lunes, 1 de marzo de 2021

RESEÑA (by MH) ::: NOCHES BLANCAS - Fiódor Dostoievski




Título original: Belye Nochi
Autor: Fiódor Dostoievski
Editorial: Nórdica
Traducción: Marta Sánchez-Nieves
Páginas: 128
Fecha publicación original: 1848
Fecha esta edición: junio 2015
Encuadernación: rustica con solapas
Precio: 18 euros 
Ilustración de cubierta e interiores: Nicolai Troshinsky





San Petersburgo, su luz, sus casas y sus avenidas son el escenario de esta apasionada novela. En una de esas «noches blancas» que se dan en la ciudad rusa durante la época del solsticio de verano, un joven solitario e introvertido narra cómo conoce de forma accidental a una muchacha a la orilla del canal. Tras el primer encuentro, la pareja de desconocidos se citará las tres noches siguientes, noches en las que ella, de nombre Nástenka, relatará su triste historia y en las que harán acto de presencia, de forma sutil y envolvente, las grandes pasiones que mueven al ser humano: el amor, la ilusión, la esperanza, el desamor, el desengaño.

Ya sabéis que soy doña rusos, y que siempre os digo lo mismo: no hace falta que os metáis un tochal de mil páginas entre pecho y espalda para acercaros a estos clásicos. Eran los maestros de la novela corta, y esos mismos autores que siguen fascinando a los lectores hoy en día con obras grandiosas hacían auténticas genialidades en menos de 150 páginas. Os he traído ejemplos de Tolstói, Turguénev, Leskov, Pushkin, Gógol (que, aunque ucraniano, escribía en ruso)... Y hoy os traigo a Fiódor Dostoievski, probablemente el único de mis rusos de cabecera que todavía no había puesto un pie en Netherfield. Noches blancas fue publicada cuando su autor apenas tenía 27 años. 

Nuestro narrador es un hombre solitario cuyas únicas amistades son esas personas que se encuentra en sus paseos cada día pero con los que ni siquiera cruza un saludo. Él los considera amigos, los llama así, pero no ha cruzado palabra con ellos. Cuando lo conocemos se lamenta profundamente de que muchas de esas amistades se hayan ido a sus dachas y hayan abandonado Petersburgo, pero volviendo una noche de unos de sus paseos ve a una muchacha joven a la que protege en un apuro. Mientras la acompaña a su casa estrechan su relación de tal manera que deciden encontrarse las noches siguientes para contarse sus vidas, pero la joven (llamada Nástenka) le pone una condición: bajo ningún concepto debe enamorarse de ella. Él accede encantado, ¡ningún problema! Ha encontrado una mujer con la que por fin se atreve a hablar, serán amigos para siempre... ¿en qué cabeza cabe que vaya a enamorarse de ella? (en la de todo el mundo menos en la suya, estaréis pensando... ¿estaréis pensando bien?)
 
Antes de seguir, por si queréis saber qué es una dacha...  son casas pequeñas de veraneo en el campo que el zar "otorgaba o donaba" a las familias de clase media en el siglo XIX. Millones de familias rusas tenían una dacha, y hoy en día siguen formando parte de la tradición del país y es habitual pasar tiempo en ellas.

Supongo que lo primero que debo hacer es aclarar el título, porque sumado a la ilustración de esta edición concreta de Nórdica (que a primera vista y sin contexto parece un paisaje nevado) puede dar lugar a pensar en un libro invernal, y nada más lejos de la realidad. Las noches blancas son un fenómeno natural que se produce durante las fechas próximas al solsticio de verano en regiones polares; el sol no llega a ocultarse por completo y se funde con el amanecer, permaneciendo el cielo iluminado durante casi toda la inexistente noche. En San Peterburgo, ciudad donde transcurre esta novela de Dostoievski, el sol no se pone hasta las diez de la noche y las horas siguientes están iluminadas de manera natural por un cielo crepuscular, evento que a día de hoy se ha convertido en motivo de celebración y fuegos artificiales conocido como Festival de las Noches Blancas
 
Todo esto que os explico es muy importante para comprender el contexto de la narración, ya no solo por el hecho de que es una historia estival, no invernal
(lo que posibilita tantas horas en la calle sentados o paseando tranquilamente, algo impensable a comienzo de año con sus bajísimas temperaturas) sino para entender cómo es posible que estos dos personajes (recordemos que son un nombre y una mujer solos y prácticamente desconocidos a mediados del siglo XIX) pasen juntos varias noches al aire libre como si nada, a la vista de quien tenga ojos y quiera ver, y es precisamente porque hay luz y desaparece el factor de nocturnidad que daría a estos encuentros un matiz muy distinto y bastante más dudoso moralmente hablando (que la ciudad esté medio desierta también ayuda, claro).

Otro detalle a tener en cuenta. Si estáis pensando en el Dostoievski de Crimen y castigo, Los hermanos Karamázov, El jugador o Humillados y ofendidos, libros que se meten hasta el cuello en la reflexión y el análisis psicológico de los personajes y que reflejan aspectos muy duros de la Rusia zarista del siglo XIX en general y de la propia vida del autor en particular... olvidaos. O bueno, no os olvidéis, porque Noches blancas es eso pero introducido en una Thermomix y mezclado con un poco de ironía algo sarcástica, otro poco de humor un tanto delicado, una pizca de romanticismo ilusorio y un mucho de genio para hablar de lo divino y lo humano en un contexto tan aparentemente sencillo como dos personajes que se reúnen durante tres noches para contarse sus secretos. ¿El resultado? Una obra que sigue poniendo sobre la mesa un análisis profundo de sus personajes pero con una carga emocional más liviana y asumible y un regusto final más... ¿confortable? ¿Amable? Aunque a mí ese final (sin poder entrar en más detalles) me ha dado un poco de rabia, pero yo no soy personaje del libro, conmigo nadie se ha portado mal y por tanto mis sentimientos no tienen mayor importancia (aunque deberían... otro gallo cantaría).

Y estaréis diciendo: "Ya, ya, ¿pero de qué habla el libro, alma de cántaro, que todavía no nos ha dicho nada?". Pues de los sueños, las inseguridades, la soledad, la ilusión, la necesidad de encontrar un alma amiga que nos comprenda y nos acepte tal y como somos, el amor correspondido y el que no lo es, las esperanzas y los miedos, la ceguera voluntaria ante los sentimientos de los demás, el egoísmo innato en el ser humano, la generosidad también innata en (alguno que otro) ser humano... el perdón, la comprensión, la esperanza, el amor que no pide nada a cambio y la generosidad de sentimientos que engrandence a aquellos que ni siquiera son conscientes de poseerla y que muchas veces no ven recompensado su buen corazón. 

Sí, todo eso (y mucho más) es Noches blancas. La primera noche se conocen los personajes y la segunda noche conocemos la historia de nuestro narrador, ese hombre sin nombre tan dostoeievskiano que se abre en canal ante el lector; la tercera noche llega la historia de Nástenka y todo comienza a girar a su alrededor (resulta inevitable que todo gire a su alrededor desde el principio, ¿verdad?). Él feliz de compartir esas noches con ella y de haber encontrado al fin una mujer con la que puede y sabe ser él mismo; ella feliz de poder desahogarse al oído de un alma completamente entregada a sus desdichas y pesares; los dos pasando varias noches juntos compartiendo sus cuitas pero dejando volar el corazón en direcciones completamente contrarias. El protagonista llega a la última noche con el alma en vilo y el lector, conociendo como conoce lo que late en su corazón, le acompaña como quien ve venir un descarrilamiento y no puede hacer nada por evitarlo. O a lo mejor el tren vuelve a la vía y tenemos un asombroso giro de los acontecimientos. A saber, yo no digo nada... pero no deis nada por sentado, ni siquiera cuando tengáis el libro entre las manos y os vayáis acercando al final.

No puedo contaros más, el libro no llega a las cien páginas si no se tienen en cuenta las ilustraciones. Hay que acompañar al protagonista y a Nástenka durante las cuatro noches y la mañana en que finaliza la historia para ser testigos de cómo Dostoievski, sea en una novela magistral, desgarradora, compleja y tensa, sea en una novela corta aparentemente ligera y esperanzada, siempre hace eso que se le da tan bien: tejer personajes de carne hueso, reales en sus imperfecciones y creíbles en sus decisiones mal que nos pese. No, no estamos ante una novela excelsa de grandes dramas, debates morales y ética en juego, pero recordad que en los pequeños detalles, en las historias aparentemente humildes, a veces se esconden destellos edificantes de grandísima literatura. Noches blancas deslumbra con muchos de esos destellos, y lo que se cuenta en sus páginas forma parte tan intrínseca de la naturaleza humana que, si cerraséis los ojos e hicieseis un viaje mental en el tiempo, no veríais diferencia alguna con la misma situación en nuestra época. Lo que se cuenta en Noches blancas ha pasado, sigue pasando, seguirá pasando. El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Fiódor Dostoievski (Moscú, 1821 - San Petersburgo, 1881). Novelista ruso. Educado por su padre, un médico de carácter despótico y brutal, encontró protección y cariño en su madre, que murió prematuramente. Al quedar viudo, el padre se entregó al alcohol, y envió finalmente a su hijo a la Escuela de Ingenieros de San Petersburgo, lo que no impidió que el joven Dostoievski se apasionara por la literatura y empezara a desarrollar sus cualidades de escritor. En 1849 fue condenado a muerte por su colaboración con determinados grupos liberales y revolucionarios. Tras largo tiempo en Tver, recibió autorización para regresar a San Petersburgo, donde no encontró a ninguno de sus antiguos amigos, ni eco alguno de su fama. Su obra, aunque escrita en el siglo XIX, refleja también al hombre y la sociedad contemporánea.

14 comentarios:

  1. He releído hace poco esta obra, y me quedon con las ganas de hacerme con esa edición que nos presentas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Tengo muchas ganas de leer al autor y creo que este es un libro perfecto para hacer una primera toma de contacto, además esta edición me parece preciosa. Muchas gracias por la reseña :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola, este no lo he leído, tengo a los rusos un poco abandonados. Me apunto el título y la edición que me parece preciosa. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapísima, pues mira que me suelo apuntar muchos de los libros que nos recomiendas, pero este no sé por qué no me ha entrado por el ojillo... Lo tendré que pensar.
    un besazo

    ResponderEliminar
  5. Anda pues si solo fueran dos...y como me dice una amiga, además de tropezar con ella te la llevas. En fin, que me encantan los rusos, son súper intensos y se abren en canal a la hora de escribir. Así que me apunto a las Noches blancas (que yo lo sabía por la peli de Baryshnikov, nada que ver con la novela). Y sí, los rusos son muy buenos con la novela corta y el relato. Y con todo en realidad.
    Ya sabemos qué va a pasar pero da igual.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Leí a Dostoievski, Crimen y castigo, hace mucho tiempo y te confieso que para mí fue demasiado. También es cierto que yo era muy joven, no sé... el caso es que no tengo yo muy buena relación con la literatura rusa porque otros intentos han terminado en sonoros fracasos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Este es un eterno pendiente, con el agravante de que lo tengo comprado, a ver si me pongo. Crimen y Castigo me gustó mucho, aunque en algún momento se me hizo cuesta arriba. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes, MH:
    Creo que tú y yo somos medio rusas de alma. Al mnos vivimos enamoradas de la música que emana de sus letras. En mi caso, este ruso es el que menos he leído por culpa de mi adolescencia (no estaba preparada para leer Crimen y castigo cuando lo hice), no obstante poco a poco voy subsanado el tema. La próxima lectura que haga de él será ésta.
    Un abrazo y gracias por tanto y tan bueno!!

    ResponderEliminar
  9. Lo he leído hace un par de años y me gustó mucho, aún si admito que la literatura rusa me cuesta. El año pasado por ejemplo, he leído “El idiota” y por momentos he estado a punto de dejarlo... al final me encantó pero creo tardaré un tiempo en encarar otro “ruso”.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Parece una lectura para saborear y disfrutar y aunque no me veo leyéndolo si se de alguien a quien podrían encantarle así que tomo nota

    ResponderEliminar
  11. A ver si me animo y leo algo más de este autor. La verdad es que los Rusos me cuestan, me cuesta ponerme con ellos pero ya va siendo hora... Gracias por la reseña. Voy a buscar esta obra a ver qué tal.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Yo no he leído nada suyo pero esta propuesta que traes me gusta mucho, mucho y además la edición es una verdadera preciosidad. Voy a bichear por ahí a ver si me hago con ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho "Noches blancas" porque me parece una puerta de entrada estupenda (y que no da miedo) para los lectores que quieren acercarse a Dostoievski por primera vez, y porque pese a la brevedad de esta historia, ya se pone sobre la mesa los grandes temas y reflexiones del autor ruso. No está tan tocado por el romanticismo como Tolstoi (por eso mi preferido es Tolstoi) pero el desgarro del alma está ahí. Perfecto como antesala de "Crimen y castigo". Besos.

    ResponderEliminar
  14. Lo leí hace unos años y me gustó bastante, creo que es perfecto para iniciarse con el autor.

    Besotes

    ResponderEliminar