lunes, 18 de mayo de 2020

RESEÑA (by MB) ::: EL TIEMPO DE LA LUZ - Silvia Tarragó





Título original: El tiempo de la luz 
Autora: Silvia Tarragó 
Editorial: Umbriel  
Páginas: 256
Fecha de publicación: mayo 2016
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 5,95 euros 
Diseño de cubierta: más!gráfica






 
Una novela ambientada en las primeras galerías comerciales subterráneas de Barcelona (y Europa). Retrata con gran acierto y realismo la Barcelona de los años 40 hasta los 90, momento en el que se cerró La Avenida de la Luz. . En El tiempo de la Luz, la Avenida es un lugar que aporta ese toque de magia cotidiana que puede encontrarse en la estación de tren de la película La invención de Hugo. Desde su inauguración en 1940 como las primeras galerías subterráneas en Europa, la lujosa Avenida de la Luz es un espejo de los cambios de la Barcelona de posguerra. 

Julia, una joven criada recién llegada a la ciudad, iniciará un romance con un revisor del tren de Sarriá y, años después, una pasión prohibida que le traerá terribles consecuencias. Ella será testigo de la evolución a lo largo del tiempo de la galería y de algunos de sus comerciantes como Rosita, hija de los dueños de la pastelería, que vivirá su primer amor con el acomodador del cine Avenida de la Luz, mientras sueña con el aprendiz de barbero, implicado en actividades políticas. Una dama de misteriosa fortuna que abre una tienda de máquinas de escribir. Una perfumera que se relaciona con hombres poderosos del régimen. Un ferroviario que escribe poemas mientras pasea entre las columnas. Estos son los personajes que configuran un mundo que va cambiando, década a década, siguiendo el emocionante latido de Barcelona desde la posguerra hasta el final de los ochenta.

Con aquellas historias fabulosas, Coral había conseguido iluminar la terrible realidad que estallaba alrededor de su mundo infantil. Gracias a esa magia, había liberado también a sus compañeros del peso de una ciudad que se derrumbaba.
Un espacio, Barcelona. Un año, 1940.

El 31 de octubre de 1940, una jovencísima Julia llega procedente del tren de Sarriá a la Avenida de la Luz, las primeras galerías comerciales subterráneas que se construyeron en Europa. Antes de llegar a su destino (la casa del Doctor Artiaga, donde va a comenzar a servir) y con un equipaje de lo más humilde pero cargado de ilusión, se pasa por el nuevo faro subterráneo que ilumina Barcelona. Un tanto perdida, Julia ha dejado a su familia en Martorell, y de alguna forma entiende que ha iniciado su camino, un destino que, aunque incierto, está lleno de posibilidades.

Paseando por esos maravillosos locales comerciales, conoce a Rosita, la hija del dueño de la pastelería, que le da a probar un pastel. Julia se siente tan agradecida que le promete volver a por más (esta vez pagando) cuando cobre la primera paga. Y por supuesto que nuestra golosa vuelve a por más bocados deliciosos que supondrán el comienzo de una gran amistad que durará décadas. 

Ya tenemos a Julia y a Rosita en el mismo espacio; nos falta Coral, que también trabaja en la Avenida de la Luz. Su padre es el dueño de una perfumería, y tanto Coral como Rosita se conocen desde siempre; las dos fueron juntas a los mismos colegios y ambas pertenecen al mismo círculo comercial de Barcelona. Para ambas, Julia es una más de ellas; la esperan en su día libre para hablar de sus cosas, de sus ilusiones y de su futuro. Son jóvenes y, a pesar de las circunstancias, están llenas de esperanza y anhelan el futuro cada vez más cercano y asequible.

En El tiempo de la luz, Silvia Tarragó narra la historia de estas tres mujeres a lo largo del siglo XX, el modo en que sus vidas se entrecruzan al tiempo que lo hacen sus amores, y como ellas, movidas en algunos momentos por la ambición y la envidia, se olvidan de la vieja amistad que las hacía invencibles frente al mundo.
Pero aquella mañana de febrero la perfumera prefería mirar adelante, hacia el futuro, mientras metía su equipaje en el maletero del taxi. Se acomodó en el vehículo junto a Rosita, que estaba casi más emocionada que ella. Se la veía espléndida con su abrigo de lana cruzado, de solapas anchas, abrochado con un cinturón de hebilla redonda.
Los años van transcurriendo para nuestras protagonistas y para la Avenida de la Luz. Tanto unas como otras se integran perfectamente, las luces de los escaparates son el motor que moviliza sus vidas: si les sacas del subterráneo, pierden el sentido y la direccionalidad. Cada una de ellas tendrá sus propias vivencias, ya sean sus amores o sus hijos, pero de alguna manera todo será compartido. A pesar de la opresión social, de los distintos sentimientos y de las diferentes dificultades sabrán construirse una historia alternativa situada bajo el suelo de Barcelona, en la antigua Avenida de la Luz.

Julia parece el personaje de más peso en la novela y se relata su vida más pormenorizadamente. Sabremos como le fue en la casa del doctor Artiaga, que se trajo de ella, sus amores con el revisor-poeta del tren de Sarriá y su decisión... o, mejor dicho, indecisión.

En cuanto a Rosita y Coral, veremos como su antigua amistad tiene raíces muy profundas excavadas en el tiempo. Comparten mucho más de lo que suponen, tal y como vemos en el gusto y la elección de sus parejas (que siempre gira en torno a la otra amiga), donde también caben la envidia, los celos y la ambición.

Sí algo hay que agradecer a Silvia Tarragó es como, usando un lenguaje, claro y cristalino, ha sabido integrar las distintas épocas históricas, los hechos y los datos en la ficción sin sentir que los primeros abruman y ahogan las distintas tramas con sus personajes. Se percibe la fluidez natural del paso del tiempo desde el recuerdo de las protagonistas, aligerando con ello la novela y su lectura.

Tres mujeres, un espacio y toda una vida durante la que compartir experiencias (unas agradables y otras tremendas), amores y desamores, ilusiones y desesperanzas... peroo con un solo hilo conductor: el sentido de la verdadera amistad.




Silvia Tarragó nació en Barcelona en 1968, fue librera durante 14 años. Es autora de la saga juvenil Top Fairies (Edebé), de la novela La veu del roure (Premio de narrativa juvenil de la Vall d'Uixó 2008), y del libro de relatos Ciutats de l’impossible. Emocionante relato que tiene como trasfondo medio siglo de la historia de Barcelona, El tiempo de la luz es su primera novela de adultos.

23 comentarios:

  1. Hola MB, parece de un estilo parecido a Care Santos... Me gusta mucho Care, pero es verdad que a veces estas historias cotidianas de postguerra me cuesta más ponerme con ellas...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gracia, Nitocris! Soy Sílvia Tarrago y Care es una gran amiga mía. Nos conocimos en una asociación de jóvenes escritores de Barcelona en los 90 y vivimos muy cerca. Yo también soy fan de Care, he seguido muy de cerca su trayectoria, y es cierto que los temas que tocamos se parecen pero ella es más cañera con sus personajes, creo que yo les trato mejor ;-) Igual ya las has leído, pero si no es así te recomiendo 'Media vida' y 'Todo el bien y todo el mal' que es su última novela. Por cierto, dentro de poco saldrá la segunda parte y la espero como agua de mayo. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Silvia es un placer ver que los escritores se pasan por los blogs y nos animan con su opinión. Sí que he leído Media vida y casi todas las de Care, menos la última, que creo que es Todo el bien y todo el mal... De hecho una que me gustó muchísimo de ella es El aire que respiras, en la que se trata el mundo del libro antiguo y de la importancia de los bibliotecarios (y yo, que soy bibliotecaria) me encantó esa alusión a nosotros...
      Un besazo y encantada de ver que contestas a los mensajes...

      Eliminar
  2. Hola.
    Pues pinta a historia bonita, nostálgica. La época tiene un encanto propio pese a las dificultades.
    No me importaría echarle un vistazo.
    Da la sensación de lectura amable.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No me importaría leerla, tiene buena pinta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! No había oído hablar de esta novela, pero me llama muchísimo la atención lo que nos cuentas. Sin duda me la llevo apuntada para más adelante.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en la estantería esperando y tu reseña me anima a leerlo prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues ya me había fijado en este libro y me gusta lo que cuentas, creo que lo disfrutaría mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La cubierta es sugerente. El precio, imbatible. Buena reseña.

    ResponderEliminar
  8. La ambientación no puede ser mejor, la lectura parece envuelta en brumas de añoranza. Me encanta.

    Un besito Miss B 💋

    ResponderEliminar
  9. Tiene muy buena pinta, no es el tipo de novela que suelo leer pero me ha gustado lo que cuentas en tu reseña.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Disfruto de este tipo de libros y por lo que leo en tu reseña sin duda podría ser una lectura ideal para mí.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabéis que se siguen conservando esas columnas de la Avenida de la Luz? Actualmente están dentro de un tienda comercial de perfumería que hay ubicada en el mismo sitio. Sin duda leería la novela. Besos

    ResponderEliminar
  12. Creo que también podría disfrutarla, no la conocía y te agradezco el descubrimiento.
    Un besito

    ResponderEliminar
  13. Le eché el ojo cusndo s e publicó pero la he dejado pasar. He leído novelas similares, situadas también en Barcelona y la verdad es que me suelen gustar mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola, tiene buena pinta. Si se cruza en mi camino no me importaria leerla. Besinos.

    ResponderEliminar
  15. No suena mal pero creo que no es para mi ahora mismo. Así que lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  16. Suena bien, pero no dista mucho de otras novelas parecidas que me he ido apuntando últimamente. Esta vez no me la llevo, que hay que priorizar.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  17. No me importaría leerlo, no pinta nada mal.

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Hola, soy Sílvia Tarragó y me he llevado una gran sorpresa al encontrar esta reseña porque escribí esta novela hace 4 años, y no es habitual que te sigan leyendo cuando ya no eres novedad. Me ha gustado mucho el análisis detallado que has hecho, Miss Bingley, te lo agradezco muchísimo ya que no sólo me anima sinó que me ayuda a ver cuáles son mis puntos fuertes. 'El tiempo de la luz' fue la primera novela que escribí dirigida a un público adulto, y fue difícil concentrar 50 años de historia en algo más de 200 páginas. Además de comprimir las vidas de los diferentes personajes, ya que es una novela coral. Cuando escribes sobre una época, sobre una profesión o sobre un lugar creas expectativas diferentes en cada persona y es imposible contentarlas a todas, tienes que decidirte por un enfoque. Me alegra que el mío haya conectado con tus gustos y expectativas. Gracias por tu reseña, felicidades por el blog y gracias a todas las que han comentado. ¡Un abrazo y mucha luz!

    ResponderEliminar
  19. Que linda portada, y el saludo de la autora siempre se valora un monton eso! Perfecto trabajo como siempre no por nada eres uno de mis blog preferidos.

    ResponderEliminar
  20. Ay, esta es de las que me puede gustar. Me gusta la época, con sus dificultades pero también con sus ganas de luchar y seguir adelante. No me importaría leerla. Tiene pinta de ser muy bonita. Besos

    ResponderEliminar
  21. Ala yo no conocía tu blog! Me quedo por aquí ><!
    Haces unas reseñas muy completitas, gracias! ^^
    Me gusta mucho los 40 y siempre intento informarme un poquito más, me lo apunto! ^^
    Un besito!

    ResponderEliminar