viernes, 13 de diciembre de 2019

RESEÑA (by MH) ::: DIAMANTES DE LUZ HELADA - Carlos Díaz Domínguez






Título original: Diamantes de luz helada 
Autor: Carlos Díaz Domínguez
Editorial: Autopublicación
Páginas: 414
Fecha de publicación: septiembre 2019
Encuadernación: rústica
Precio: 2,99 euros (kindle) + 12,35 euros (papel) 
Diseño de cubierta: Mari Carmen López Pérez



¿Quién es Alfredo? Esa será la pregunta que se convertirá en una obsesión para Sagrario Ortiz, una joven periodista a la que un cruce de casualidades llevará a conocer a alguien que se encuentra en la última etapa de su vida: Elvira Pineda. La intensa complicidad surgida entre ambas mujeres provocará que Elvira confíe a Sagrario un asunto familiar de la máxima trascendencia acontecido hace más de treinta años. El encargo propuesto llevará a la profesional a iniciar un viaje donde ninguna certeza será fiable, y que la conducirá desde Almería a Canarias y al Sáhara, ya que tendrá que adentrarse no solo en el pasado de Elvira, sino también en el de su corta y calculadora familia. Diamantes de luz helada es una historia de búsqueda, de tesón, de fe en lo que jamás se ha dejado de creer, de compromiso personal, de lealtad, donde se darán cita los sentimientos más enraizados y enfrentados del ser humano, y que nos llevará a formularnos una doble pregunta: ¿Quién es y dónde está en realidad Alfredo?


Diamantes de luz helada es el tercer libro que leo de Carlos Díaz Domínguez, y siempre es un placer acercarse a la narrativa de un autor que adentra a sus lectores en sucesos y periodos históricos claves y muy interesantes que muchas veces conocemos bastante menos de lo que creemos.

En Diamantes de luz helada nos movemos alternativamente entre dos periodos temporales distintos, y dentro de estos dos periodos se suceden tres subtramas que acabarán convergiendo y en las que acompañamos a diversos personajes también de manera alterna, de modo que todas las piezas que componen la historia vayan ocupando su lugar y encajando unas con otras para no solo poner sobre el mapa un conflicto que a día de hoy sigue sin resolverse y siguen padeciendo miles de personas, sino para resolver el misterio que envuelve a uno de los personajes principales... pero voy por partes.

Por un lado tenemos el año 1975, en el que el tema principal es el Sáhara Occidental, una provincia más española en aquel momento alrededor de la que se estaban fraguando pactos, estrategias y paripés en la sombra para evitar que se celebrase un referéndum que podía derivar en la autodeterminación de la zona, situación política que muchos países interesados querían evitar a toda costa porque la zona pasaría a estar bajo la influencia de Argelia, país que se hallaba bajo el "protectorado" de Rusia y que, por tanto, expandiría su política comunista en la zona. Esto, sumado al interés de Marruecos por anexionar el Sáhara Occidental a su reino y que parece estar preparando algo en la frontera, a las acciones del frente Polisario atacando objetivos militares y comerciales españoles y a las sospechas de la frágil salud de Franco y la consecuente delegación de sus funciones en otras personas, dan una idea del contexto político en el que se desarrolla esta trama (todo esto lo cuento a grandísimos rasgos... el autor dibuja un mapa mucho más profundo, extenso y pormenorizado sobre el asunto que yo no puedo ni debo desarrollar aquí). 

La otra subtrama que tiene lugar durante el verano de 1975 nos traslada a Las Palmas, donde aterriza un joven alférez madrileño para realizar allí sus milicias (no es militar de carrera) y que, nada más llegar, conoce a Pino, una joven canaria estudiante de Medicina con la que pronto iniciará una relación.

En el presente de la novela, 2008, y como última subtrama, tenemos a Sagrario, joven periodista que se acaba de quedar en el paro y que, tras visitar por primera vez la finca que Elvira, la abuela de su novio Miguel, tiene en Almería, congenia tan bien con la anciana que se queda a ejercer de administradora de sus bienes y negocios hasta que encuentre trabajo de lo suyo en Madrid. Elvira, muy enferma, le pide que le ayude a encontrar a un tal Alfredo, de quien Sagrario desconoce su identidad ni por qué lo busca. Su novio no quiere darle explicaciones, y su suegra, menos todavía: se la tiene jurada y la quiere fuera de la finca YA. Pero Sagrario no solo es periodista, sino que realmente aprecia a la anciana, y hará todo lo que pueda por darle el gusto y averiguar lo que le pide. 

Quienes ya hemos leído antes a Carlos estamos familiarizados con la estructura de sus novelas. Muchos capítulos pero muy cortos, algunos de apenas dos o tres páginas, que nos van moviendo de un marco temporal a otro, de unos personajes a otros, haciendo avanzar la lectura sin prisa pero sin pausa de manera que tres tramas que en un principio (y durante buena parte de la narración) parecen totalmente independientes, acaben confluyendo para hilar una sola historia... y esta historia nos sumerge de lleno en un hecho histórico que no sé si realmente comprendemos hoy en día y que, casi 45 años después, sigue sin resolverse ni en un sentido ni en otro.

Así que por un lado tenemos toda la vertiente histórica, en la que asistimos a juegos de espionaje, reuniones clandestinas, manipulación de sucesos, montajes escénicos destinados a ganar tiempo, los americanos metiendo siempre las narices en todo y moviendo los hilos de cada paso que se da en cualquier sentido porque juegan a varias bandas... Quizás al principio los datos y nombres en todo lo que rodea al conflicto saharaui pueden resultar algo abrumadores, pero hay que tener paciencia. El autor tiene mucho que explicar antes de poner cada pieza en su lugar del tablero, y poco a poco todo va ocupando el lugar que le corresponde en la cabeza del lector y no solo queda clara la situación política sino qué peones van a ser más importantes en ella resultando predominantes en la historia. 

Por el otro lado tenemos el presente, en el que los intereses de la trama son totalmente distintos, más centrados en las relaciones familiares y en las de pareja, en los secretos que todos guardamos, en la dejadez en que se abandona muchas veces a las personas mayores, en la incapacidad de algunos progenitores para dejar vivir a sus hijos su propia vida y en como son los hijos los que en ocasiones son incapaces de tomar sus propias decisiones, en cómo algunos sucesos ponen nuestras vidas patas arriba y nos cambian para siempre de manera irremediable, en la precariedad laboral y cómo eso afecta a las personas desempleadas, en la impotencia que se siente cuando se quiere aportar dinero a la economía del hogar y no se puede... sí, al final esta trama revierte en la búsqueda de la verdad por parte de Sagrario para darle paz a Elvira, pero en el camino se tocan muchos temas que, en mayor o menor medida, conocemos de primera mano o en nuestro entorno.

Ya os lo he dicho otras veces, Carlos escribe muy bien, con elegancia, fluidez y sabiendo en todo momento lo que quiere decir y lo que quiere transmitir sin necesidad de florituras pero sin perder por ello ni un ápice de escrupulosidad en la narración. Sabe transmitir tan bien la historia, dosificarla en su justa medida y alternar las subtramas con el tempo que ellas mismas marcan que llega un punto, sobre todo hacia la mitad del libro en adelante, en el que no puedes parar de leer. Como lector conoces (al menos en la superficie) lo que ocurrió históricamente, pero las partes ficticias que implementa en esa realidad histórica son las que mueven realmente la trama y las que afectan también a los personajes principales, así que te urge saber cómo termina todo. Reconozco que una parte del final, un giro concreto, lo vi venir sin problemas (no puedo ser más específica), pero es que me dio totalmente igual, necesitaba seguir leyendo para saber cómo lo planteaba el autor, y eso dice mucho de lo bien armado que está el libro.

En definitiva, Carlos Díaz Domínguez vuelve a ofrecernos una novela con un trasfondo histórico predominante que, a pesar de tener un peso absoluto sobre la trama, se lee de manera ágil y ofrece mucha información que creo que a nivel general se desconoce. Al final del libro confirma lo que es verídico, lo que no, lo que está tergiversado o alterado por el bien de la narración... y a mi parecer realiza un trabajo excelente en el fin último del libro, que es entretener y dar visibilidad a la situación en el Sáhara Occidental justo antes de que España renunciara a ella (o la dejara abandonada a su suerte, más bien). Todo ello, entremezclado con la narración en presente y la investigación de Sagrario, conforma una muy buena lectura de lo más recomendable.

Lo primero que escribí, con pretendido rigor literario, fueron relatos de viaje, allá por los años 90. En el 2000 afronté mi primer reto: Los impares de Sagasta, novela que publiqué en 2006 (Editorial Arráez). Desde ese momento no he parado de vivir historias a través de los personajes que he ido creando: Los ascensores dormidos de La Habana (Arráez, 2007), Tres colores en Carinhall (Ediciones B, 2011), Lágrimas sobre Gibraltar (Ediciones B, 2012) y A las ocho en el Novelty (Ediciones B, 2014).

También he publicado dos novelas cortas y varios relatos dentro de libros colectivos.

Vine al mundo en una fría noche del mes de noviembre de 1959, en una casa llena de libros ubicada en la madrileña calle de Hermosilla. Mis padres fueron personas muy viajeras, algo que sin duda me transmitieron en los genes. Fui un niño soñador, imaginativo, curioso e inquieto. A lo largo de estos años he leído para vivir y he vivido leyendo, y si alguna vez me pierdo se me puede encontrar en la butaca de un cine o de un teatro. Creo que hoy soy la lógica consecuencia de todo lo anterior.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

RESEÑA (by MB) ::: LA NOCHE DE LA ENCRUCIJADA - Georges Simenon




Título original: La nuit du carrefour
Autor: Georges Simenon
Editorial: Acantilado
Traducción: Caridad Martínez
Páginas: 144
Fecha publicación original: 1931
Fecha esta edición: febrero 2017
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 16 euros
Fotografía de cubierta: Madrid (c. 1953), de F. Català-Roca
Tras diecisiete horas de interrogatorio a un sospechoso sin conseguir que confiese, Maigret decide dejarlo en libertad: Carl Andersen, ciudadano danés afincado en Francia, es inocente, a menos que sea un maestro de la simulación. Pero entonces ¿quién asesinó a Isaac Goldberg, corredor de diamantes holandés, que apareció en el coche de Andersen con un disparo en el pecho? Maigret tendrá que desplazarse hasta la Encrucijada de las Tres Viudas, un cruce de carreteras a pocos kilómetros de Arpajon en el que sólo hay tres casas aisladas: la villa de un agente de seguros y su esposa, la gasolinera de un boxeador retirado y la decadente mansión de Andersen y su hermana, una joven cautivadora como una actriz de Hollywood que vive encerrada en su habitación. Maigret tendrá que sobreponerse a su debilidad para resolver una compleja trama internacional en la que todos los implicados parecen ocultar algo.

En La noche de la encrucijada, Georges Simenon nos traslada a una atmósfera en blanco y negro donde el misterio empapa a todos los personajes creados por este prolijo autor belga.

Estamos ante un rompecabezas que ha de volver a montar y resolver el archiconocido Jules Maigret, comisario perteneciente a la Policía Judicial Francesa. Nuestro buen hombre tendrá que poner su finísimo olfato de sabueso a trabajar para perseguir y recoger todas las piezas que conforman su nuevo caso, y para ello debe introducirse en las vidas y obras de aquellos que están en el entorno del suceso a investigar.

Carl Andersen, danés afincado en Francia, ha aguantado estoicamente el largo interrogatorio al que le han sometido el comisario Maigret y su ayudante Lucas en la Quai des Orfèbres. Después de unas largas y penosas diecisiete horas no consiguen sacarle ninguna confesión, ni siquiera un indicio que les ayude a aclarar el asesinato de Isaac Goldberg, un holándes corredor de diamantes que ha aparecido muerto en su garaje dentro del coche de su vecino, Emile Michonnet, un agente de seguros.

El comisario Maigret pasa por su apartamento del Boulevard Richard Lenoir para cambiarse de ropa y despedirse de su esposa, Louise Leonard, ya que después del baldío interrogatorio no le queda otra que desplazarse al lugar de los hechos, la Encrucijada de las Tres Viudas, un cruce solitario que está cerca de Arpajon. En ese retirado lugar descubre que hay tres casas habitadas por tres familias completamente diferentes y desconectadas en cuanto a clase social y relaciones de vecindad, y que parecen vivir las unas a espaldas de las otras.

Por un lado tenemos la finca de Las Tres Viudas, donde vive el sospechoso principal, Carl Andersen, junto a su hermana Else, una mujer espectacular que unas veces parece quebrada y desvalida y otras se muestra ante el comisario como la mejor femme fatale sacada del cine negro. Los hermanos Andersen viven en una decadente mansión alquilada indiferentes y ajenos a sus vecinos pues, a pesar de sus circunstancias, les rodea un halo de grandeza que les impide relacionarse con ellos.

En otra casa vive el matrimonio Michonnet. El marido es un agente de seguros al que le han birlado su flamante coche de seis cilindros para utilizarlo en el misterioso crimen. Tienen un chalet de obra nueva, y tampoco están en relaciones de buena vecindad. 

Para completar el cuadro encontramos la estación de servicio con cinco surtidores y un taller mecánico, propiedad de un sencillo boxeador retirado que también vive con su mujer. Parece reírse y burlarse de todos los estirados residentes.

Con estos ingredientes, el genial Georges Simenon construye una trama donde la intriga y el suspense consiguen mantener al lector en una especie de atmósfera claustrofóbica y nebulosa carente de claridad. En ella acompañamos al magistral comisario, quien, empleando su astucia y sencillez, intentará conocer a los habitantes de la Encrucijada por medio de humildes argumentos, teniendo siempre en cuenta las diferentes clases sociales de todos ellos. Él será el único que vea a través de la neblina que enturbia este misterioso caso y levante el velo que muestra la autentica realidad: esa que responde y desvela el porqué de encontrar muerto al corredor de diamantes, Isaac Goldberg, en el garaje de los Andersen, metido en el coche de los Michonnet, con un disparo en el pecho.

El comisario Maigret es uno de esos detectives que pertenece a esa cultura literaria, la del género negro y de misterio, con la que muchos hemos crecido, ya sea porque la hemos leído o porque hemos visto alguna de las magistrales adaptaciones cinematográficas en blanco y negro que tan bien lo retratan. Comenzar a leer La noche de la encrucijada es reencontrarse con un personaje que forma parte de ti, que no sabes ni cuándo ni cómo dejó su huella, pero que siempre estuvo ahí.

Si algo hay que reconocerle a Georges Simenon es el conocimiento de su oficio, tal y como demuestra en una obra como esta, de apenas 144 páginas, en la que supo encajar y desarrollar un misterio en el que el suspense y la intriga conducen a un apoteósico final gracias al profundo retrato que hace de sus personajes, a las enriquecedoras descripciones que te meten en sus pieles y, sobre todo, a la atmósfera tan particular que crea de una manera fantástica.

Una recreación para la inteligencia del lector.  


Georges Simenon (Lieja, Bélgica, 1903 – Lausana, Suiza, 1989) escribió ciento noventa y una novelas con su nombre, y un número impreciso de novelas y relatos publicados con pseudónimo, además de libros de memorias y textos dictados. El comisario Maigret es el protagonista de setenta y dos de estas novelas y treinta y un relatos, todos ellos publicados entre 1931 y 1972. Célebre en el mundo entero, reconocido ya como un maestro, hoy nadie duda de que sea uno de los mayores escritores del siglo XX. En esta editorial han aparecido El gato (Acantilado, 2012), Pietr, el Letón (Acantilado, 2012), El perro canelo (Acantilado, 2012), La casa del canal (Acantilado, 2012), Los vecinos de enfrente (Acantilado, 2013), Las hermanas Lacroix (Acantilado, 2013), Maigret en los dominios del córoner (Acantilado, 2013), La nieve estaba sucia (Acantilado, 2014), El círculo de los Mahé (2014), Pedigrí (2015), El arriero de «La Providence» (2015), Maigret tiende una trampa (2016), El muerto de Maigret (2016) y La noche de la encrucijada (2017).

lunes, 9 de diciembre de 2019

RESEÑA (by MB) ::: LA GRANJA - Tom Rob Smith





Título original: The Farm
Autor: Tom Rob Smith
Editorial: Salamandra
Traducción: Javier Guerrero Jimeno
Páginas: 368
Fecha de publicación: marzo 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 19 euros
Imagen de cubierta: Getty Images


Apenas han pasado unas horas desde que la vida de Daniel ha sufrido un vuelco radical. Esa misma mañana, mientras regresaba a casa del supermercado, una llamada inquietante ha roto el hilo de sus pensamientos: Chris, su padre, le informa de que su madre ha sido ingresada en un sanatorio, presa de delirios. Antes siquiera de sobreponerse al impacto, otra llamada igualmente perturbadora estalla en sus oídos. Esta vez es la voz temblorosa de su madre, Tilde, asegurándole que Chris es un mentiroso, que ella no está loca, que ha salido del centro por su propio pie, pero que teme por su vida y se encuentra de camino a Londres para verlo y explicárselo todo.

Así, en cuestión de horas, Daniel escuchará dos versiones opuestas de la crisis. Con una creciente sensación de horror, descubrirá que bajo la faz de una apacible vida de jubilados, la relación entre sus padres es de una tensión y una paranoia insoportables. Ante su asombro, surgen del pasado secretos familiares, incluso posibles crímenes, y un retrato aterrador de sus seres más queridos, que lo fuerzan a descifrar la verdad y lo emplazan a la difícil decisión de tomar partido por uno de ellos. ¿A quién creer? ¿Cómo evitar caer en un juicio equivocado? ¿Acaso su vida ha sido una gran mentira? A Daniel no le queda otro remedio que volar a Suecia e investigar por su cuenta, aunque su propia identidad pueda salir dañada por la verdad.

Con La granja, Tom Rob Smith reafirma su pulso acelerado para el thriller, partiendo de una premisa intrigante, una astuta dosificación de la información, un empleo preciso del giro narrativo y el firme compromiso de no engañar nunca al lector.

En La Granja, Tom Rob Smith nos invita a dar un salto de fe junto a Daniel, su narrador-protagonista, y nos coloca en la tesitura de elegir entre dos versiones equidistantes y diferentes que provienen de su círculo de confianza. Una es la versión oficial, donde los hechos son claros, concretos y están demostrados. La otra es la versión imposible, donde se realiza una exposición cronológica de unos hechos que parecen estar relacionados con un acto deleznable, y todo ello envuelto en un ambiente natural, los bosques de Suecia, un ecosistema donde sus diferentes clases de árboles, conviven en perfecta armonía con otras especies vivas; el autor los convierte en un personaje más de la historia que evoluciona en el transcurrir de las páginas, pues ellos, con su ciclo vital,  son parte importante de la trama al influenciar y modular las vivencias entre los diferentes protagonistas.  

La historia comienza cuando, una mañana, Daniel recibe una llamada de su padre, Chris. Le dice que su madre ha sufrido un brote psicótico y que está internada en un hospital de Suecia, país donde están viviendo su dorada jubilación.

Daniel, que vive en Londres con su novio Mark, realiza los preparativos preocupado y angustiado para viajar a Suecia y ver de motu proprio qué le pasa a su madre, Tilde. Cuando está a punto de tomar el avión recibe otra llamada, esta vez de su madre, quien le comenta que a ella no le pasa nada y que todo es una conspiración de su padre que quiere hacerle daño, y que los médicos la han creído a ella y le han dado el alta. Por tanto, vuela hacia Londres para contarle su versión, o lo que ella cree e interpreta sobre los hechos acaecidos. 

En este momento el narrador-protagonista entra en frío y sin paños calientes en el conflicto de sus progenitores, una situación difícil en la que hay dos posibilidades contradictorias y antagonistas: la versión de su padre (su madre está mentalmente enferma y hay que llevarla a un hospital) o la de su madre (que cree que hay una conspiración entre su padre y más gente para volverla loca). Ante esta combinación de factores y circunstancias divergentes, a Daniel no le queda otra que dejar que se expliquen los dos, su padre y su madre, para hilar y reconducir ese relato de lo más inverosímil y sorprendente que ha estallado en su sosegada, predecible y tranquila vida.

Comenzará a a desenredar la madeja con su madre, que ha llegado a Londres para contarle y explicarle de manera cronológica y realista la relación de los hechos que han ocurrido a su alrededor desde que se jubiló y se fue con su padre para vivir su retiro dorado en una recóndita granja situada en los bosques de Suecia. Sentado junto a su madre, Daniel descubre que su vida entre algodones ha sido la farsa de un mundo feliz; él, ajeno a la realidad, por comodidad y pereza se ha creído el mundo que le construyeron sus padres sin cuestionar nada, un mundo donde, bajo la pátina de la educación y el amor, circulaban otras corrientes oscuras y soterradas llenas de secretos familiares que se alimentaban del conflicto y la desconfianza, unos elementos que parecen haber dinamitado a su perfecta familia. Su madre realiza un retrato donde resulta difícil separar el miedo de la paranoia, y donde creer supone enfrentarse a una verdad o una apariencia de verdad... el saber y el conocer provocan una situación de contingencia incompatible con el apacible y tranquilo carácter de Daniel.

Por otro lado conocemos la versión oficial, la de su padre, la que todos creen: su madre ha sufrido un brote psicótico y, por tanto, necesita un tratamiento médico para estabilizarla y que pueda salir de esta terrible situación. En este punto y ante esta disyuntiva acompañamos a Daniel, conociendo los datos en los plazos y en los tiempos que él los conoce, observando la historia desde su punto de vista, desde su conflicto y su dilema, y siendo por ello participes de sus actuaciones y sus opiniones, que cambian y giran al compás de los hechos revelados que van conformado la trama de la novela.

En La Granja, Tom Rob Smith recrea un thriller emocional y sensible donde sentimientos intensos y desbordantes alimentan la tensión que recorre toda la narración, marcando un ritmo tan trepidante como emotivo que toca las relaciones familiares y quita capas de apariencia y fingida educación para, al final, descubrir y enfrentar la verdad, la única verdad, la que está libre de creencias, apariencias y enredos.

El autor, con un lenguaje claro y concreto, absorbe y provoca interés en una historia familiar con tintes dramáticos y cinematográficos, donde las emociones y sensaciones salen del corazón del protagonista: ellas son las que guían y conducen al lector hacia lo importante, la verdad que salvará o sanará a su madre. 

Una novela en la que desde la primera página el lector entra en dinámica. Una lectura adictiva e intensa que se alimenta de cada uno de los datos y hechos que Tom Rob Smith sabe racionar, graduar y distribuir muy bien.



  
Tom Rob Smith (Londres, 1979) es hijo de madre sueca y padre inglés. Licenciado en Literatura Inglesa por el St. John’s College de Cambridge y guionista en producciones de la BBC, su debut literario, El niño 44, se convirtió en un bestseller internacional que ganó el International Thriller Writers Award a la mejor ópera prima y el CWA Ian Fleming Steel Dagger Award, entró en la longlist del Man Booker Prize y fue nominado al Costa First Novel Award. Traducido a treinta y seis idiomas y escogido entre los mejores cien thrillers de la historia por la National Public Radio, fue adaptado a la gran pantalla. En 2014, Tom Rob Smith publicó La granja, una obra que rápidamente se ganó el favor del público y la crítica y se convirtió en un éxito de ventas. La cadena BBC Two estrenó en 2015 la serie «London Spy», en la que ha colaborado como guionista.

domingo, 8 de diciembre de 2019

RESEÑA (by MH) ::: EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA - Sarah Lark





Título original: Im Land der weißen Wolke
Autora: Sarah Lark 
Editorial: Ediciones B
Traducción: Susana Andrés 
Páginas: 752
Fecha esta edición (4ª): julio 2013
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 14 euros
Diseño de cubierta: Estudio Ediciones B



 
Una inolvidable saga familiar en el exótico marco de Nueva Zelanda.

Londres, 1852: dos chicas emprenden la travesía en barco hacia Nueva Zelanda. Para ellas significa el comienzo de una nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. Gwyneira, de origen noble, está prometida al hijo de un magnate de la lana, mientras que Helen, institutriz de profesión, ha respondido a la solicitud de matrimonio de un granjero.

Ambas deberán seguir su destino en una tierra a la que se compara con el paraíso. Pero ¿hallarán el amor y la felicidad en el extremo opuesto del mundo?

En el país de la nube blanca, el debut más exitoso de los últimos años en Alemania, a través de un fenómeno de boca a boca sin precedentes, es una novela cautivante sobre el amor y el odio, la confianza y la enemistad, y sobre dos familias cuyo sino está unido de forma indisoluble.

Una epopeya fascinante, recomendada por la crítica y los libreros.
No sé si será evidente para quienes nos acompañáis en Netherfield, pero no soy lectora de landscape. Ni habitual ni eventual. De hecho creo que es la primera novela landscape que os traigo en cuatro años, y probablemente la primera que leo en muchos, muchos más. Y no os voy a engañar, hoy reseño En el país de la nube blanca porque es la única premisa que falta por cumplir en el Reto Genérico y, teniendo en cuenta que vamos a cumplir todos los retos lectores que nos propusimos en el blog a principios de año (¡hasta el nuestro, por primera vez!... ¡creo!), me daba rabia que se quedase uno de ellos colgado por un solo libro. Voy más lejos: fijaos si me da pereza este género, que este ejemplar que os traigo llevaba seis años esperando en mi estantería, y la fecha está muy clara porque fue el regalo de una amiga por Navidad y va dedicado y fechado. Cruzaré los dedos para que no se pase por el blog y se entere de que el libro estaba sin leer (por si acaso... sorry! xD).

La historia comienza en Londres y Gales en 1852, cuando se nos presenta a dos mujeres que zarparán rumbo a Nueva Zelanda para casarse, aunque ninguna de ellas conoce todavía a su marido. En el caso de Helen Davenport, una joven profesora de Londres camino de convertirse en una solterona, contesta a un anuncio que aparece en el periódico en el que se buscan mujeres para contraer matrimonio con miembros de la comunidad anglicana de Christchurch. Tras un intercambio de misivas donde todo pinta de color de rosa y el pretendiente parece tan perfecto que deja en mangas de camisa al hombre ideal, Helen pone rumbo a Oceanía (os podéis imaginar en qué queda esto...). Por otro lado conocemos a Gwyneira Silkham, una muchacha galesa de 17 años que debe subirse a ese mismo barco tras perder su padre una partida de cartas ante Gerald Warden, un astuto barón de la lana que había pedido la mano de Gwyn para su hijo Lucas en esa partida (hijo que no le acompaña en ese viaje). Las dos, Gwyn y Helen, se conocen a bordo del Dublin y se convierten en buenas amigas durante los meses que dura la travesía. Cuando pisan tierra firme al otro lado del mundo tendrán que enfrentarse a una vida totalmente distinta a la que han llevado hasta entonces, enfrentarse al hecho de que sus maridos no son en absoluto lo que esperaban y salir adelante como mejor puedan, aunque las cartas con las que juegan cada una de ellas son muy distintas.

Esta es la premisa de la historia, y es tan conocida, se ha hablado tanto de estos libros, que no creo que tenga mucho que compartir que aporte algo diferente. Solo os puedo decir que no me ha gustado tanto como parece gustar a todo el mundo, pero ya ha quedado claro arriba que no es un género que me entusiasme, así que no creo que os sorprenda.

A ver, por un lado resulta interesante leer sobre la Nueva Zelanda de mediados del siglo XIX que, al contrario que Australia (que creció y se desarrolló gracias al trabajo de los presos que trasladaban allí desde todos los confines del imperio británico), creció como colonia gracias a emigrantes europeos que buscaban hacer allí fortuna, ya fuese con el ganado, con la matanza de ballenas y focas o, posteriormente, con el oro. Claro está, para eso tuvieron que engañar a los maoríes (descendientes también de emigrantes, los polinesios, pero que llevaban allí siglos cuando llegaron los primeros exploradores europeos), quitarles sus tierras (o malpagárselas) y luego usarlos como criados, pero eso fue un detallito sin importancia. Como lectora fascinada por todo lo que tenga tufillo histórico, todas estas cosas resultan interesantes, igual que leer cómo los colonos británicos intentaron crear una Gran Bretaña en miniatura con las mismas costumbres de sus tierras de origen, el mismo orden social, mismo protocolo dentro del hogar, etc... También me ha interesado mucho conocer la cultura maorí, sus leyendas, su mitología, cómo se relacionaban entre ellos... aunque a decir verdad tampoco es que la autora profundice demasiado en nada de todo lo que os comento. Pero bueno, las pinceladas están, y es con diferencia lo que más me ha gustado del libro.

En cuanto al centro de la historia, que se presupone que es la de seguir las dispares vidas y destinos de Helen y Gwyn (o al menos esa es la premisa que se nos vende durante las primeras 150 páginas del libro), pronto queda clarísimo que a la autora lo que realmente le interesa es la historia de Gwyneira y de los Warden, y todo lo que gira en torno a ellos. Los Warden, sus criados maoríes, sus ovejas, sus caballos, sus perros, sus trabajadores, sus descendientes, los problemas de sus descendientes, sus dramas familiares, sus infidelidades, violaciones, secretos del pasado, secretos del presente, amores prohibidos... Warden al por mayor. Eso es lo que protagoniza el 80% del libro, quedando la pobre Helen relegada a ser la amiga que visitar de vez en cuando o la madre del varón que seguirá dando drama y vidilla a la historia de los Warden. Incluso cuando parece que su historia va a repuntar tras la visita de un antiguo conocido de Londres con el que quedaron cosas pendientes, la cosa queda en absolutamente nada en pocas páginas. ¿Para qué crear la subtrama de George Greenwood si luego no la vas a usar y la vas a descartar de un plumazo cuando hace falta? No me ha convencido el modo que tiene la autora de plantear la historia, y a eso debo sumar que desaprovecha en grado sumo la oportunidad de fascinar al lector describiendo una tierra tan increíblemente hermosa como Nueva Zelanda. En ese aspecto, ambientación la justita, y no será por falta de páginas para lucirse. 

No me quiero enrollar mucho, que quien más y quien menos ya conoce el libro de sobra. Tras leerlo, entiendo por qué En el país de la nube blanca en concreto, y el landscape en general, tiene millones de lectores en el mundo. Es una lectura amena, blanca y ligera que entra casi sin darse uno cuenta, pero admito que sigo sin ser fan del género y que a este libro en concreto le he visto cosas que han hecho que la lectura me pareciese correcta sin más. Se puede contar exactamente lo mismo con doscientas páginas menos (mínimo), las supuestamente dos historias principales están totalmente descompensadas y solo da importancia a una de ellas, y todo tiene una pátina de drama (usaría otra palabra, pero lo dejaré en drama) en la que a los personajes les pasa de todo y la historia avanza de casualidad en casualidad de la manera que más conviene a la autora para que el final le quede bien y bonito. Que no tiene nada de malo, ojo, que nadie me malinterprete, pero no es el tipo de historias que a mí me hacen tilín, os engañaría si os dijese otra cosa... cada cual tiene sus gustos, como tiene que ser, si no vaya aburrimiento :) ¿Me arrepiento de haberlo leído? No, en absoluto. ¿Me ha llamado la atención lo suficiente como para seguir con la trilogía? Pues tampoco. Lo mismo me tiro otros quince años sin leer landscape, pero no pasa nada de nada: no será por libros de otros muchos géneros pendientes en la estantería :)



Sarah Lark (Bochum, Alemania, 1958) es uno de los seudónimos con los que escribe la autora Christiane Gohl. Trabajó durante muchos años como guía turística. Pronto descubrió su fascinación por Nueva Zelanda, cuyos paisajes asombrosos han ejercido desde siempre una atracción casi mágica sobre ella. Sarah Lark es el seudónimo de una exitosa autora alemana que en la actualidad vive en España. Con En el país de la nube blanca, considerado el debut más exitoso de los últimos años en Alemania, sorprendió a crítica y lectores. No en vano lleva más de un millón de ejemplares vendidos. Das Lied der Maori y Der Ruf des Kiwis son las esperadas continuaciones de esta primera novela.

viernes, 6 de diciembre de 2019

Y EL LIBRO COMIENZA ASÍ... #14 ::: NOVIEMBRE 2019

¡Hola a todos!

Hoy es el primer viernes del mes, así que vamos con  la sección de las primeras frases de las reseñas del mes anterior.

Noviembre ha sido bastante más reposado que octubre. Once han sido los libros reseñados. Están ordenados según la fecha de publicación de las reseñas, y las imágenes están enlazadas por si alguien está interesado en acceder directamente a la reseña para leerla.

¡Esperamos que os gusten!
https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-combo-by-mh-el-coleccionista-john-fowles.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mb-el-ultimo-secreto-de-los-deverill-santa-montefiore.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-paisajes-italianos-edith-wharton.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mb-una-pareja-casi-perfecta-emily-eden.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-dracula-el-origen-dacre-stoker-jd-barker.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-chernobil-012340-andrew-leatherbarrow.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-therese-raquin-emile-zola.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mb-espiritus-errantes-y-otros-fantasmas-beatriz-alonso.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-silas-marner-george-eliot.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-corazon-y-ciencia-wilkie-collins.html

https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/2019/11/resena-by-mh-insomnio-juan-manuel-penate.html

miércoles, 4 de diciembre de 2019

RESEÑA (by MH) ::: LOS ARCHIVOS DE VAN HELSING - Xavier B. Fernández





Título original: Los archivos de Van Helsing
Autor: Xavier B. Fernández
Editorial: El Transbordador
Páginas: 536
Fecha de publicación: octubre 2019
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 26 euros
Diseño de cubierta e ilustraciones: Rebombo Estudio





El padre Abraham Van Helsing, un anciano sacerdote jesuita que, de niño, sobrevivió a los campos de exterminio nazis, descubre la existencia de un fondo documental que perteneció a su tío abuelo, el respetado teólogo. Mientras examina los diversos documentos que lo componen —cartas, diarios, memorándums—, el padre Van Helsing va reconstruyendo la genealogía de su familia, la cual, generación tras generación, ha dedicado sus esfuerzos a luchar contra un hombre que, para vencer a la muerte, escogió convertirse en un demonio. Desde el siglo XV hasta nuestros días, las andanzas del malvado inmortal y las de diferentes miembros de la saga de los Van Helsing se entrecruzan con multitud de personajes históricos: entre otros, el Sultán Murad, el rey Matthias Corvinus de Hungría, la condesa Báthory, Napoleón Bonaparte y su médico, el doctor Larrey, la Reina Victoria de Inglaterra, los escritores Oscar Wilde y Arthur Conan Doyle, Heinrich Himmler, Adolf Hitler, el papa Juan Pablo II y Nicolae Ceaucescu. 
Los archivos de Van Helsing es, por una parte, una novela fantástica cargada de homenajes a los clásicos del género, desde el Frankenstein de Mary Shelley hasta Los mitos de Cthulhu de Lovecraft, pasando por El castillo de Otranto de Walpole y, por supuesto, el Drácula de Bram Stoker; por otra, una enciclopédica novela histórica cuya trama se extiende a lo largo de los últimos cinco siglos de la historia de Europa; y, en otro nivel de lectura, también es una reflexión sobre la naturaleza del mal.


Este 2019 ha sido sin duda un año muy draculiano. No solo releí la novela original de Bram Stoker por vez nosecuantas (no os traje reseña), sino que leí Drácula, el origen (de esta sí os traje reseña hace poco) y Demeter (publicado por Edelvives y que es la versión ilustrada por Ana Juan del diario de a bordo del capitán del Demeter, el bergantín en el que Drácula arriba al puerto de Whitby... uno de mis capítulos favoritos del libro original, y tampoco os traje reseña). Y ahora toca Los archivos de Van Helsing, publicado por la editorial malagueña El Transbordador. Cuatro libros en un año sobre el vampiro más famoso ever... por si dudábais de mi pasión por el libro original (y me he quedado sin tiempo para leer una bio de Stoker que llegó a mis manos las navidades pasadas, pero la intención la tenía... queda para el 2020). Drácula en vena, vamos, tal y como a él le gustaría :)

¿Y qué podemos encontrar en Los archivos de Van Helsing? Pues a ver cómo os lo cuento sin destripar de más, porque la novela tiene varias capas, todas interrelacionadas, que van adelante y atrás en el tiempo dependiendo de quién nos hable y lo que nos quiera contar.

Por un lado tenemos el presente de la historia, 2004, en el que tres hermosas mujeres completamente desnudas salen del mar y se dan un festín sangriento con tres muchachos que, mala suerte la suya, estaban montándose una fiestecita a orillas de la playa. Este suceso coincide en el tiempo con la aparición de un barco lleno de cadáveres desangrados en costas catalanas. También en este marco temporal conocemos al padre Abraham Van Helsing, jesuita retirado en un pueblecito cerca de Barcelona que no solo tiene en su posesión documentos muy importantes heredados de su tío bisabuelo (también llamado Abraham Van Helsing), sino que tiene una misión secreta y muy concreta encomendada por el Vaticano: custodiar los restos que permitirían el regreso de Drácula. Este sacerdote, que no cree en Dios pero sí cree en el mal, comprende lo que significan esos sucesos que se están contando en las noticias, y sabe que el día que esperaba que no llegase nunca se acerca: el diablo prepara su vuelta.

Para contaros la otra parte de la historia, que realmente conforma el grueso de la narración, tengo que dejar primero una cosa clara. Los archivos de Van Helsing que dan título al libro hacen referencia, obviamente, a los archivos recopilados a lo largo de muchos años por el Van Helsing que todos conocemos de Bram Stoker, pero realmente este Van Helsing es el que menos pinta en la historia, porque lo que Xavier B. Fernández quiere contarnos (entre otras muchas cosas) es la historia de todos los demás Abraham Van Helsing de su familia: los que le antecedieron y los que vinieron después. Así que olvidaos del Abraham Van Helsing de Stoker, sentaos cómodamente en el sillón y preparaos para conocer a los hombres de una familia que ya desde tiempos de Vlad Tepes "El Empalador", tuvieron que hacer frente a lo sobrenatural y al diablo... un diablo conocido como Dracul.

Mirad, no me puedo aguantar, os lo tengo que decir ya: qué bien, pero qué bien me lo he pasado con este libro. Xavier B. Fernández coge lo que necesita del Drácula original pero a partir de ahí construye una matrioska ya no solo a nivel temporal en relación tanto con el propio personaje de Drácula como con sus archienemigos, los Van Helsing, a lo largo de la Historia, sino a nivel intrínseco en un viaje interior tanto hacia el núcleo de cada uno de esos personajes como de la visión que tiene cada uno de ellos del mal, del que son testigos en sucesos históricos muy diferentes y espaciados en el tiempo. A ver cómo me apaño, que quiero decir tantas cosas sobre el libro que sé que no debo deciros que sufro en silencio :)

Xavier B. Fernández asume el tipo de narración del Drácula de Stoker, así que vamos avanzando en la historia gracias a artículos de periódico, infomes policiales, cartas, diarios, memorias, memorándums, notas... Desde el apellido original de Ben Helsim hasta su derivación a Van Helsing, asistimos a ese destino que une a todos los Abraham de la familia con ese ser inmortal llamado Drácula, a quien deben perseguir y matar sin descanso a lo largo de cinco siglos y en circunstancias totalmente diferentes. También hay muchas reflexiones a lo largo de las páginas sobre el mal, las distintas formas en que se presenta, la religión, la fe, la muerte, el deseo de inmortalidad inherente a muchos seres humanos, el ansia de guerra de la raza humana y el poder que conlleva, los diferentes sistemas gubernamentales... Esta historia es puro entretenimiento si eso es lo único que se busca, pero también tiene un alto componente filosófico si el lector quiere adentrarse en las entrañas del mal y en las vicisitudes que hacen del ser humano algo tan imperfecto.

¿Cuáles son, a mi parecer, los dos puntales de este libro? Por un lado la estrella de esta novela por mucho que los Van Helsing pululen constantemente de acá para allá: Vlad Tepes. El autor regala a los lectores del Drácula original lo que el propio libro de Stoker nos escamotea: la historia de cómo Vlad, el sanguinario vaivoda de Valaquia, se convierte en Drácula. Y no solo eso, sino cómo vive, percibe y asimila la eternidad, cómo se enfrenta a ella, a los cambios, a las nuevas sociedades... como intenta adaptarse y sacar beneficio de ellas, cómo jamás le abandonan sus ansias de conquistador, y cómo unas veces las cosas le resultan mejor que otras. Porque sí, claro, si en esta historia Drácula hubiese muerto para siempre donde Stoker lo dejó, no tendríamos mucho con lo que trabajar. Drácula muere varias veces, pero siempre renace de sus cenizas, y sus memorias, esas memorias que Xavier B. Fernández relata genialmente aquí, son un auténtico deleite. Son sin duda mis segmentos favoritos de todo el libro, y eso es mucho decir, porque he disfrutado como una cría de toda la historia: cada vez que un capítulo comenzaba con Memorias del que fue en su anterior vida Vlad Drácula, príncipe de los valacos, se me ponía una sonrisa en la cara (el diablo tiene el poder de hechizar también a través del papel xD), porque la voz que le da el autor, la personalidad que le imprime, la soltura con la que habla sobre sí mismo y sus salvajadas, no tiene precio (también os digo que el hecho de que este señor, el Vlad original, sea hoy en día héroe nacional en Rumanía es, cuando menos, espeluznante, que una cosa no quita la otra).

¿El otro puntal del libro? Todo el componente histórico y el modo en que el autor lo utiliza, porque no solo se nota un trabajazo monumental de documentación para movernos por distintos marcos históricos (la invasión napoleónica de Rusia, la Segunda Guerra Mundial, la caída del comunismo en Rumanía e incluso la propia situación política en la Valaquia del siglo XV en la que vivió el auténtico Vlad Tepes), sino que va un paso más allá y, en esos marcos históricos y reales, implementa con una destreza y un desparpajo simplemente geniales tanto personajes reales como personajes literarios que interactúan sin complejos haciendo guiños constantes al lector. Napoleón, el doctor Larrey, Víctor Frankenstein y su Criatura, un actorcillo llamado Bela Lugosi, Erzsébet Bathory (la condesa sangrienta), el dictador rumano Ceaucescu, Hitler y su hombre a la sombra (Himmler), el señor Hyde de Robert Louis Stevenson, Carlos Grey (afroespañol que sobrevivió realmente en Mauthausen del modo que se narra en el libro), Arthur Conan Doyle, Bram Stoker, la condesa Margit von Batthyány (el episodio que se narra en el libro también es real en la base histórica)... Este maridaje no puede sino triunfar cuando además la lectura desprende un homenaje latente, perseverante y entusiasta por la literatura en general, y por la gótica y de terror del siglo XIX en particular.                   

Con todo lo que os he contado, y a poco que conozcáis mis preferencias y filias literarias, dudo mucho que os pueda sorprender que haya disfrutado tantísimo de Los archivos de Van Helsing. Contiene tantas cosas que me gustan que es casi pecado. Os digo más: es una novela que sé que releeré en algún momento, ya sea de principio a fin como ahora, o fragmentos sueltos según lo que me pida el cuerpo en ese momento, sobre todo los diarios de Vlad Drácula, porque me parecen tan fantásticos que quiero degustarlos de nuevo. 

Poco me queda por decir. Totalmente recomendable para aquellos amantes del Drácula original de Stoker, porque Los archivos de Van Helsing es un homenaje tanto al libro como a sus lectores pero con una personalidad totalmente propia y contando una historia totalmente personal que va mucho más allá de lo que el lector pueda esperar cuando abre el libro por primera vez. De la edición de El Transbordador solo puedo hablar maravillas: bonita hasta decir basta, currada como el libro y su historia se merecen. Cómo se agradece que las editoriales comprendan que la historia es, obviamente, lo más importante, pero que una buena edición convierte un libro en algo que va más allá y que enriquece la experiencia del lector.

Xavier B. Fernández (Barcelona, 1960) ha trabajado como periodista en diversas publicaciones (Diario de Terrassa, Ajoblanco, Fotogramas, Vivir en Barcelona, El Nuevo Cojo); ha escrito guiones para series de televisión de dibujos animados (Detective Bogey, Bandolero) y, hasta la fecha, ha publicado cinco novelas: Kensington Gardens (Premio Novela de Carretera, 2006), El sonido de la noche (reeditada posteriormente con el título Barcelona Jazz Club), Un trabajo nocturno (Premio Río Manzanares, 2010), El amante de la mujer árbol (Premio Fernando Quiñones, 2013) y Dinero fácil (Premio Black Mountain Bossòst de novela negra, 2019). También es autor de una obra de teatro en catalán (Diògenes i Epicur al parc), un libro de poemas (La playa de los peces muertos) y otro de relatos (El diablo tiene sentido del humor). En 2017, su obra Los archivos de Van Helsing quedó finalista en la convocatoria del Premio Fernando Lara de novela.