada final se engendran promesas esperanzadoras que, de alguna manera, mitigan el dolor por las pérdidas irreparables.

Con un lenguaje sencillo, ágil y enternecedor, Lucinda Riley hila una historia maravillosa, donde el retrato y recreación de una época fascinante y no tan conocida como es la Noruega del siglo XIX supone un aprendizaje constante. Nos cultiva con cada página y con cada binomio (música-mar, muerte-renacimiento y, sobre todo, presente-pasado), construyendo una novela emotiva, rica en matices y giros argumentales. Tal y como he comentado antes, la autora consigue que el lector se apegue a la lectura y olvide que la novela forma parte de una saga prolija y extensa. 

La hermana tormenta es merecedora de un espacio propio.






Lucinda Riley nació en Irlanda y durante la juventud fue actriz de teatro, cine y televisión. A los veinticuatro años escribió su primer libro, pero el éxito le llegó con El secreto de la orquídea, traducida a treinta y cuatro idiomas. Ha vendido más de diez millones de ejemplares de sus libros en todo el mundo y varios de ellos han aparecido en las listas de best sellers de The New York Times y de The Sunday Times.

En la actualidad está dedicada por completo a su nueva serie, Las Siete Hermanas. Los tres primeros, Las siete hermanas, La hermana tormenta y La hermana sombra, han sido éxitos de ventas por toda Europa y una productora de Hollywood ha adquirido los derechos para una serie de televisión.

Cuando no está escribiendo, viajando o correteando tras sus hijos le gusta leer libros que no ha escrito con una copa de vino rosado de Provenza en la mano.

lunes, 15 de octubre de 2018

GANADOR ::: UN EJEMPLAR "EL JARDÍN DE LAS FLORES NEGRAS"

¡Hola a todos!

Este pasado miércoles a las 23:59 horas terminó el plazo para participar en el sorteo de un ejemplar de EL JARDÍN DE LAS FLORES NEGRAS, así que sin más dilación vamos con el nombre del ganador.


Muchísimas gracias a todos por participar y a su autora, Ana Rosenrot, por el ejemplar :)



¡Enhorabuena!
 

Tienes 72 horas para reclamar tu premio. Mándanos un email con tus datos a lasinquilinasdenetherfield@gmail.com, que en cuanto los tengamos le pasamos toda la info a Ana, que será la encargada de realizar el envío.

Lo dicho, mil gracias a todos por participar, y hasta próximos sorteos :)

viernes, 12 de octubre de 2018

MINIRRESEÑAS AUDIOLIBROS (by MH) ::: EL HOMBRE DE TIZA (C.J. Tudor) + LA MUJER EN LA VENTANA (A.J. Finn)

¡Hola a todos!

Hace tiempo que voy fatal de tiempo (redundando), me voy apañando como puedo, pero hay semanas que si no se puede, no se puede (tardo horas en escribir cada reseña, y el giratiempos de Hermione todavía no ha llegado a mi vida). Pero el caso es que no quería faltar a la tercera entrada semanal que solemos colgar los viernes, y he pensado traeros una opinión muy breve de estos dos libros que no pensaba reseñar en el blog por una razón: no los he leído, los he escuchado, y me veo incapaz de hacer una reseña larga de un audiolibro (¿estas cosas raras me pasan solo a mí o son normales?). ¿Solución ideal? Minirreseña, y así aprovecho y os comento rapidísímamente mi experiencia con los audiolibros :)

Ya lo he comentado muchas veces, me llevo fatal con el ereader, lo uso lo mínimo imprescindible y muchas veces solo cuando estoy de viaje... e incluso de viaje no le llego a pillar el punto. Así que mi desconfianza hacia los audiolibros era enorme, pero como no me gusta opinar sin probar, en estos meses de calor de 25-30 grados por las noches, en los que leer con la luz encendida era el infierno en la Tierra, decidí intentarlo. Y oye, que me ha gustado la experiencia. Más que el erader. Ya digo que soy rara...

Eso sí, imprescindible, impepinable, que el narrador sea bueno, MUY BUENO, porque si no es un sufrimiento insoportable (hay de cada audiolibro...). Los dos que os traigo están narrados maravillosamente bien por actores de doblaje con muchísima experiencia, y se nota MUCHO. De verdad, es el único consejo que puedo dar a la hora de escuchar audiolibros: escoged bien en cuanto al narrador y si tras escuchar un poco veis que es un churro, puerta, porque si no se hace muy cuesta arriba. Por lo demás, aunque la escucha es mucho más lenta que la lectura (al menos en mi caso), y no es un método que vaya a usar habitualmente, recurriré a él cuando las circunstancias sean propicias (ahora mismo estoy con otro que al paso que voy igual lo termino en Navidad). Porque encima yo no puedo hacer como otra gente que está en mil quehaceres caseros mientras escucha. Yo tengo que estar en lo que estoy y con la atención al 95%; si algo de la trama se me escapa, muero.

Aparte, tengo claro que seguramente solo escucharé libros que me interesen pero sepa que no voy a comprar en papel, y que sean de los que atrapan y te obligan a estar muy pendiente, tipo novela negra o thriller (tengo tendencia a ponerme a pensar en las mil cosas que tengo que hacer. Sí, vivo estresada). Clásicos quedan descartados, por poneros un ejemplo. Esos los quiero en papel sí o sí.

Ah, por si alguien le interesa, los escucho en el móvil a traves de la plataforma Storytel (y su correspondiente app). Ofrecen 14 días de prueba, y a partir de ahí son 9,99 euros mensuales. Incluso te los puedes descargar para escucharlos sin problemas cuando no tienes conexión (y no, esta entrada no está patrocinada xD. Solo os lo comento porque a mí me funciona muy bien y de momento no tengo ninguna queja salvo los narradores de algunos libros, pero con no escucharlos y escoger otros que estén bien narrados, solucionado xD).

Me callo. Vamos con las minirreseñas :)



Título original: The chalk man
Autora: C.J. Tudor
Editorial: Plaza & Janés
Fecha de publicación: mayo 2018

Duración audiolibro: 10 horas 14 minutos
Narrador audiolibro: Masumi Mutsuda
Muestra de audiolibro: Aquí 
  

En esta novela tenemos una trama en el pasado, en la que una pandilla compuesta por cuatro niños y una niña se ve involucrada en la aparición de un cadáver, convirtiendo a sus integrantes en celebridades, y una trama ambientada treinta años después en la que Ed, uno de esos niños y narrador del presente, recibe una carta que le retrotrae directamente a lo que ocurrió tres décadas atrás. En su momento creyeron que habían identifcado al asesino y que el caso estaba resuelto, pero... ¿y si no es así?

La influencia de Stephen King en este libro resulta más que evidente, así que el truco en estos casos es intentar hacerlo de tal modo que la cosa quede apañada y no desentonar mucho. Yo creo que en líneas generales Tudor lo consigue, y que aunque sigue los parámetros King (narración a dos tiempos, con el pasado y el presente de una misma pandilla, años 80, escenas impactantes y/o algo desagradables...), lo hace con suficiente autoridad propia como para que nadie pueda acusarle de meramente copiar.

Me ha gustado más la trama de los 80; va pausada, a su ritmo, pero es la que más sabor King tiene y bueno, que estas historias de pandillas a las que les pasan cosas siempre me han gustado mucho. En la trama del presente me ha costado más meterme, ya no solo porque la historia me parecía menos interesante, sino porque con el narrador ya adulto sinceramente no he empatizado nada y además me ha parecido tramposo; que eso no influye en mi opinión sobre la novela porque un personaje no me tiene que caer bien para que me guste el libro y lo de narrar en primera persona es lo que tiene, que ocultas cosas al lector... pero vamos, que estaba deseando que llegasen los capis de los 80.

Reconozco que adiviné quién era el asesino bastante antes de llegar al descubrimiento y que quizás el final es lo más flojillo del libro, pero en líneas generales me pareció muy entretenido y nostálgico, con sabor a novela de hace ya unos añitos.


Título original: The woman in the window
Autor: A.J. Finn
Editorial: Grijalbo
Fecha de publicación: marzo 2018

Duración audiolibro: 12 horas 30 minutos
Narradora audiolibro: Carme Calvell
Muestra de audiolibro: Aquí


En este caso la protagonista es una mujer de 38 años que sufre de estrés post-traumático y de agorafobia. Hace casi un año que no sale de casa, bebe demasiado vino, se atiborra a pastillas y le gusta espiar al vecindario desde su Nikon. Un día creer ver cómo asesinan a su nueva vecina pero no hay cadáver, la policía no le cree... no resulta una testigo fiable.

Le cuesta un poco arrancar, no es hasta el capítulo 25 o así que la protagonista, Anna, es testigo del supuesto crimen, porque el autor nos explica con pelos y señales su vida, sus rutinas, a qué dedica cada hora, lo que hace en cada momento... Su autor padece de trastorno bipolar, y se esfuerza mucho en dar visibilidad al trastorno mental que padece la prota. También trabaja en el mundo del cine y la televisión y se nota que  ha escrito un más que evidente guión para una película (ni me he molestado en mirar, pero pongo la mano en el fuego que habrá adaptación). Ya metidos en materia, creo que el misterio que envuelve al motivo de la situación psiquiátrica de Anna es bastante evidente desde el principio, y en eso el autor no sorprende por mucho que lo intenta, lo que pasa es que lo cuenta de tal manera que no te importa y sigues leyendo/escuchando para conocer los detalles. En cuanto al asesinato que presencia desde su ventana, la verdad es que como lector/oyente haces varias cábalas y con alguna por narices tienes que acertar, pero lo mismo, esperas a ver cómo te lo cuenta. La novela está compuesta por muchos capítulos (al menos cien) pero todos muy cortos, y desprende mucho amor por el cine clásico, ya sea cine negro, misterio, Hitchcock sobre todo... la referencia del título tampoco deja lugar a dudas. 

Es entretenido y se lee/escucha con interés, pero esto de la mujer con problemas de alcoholismo que no es testigo fiable empieza a ser un poco cansino. Por lo demás, no es el novelón del siglo pero no deja cabos sueltos. También flojea en el final, no lo maneja bien (y además lo que había ganado huyendo de clichés con respecto a la salud mental de la prota, lo pierde en solo unas páginas por otro lado... no puedo ser más explícita). Pero lo dicho, entretenido y para pasar el rato.

miércoles, 10 de octubre de 2018

RESEÑA (by MB) ::: NO ES MÍO - Susi Fox





Título original: Mine
Autora: Susi Fox 
Editorial: Suma
Traducción: María del Mar López Gil 
Páginas: 392
Fecha de publicación: septiembre 2018
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 18,90 euros 
Diseño de cubierta: Penguin Random House Grupo Editorial
 
Te despiertas tras una cesárea de urgencia, desesperada por ver a tu hijo.
Pero cuando te lo enseñan, simplemente lo sabes...
Ese bebé no es tuyo.
Nadie te cree.
Ni los enfermeros ni tu padre ni tu marido.
Dicen que estás confusa, que deliras.
Que resultas peligrosa.
Pero eres médica. Y sabes lo fácil que es cometer errores.
¿Confías en tu instinto?
Porque hay una cosa que tienes clara por encima de todo.
Debes encontrar a tu bebé.

Despertarse tras una cesárea de urgencia y sentir el dolor en todas las capas de tejidos que han sido rajados para que nazca tu hijo es algo tremendo, y no es la mejor manera de dar la bienvenida a ese nuevo ser que has creado dentro de ti. 

Ya sabemos que el amor de una madre es infinito y todo lo puede, y con ese sentimiento poderoso arranca la historia de Sasha y Mark, unos padres primerizos que han pasado por todas las pruebas físicas y psicólogicas para alcanzar la anhelada maternidad aunque, en este caso, la llegada del momento esperado les traerá consecuencias imprevistas...

No es mío es el clamor que casi todas las futuras madres pueden sentir a lo largo de su gestación, y Susi Fox nos lo describe y representa a través de su narración. Desde el primer momento, el lector se ve arrastrado por ese sentimiento en el que la realidad se funde con la peor de las pesadillas; donde ves cómo se materializan en realidad la duda y el miedo (que más o menos ha sido controlado a lo largo del proceso) y, para más inri, percibes la tensión, incredulidad y desesperanza total de Sasha, pues nadie le cree y nadie escucha las razones que expone una y otra vez. Las únicas respuestas que recibe son que el tono que utiliza la sitúa al lado de los desequilibrados: ella es la única que ve lo que otros no ven o no quieren ver.

En No es mío empatizas desde el inicio con la protagonista de la historia, Sasha, viendo como  toda ella, su instinto y sus entrañas, buscan al bebé, ese que salió de su cuerpo y que comparte su ADN; aquellos tejidos desgarrados braman por encontrarlo. Estos sentimientos de dolor, miedo, duda, desesperación e impotencia serán la fuerza y energía que moverán a Sasha a lo largo de toda su búsqueda y desesperación. No se conforma, no reconoce al hijo que le han presentado como suyo y, por lo tanto, solo le queda buscarlo y reconocer lo que es propio, su carne viva.

Mientras tanto, este nuevo ser no reconocido, el supuesto hijo, está en tierra de nadie, luchando por su vida en una Unidad de Neonatología donde la fragilidad, el tiempo, el cuidado y el mimo son algunos de los elementos que engloban el proceso por el cual un niño prematuro sobrevive o no. Así que Dios nos libre de parir un hijo en ese sitio, donde los neonatólogos no son capaces de ver el tiempo de gestación de sus bebés, y donde estos parecen seres que las incubadoras maduran para mercadear o intercambiarse tan ricamente... en la ficción todo es posible y en este thriller parece que también.

Y es que, dicho todo esto, con No es mío tengo opiniones encontradas.

Por un lado, creo que la autora, para subirle el tono al drama, ha encastrado circunstancias un tanto rarunas. Como antes dije,  que los médicos especialistas no vean los diferentes periodos de gestación en sus bebés prematuros me parece... raro-raro. La explicación que da Susi Fox sobre esto es muy general y un tanto caótica, tanto como el caos que rige y existe en esa Unidad, donde las circunstancias personales priman sobre la responsabilidad de seres frágiles e indefensos. 

Luego está Sasha, con la que he empatizado desde un principio: la he entendido y la he comprendido en su sufrimiento. Pero al final me he desconectado totalmente de ella y de sus decisiones. No comprendo cómo puede querer lo que no quería y conformarse tan ricamente... entonces solo queda preguntarse cuáles eran su desazón, sus dudas y su identidad. Descubrir la verdad... para luego simplemente volver al inicio de la historia.

El final no me ha parecido nada coherente con lo que llevamos arrastrando desde un inicio. Se dejan demasiados cabos sueltos, y la justicia universal es descaradamente manipulada. No comparto el mercadeo por estos lares y con materiales tan frágiles y desprotegidos; por tanto, las razones que se dan no  me parecen suficientemente expiatorias.

Por otro lado, la novela merece la pena por toda la sorpresa, el ritmo trepidante de su trama y, sobre todo, por ese nerviosismo continuo que produce el terror psicológico, que hace que por un lado quieras saber y por otro mejor no saber nada. Todo esto lo reconduce muy bien Susi Fox por medio de los saltos temporales hacia el pasado de los protagonistas, permitiendo con ello coger oxigeno, ampliar los datos o los pedazos de vida de nuestros protagonistas y poder volver al meollo de todo, encontrando o no lo que buscas.

En definitiva es un thriller muy bien llevado donde la trama va in crescendo, con un ritmo tensional donde el lector siempre palpa el dolor, ya sea físico o mental, de los protagonistas, así como sus diferentes maneras de llevar todo eso a sus vidas. La novela se lee muy rápido, haciendo que ni siquiera notes el lenguaje especializado, ya sea por la sencillez o por la agilidad de la narración.

Y, para aquellos que gusten de los finales con sorpresa, en esta historia lo van a encontrar.

Susi Fox estudió Medicina en la Universidad de Melbourne y Escritura y Edición Profesional en el Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT). En la actualidad vive en la región de Victoria Central, Australia, donde trabaja como médica de familia. No es mío es su primera novela.

lunes, 8 de octubre de 2018

RESEÑA (by MH) ::: LA CANCIÓN HELADA - Linn Ullmann





Título original: Det dyrebare 
Autora: Linn Ullmann 
Editorial: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores
Traducción: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo 
Páginas: 320
Fecha de publicación: febrero 2014
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 21 euros 
Diseño de sobrecubierta: Winfried Bährle
 
Una joven desaparece sin dejar rastro en una noche lluviosa de julio. Algunos años más tarde, sus restos son descubiertos por tres niños al desenterrar un tesoro que ellos mismos escondieron en el bosque. La joven, Mille, fue vista por última vez en la lujosa fiesta celebrada por la familia y amigos de Jenny Brodal, para celebrar su 75 cumpleaños.

La desaparición de Mille afecta a todos los que han tenido alguna relación con ella: los que la deseaban, los que la buscaron, los que le dieron la espalda cuando la encontraron llorando, los que la mataron, los que trataron de olvidarla. Poco a poco emerge una historia de amor, confusión y engaño, de vidas secretas y dolorosos apegos.

La canción helada es la historia de lo que llevó a la desaparición de Mille y de lo ocurrido después. De cómo un malestar persistente sigue devorándolo todo a su alrededor. Linn Ullmann escribe acerca de la obsesión, los sueños y la traición, sobre la devoción y la imprudencia, sobre una gran soledad y el intento de reconciliación, sobre la fragilidad del amor y el deseo de expiación.

Cuando miré en Goodreads y vi que este libro tenía casi las mismas puntuaciones de dos estrellas que de cuatro o cinco me eché a temblar, pero tenía muchas ganas de leerlo y tiré p'alante. Y no me arrepiento para nada, me ha gustado mucho. Mucho. Y la narración de la autora me ha dejado con muchas ganas de repetir.

El prólogo comienza el 15 de julio de 2008 en Mailund, hogar de Jenny Brodal, antigua librera y opositora a recaer de manera inminente en el alcoholismo. Ese día Jenny celebra su 75 cumpleaños, se está preparando para ello... aunque malditas las ganas que tiene de celebrar esa fiesta para la que su hija lleva días trabajando. Pero esa noche del 15 de julio ocurrirá algo más importante que la fiesta de cumpleaños: Mille, la niñera de las nietas de Jenny, desaparece, y no vuelve a saberse nada de ella hasta dos años después, cuando su cuerpo es encontrado enterrado en el bosque. Usando la aparición del cuerpo, Ullmann nos retrotrae hasta los días previos al cumpleaños, en los que Mainlund está abarrotado de gente: Siri (hija de Jenny), su marido (Jon), sus dos hijas (Alma y Liv), la niñera de 19 de años de ambas (Mille), e Irma, una mujer de enormes proporciones a quien Jenny salvó de una relación abusiva y que vive desde entonces en Mainlund en calidad de no se sabe muy bien qué. Todos estos personajes orbitan alrededor de la desaparición de Mille, pero la historia de cada uno de ellos, como la de cualquier persona, viene de muy atrás, y la desaparición de la niñera echa sal sobre muchas heridas que hace mucho, mucho tiempo que están abiertas.

Lo principal que hay que tener claro con esta novela es que no es una novela negra ni un thriller. Tiene cierta dosis de misterio porque quieres saber qué pasó con la niñera pero, para que os hagáis una idea, la autora ni siquiera oculta la identidad del asesino. Una vez avanzado un tercio de la historia, cuando menos te lo esperas, como de pasada, la autora te suelta el nombre del asesino y después sigue tan campante con la narración como si tal cosa. No hay investigación policial, no hay detective desesperado por encontrar al culpable. Es decir, que en ningún caso se trata de adivinar o descubrir quién lo hizo, y Ullmann, para que no te quepa duda, deja eso resuelto a las primeras de cambio y se lo quita de encima. Sí, al final sabemos qué le ocurrió a Mille, cómo, por qué (si es que existe un por qué), pero no vamos a la caza del asesino, porque, en lo que concierne al lector, el asesino está más que localizado e identificado.

¿Entonces de qué va La canción helada? Linn Ullmann usa la desaparición como excusa para sumergirse en la historia de esta familia con sus desdichas, sus traumas del pasado, sus problemas del presente y su incapacidad absoluta para gestionarlo todo.

Por un lado está el matrimonio de Jon y Siri. Jon se convirtió hace años en un escritor de éxito con una trilogía de la que solo llegó a entregar los dos primeros volúmenes: el tercero ni está ni se le espera. Jon pasa los días vagueando frente al portátil sin escribir nada, sin aportar un duro a la economía familiar y perdido en quehaceres que, por decirlo de algún modo, no corresponden a un buen marido. Siri es cocinera, pero ahora regenta dos restaurantes entre los que reparte su tiempo como puede porque son el único sustento de la familia. Desconfía de Jon en muchas cosas, demasiadas para que yo las ponga por aquí (no debo hacerlo, en cualquier caso); hace tiempo que ni siquiera duermen juntos, y encima está su madre, Jenny, una persona extraña que la rechaza sistemáticamente desde que era una niña. Por otro lado está Alma, la hija mayor, que tiene comportamientos cada vez más raros, agresivos y antisociales en la escuela. Siempre ha sido una niña peculiar, pero desde la desaparición de Mille algo le pasa que sus padres no acaban de comprender. Mille es un personaje que pulula por la narración y que la autora no descuida: sabe el poder que ejerce en los hombres, y al mismo tiempo es solo una niña confiada a la que le gusta hacer fotos a la gente cuando no le ven y que percibe (o cree percibir) la atracción de Jon y la hostilidad de Siri. También desde esa noche fatídica algo le ocurre a Jenny, aunque, en realidad, Jenny nunca ha sido la madre ideal, ni la suegra ideal, ni la abuela ideal. Más bien lo contrario: Jenny ha sido siempre una mujer desagradable que se tornó en odiosa tras una desgracia familiar, y Siri siempre ha tocado pared fría cuando ha extendido su mano hacia ella.
Se movían cada uno por los dominios del otro haciendo como si nada. Él no decía nunca nada. Ella no decía nunca nada. Tal vez fuera una manera de dialogar.
Con semejante panorama, queda claro que la desaparición de Mille solo es el punto de partida para meternos en las cabezas de estos personajes (Mille incluida). La narración base se traslada a unos días antes de la desaparición y se extiende dos años hasta la aparición del cadáver, pero en realidad oscila en el tiempo a conveniencia y se va atrás los años que necesita cada vez que quiere contarnos algo importante o relevante. Está narrado en tercera persona pero desde el punto de vista de casi todos los personajes, y la forma de narrar ha sido quizás lo que más me ha gustado de la historia. Los capítulos son momentos, escenas, de la vida de esta familia, que componen un fresco en los que el cuadro perfecto se degrada y se agrieta por mil razones y por ninguna; por todo y por nada; por lo mucho que se dice pero todavía más por lo que se calla. Y las frases que componen esos capítulos son directas, afiladas, tan pronto muy cortas como muy largas, otras se repiten como se repiten los pensamientos que nos obsesionan, y todo tiene un estilo propio que diferencia a la autora y singulariza la prosa. Se lee fácil: lo que cuenta no lo es. 

No os puedo contar mucho más porque es un libro para leerlo sin saber los muchos secretos que esconden los personajes, las muchas heridas sin cerrar que acarrean, la desconfianza con que se miran unos a otros, la desidia a la que no ponen freno desde hace años... y no, tampoco os puedo dar ni una sola pista sobre el asesinato y su autoría, por mucho que Ullmann la suelte así a bocajarro haciendo que el asunto pase casi a un segundo plano (al hilo de la autoría, solo os puedo decir que no deis nada por sentado antes de comenzar la lectura). Puede parecer la historia de una familia podrida sin más, pero los motivos de esa podredumbre es conveniente conocerlos al ritmo, estilo y reglas que impone la autora.

Así pues, en La canción helada somos testigos de cómo una niñera desaparece, en una noche de niebla y lluvia, cual Caperucita Roja con su vestido rojo, su chal rojo, su paraguas rojo, camino de las fauces del lobo, donde se queda atrapada buena parte de la novela mientras que atrás quedan muchos personajes quebradizos, hipócritas, miserables, destrozados y desesperados alrededor de los que gira realmente la trama. A mí me ha parecido una obra muy, muy recomendable pero a la que hay que acercarse teniendo muy claro que esto no va de investigaciones policiales ni de detectives con un asesinato por resolver. Esta es la historia de una familia desestructurada a todos los niveles posibles a la que la desaparición de la niñera añade mugre y malas hierbas que pelean por mantener a raya y que, eventualmente, les llevará a realizar una buena limpieza afrontando, por fin, las consecuencias de sus actos, sean cuales sean.


Linn Ullmann, nacida en Oslo en 1966, es una periodista, columnista y escritora ganadora de varios premios. Licencida por la New York University, ha escrito cuatro novelas que han sido aclamadas por la crítica. 

Hija del cineasta sueco Ingmar Bergman y la actriz Liv Ullmann, vive en Oslo, su ciudad natal, con su familia.