miércoles, 21 de febrero de 2018

RESEÑA (by MH) ::: PERO... ¿QUIÉN MATÓ A HARRY? - Jack Trevor Story





Título original: The trouble with Harry
Autor: Jack Trevor Story
Editorial: Alba (colección Rara Avis)
Traducción: Concha Cardeñoso Saénz de Miera 
Páginas: 160
Fecha publicación original: 1949
Fecha esta edición: noviembre 2014
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 14,90 euros
Imagen de cubierta: Fotograma de la película Pero... ¿quién mató a Harry? (Alfred Hitchcock, 1955)
Una mañana de verano, en un bosque que rodea la urbanización de Sparrowswick Heath, un niño de cuatro años encuentra el cadáver de un hombre. Al contrario de lo que sucede en las novelas policíacas, no se trata aquí de encontrar, entre una serie de sospechosos, quién es el asesino: más bien al contrario, aquí hay toda una serie de personas que confiesan haber matado a la pobre víctima... con lo que ciertamente se hace difícil determinar quién lo hizo en rea­lidad. 

Pero... ¿quién mató a Harry? (1949), adaptada en 1955 al cine por Alfred Hitchcock, es una fenomenal vuelta de tuerca a los mecanismos de la novela policíaca, una excelente comedia negra elaborada con toda la tranquilidad y mordacidad de la flema británica.
Que sí, que sí, que ahora os suelto un rollo de estos míos que aburren a las ovejas, pero que lo tengáis claro desde YA: me parece una joyita. Todo lo que diga a partir de ahora es paja pa'rellenar, porque la idea esencial se reducirá básicamente a esa frase en negrita de este muy poco profesional párrafo de apertura xD.

El caso es que soy muy fan del amigo Hitchcock. Cuando era una cría, en vez de gastarme las pelillas que me daban mis padres en cosas normales de mi edad, yo me iba al Carrefour (iba a hacer el chiste pero no lo hago xD) y me compraba sus pelis. Palabrita. Una vez llegué a juntar mucho dinero, y me compré un pack, ¡un pack! de varias de sus pelis más antiguas. Con unos 13 o 14 años. Si en aquel momento hubiese sabido quién era Gollum, me hubiese sentido como él. Friki se nace. Lo que no sabía era que muchas de esas pelis estaban basadas en libros, de eso me enteré años después. Y desde que la iluminación informativa llegó a mi vida, uno de mis propósitos ha sido leer todos esos libros que Alfie Hitch adaptó y que tantas horas maravillosas me han dado y me seguirán dando a lo largo de mi vida. Y todo esto nos lleva, obviamente, al libro que hoy os traigo.

A ver cómo os lo explico...

Abie es un niño de cuatro años al que le gusta andar por el bosque de una manera que él se ha inventado acechando a sus presas escopeta de plástico en mano, y que de repente oye un disparo, disparo que se pierde por encima de él hacia un lugar donde está escuchando una discusión entre un hombre y una mujer. Después se queda todo en silencio, y sigue andando de esa manera que él se ha inventado... y se encuentra con un hombre despatarrado con sangre en la frente y, digamoslo sin rodeos, muerto. Muy muerto. Súpermuerto. De la mujer no hay rastro. Del que ha disparado tampoco. Abie se marcha en busca de su madre, pero ese bosque está más transitado que el metro en hora punta, y Harry, que así descubriremos que se llama el muerto, recibe muchas visitas de todo tipo: la del nuevo capitán (el disparo que había escuchado Abie era suyo, y aunque sospecha que lo ha matado él, tampoco se le ve muy por la labor de denunciarlo), la guapa madre de Abie (a la que solo le falta dar palmas cuando ve que Harry está muerto y se vuelve a casa a celebrarlo comiendo pasteles), la solterona señorita Graveley (que ve al capitán arrastrando al cadáver y, sin que se le mueva un solo mechón del pelo, le invita a tomar el té y le deja seguir a lo suyo)...

Como veis, nadie parece especialmente preocupado por el hecho de que Harry haya sido asesinado, lo que sin lugar a dudas convierte a todos en sospechosos. Y es que a ver, es un forastero... y total, es un muertecito de nada... y estas cosas de muertos solo dan complicaciones y mucha pereza, ¿no creéis? Con lo tranquilos que estaban ellos, y viene el cadáver de Harry a molestar... pero algo habrá que hacer con el cuerpo, ¿no? Claro, que deshacerse de un muerto nunca fue tan complicado, y mientras lo entierran y desentierran y lo vuelven a enterrar, realmente la duda persiste, porque la cosa no está muy clara, y tú, como lector te preguntas: A ver, que me entere yo de una buena vez. Pero... ¿quién mató a Harry?

Cuando me encuentro un libro que en manos sin talento podría ser una historia más, pero que moldeada por un genio brillante, una prosa magnífica (y mordaz, irónica, punzante...), un humor negrote y una barniz británico que lo cubre todo, se convierte en una novela deliciosa, fantástica y sorprendente, yo doy palmas con las orejas y con lo que haga falta. Es que encima estamos, una vez más, ante la primerísima novela de un autor. ¿Por qué unos tienen tanto talento y otros tenemos tan poco? Lloraré mis penas en otro lado.

Sparrowswick Heath es el lugar remoto y escondido de la campiña inglesa donde tiene lugar la acción. En esta urbanización hay casitas desperdigadas con nombres como El Barco, Caos, El Refugio, Buena Vista... y en estas casitas viven personajes tan excéntricos como excéntrico es el lugar donde a un lumbreras del ladrillo se le ocurrió construirlas. Viven apartados del mundo, y el mundo ignora su existencia, así que cuando se les presenta un muerto a la hora de la comida, pues tienen su propia manera de lidiar con el asunto. Ahí está, ni más ni menos, el meollo de todo el asunto.

En la sinopsis se hace alusión a una vuelta de tuerca a los mecanismos de la novela policíaca... a ver, sí pero no. Quien busque algo remotamente parecido al género policíaco, se va a llevar un chasco, pero esa frase tiene su por qué: imaginaos esa misma sinopsis sin comedia negra ni mordacidad del absurdo ni ironía británica ni personajes extravagantes... imaginadla como en serio. ¿Verdad que sería un planteamiento fantástico para una novela negra? Pues ahí está la clave: que Story planteó una trama de novela negra y lo convirtió en algo diferente, divertido, caústico e inolvidable... pero hay que estar preparado para eso, para la vuelta de tuerca. No busquéis en él tramas policíacas o lo que se entiende por ellas, porque no lo vais a encontrar.

Y encima hay que añadir la referencia a El sueño de una noche de verano de Shakespeare tan obvia, tan latente, tan bien hecha, tan bien implementada... ese bosque mágico, a ratos adormilado, a ratos juguetón, siempre evocador, con sus niditos de amor, sus cazamariposas y sus intrusos que entran y salen de escena de un modo maravillosamente teatral... todo es, hasta el final, una fuente de sonrisa constante. Y de verdad, está muy bien escrito. De esos libros que te transmiten personalidad.

Quería haceros una reseña combo pero no me da la vida para más, así que no he tenido tiempo de revisionar la peli de Hitch. La vi por última vez hace ya años, pero salvo que la recuerde muy mal, es de sus adaptaciones que menos se alejan de la novela original (que ya es mucho decir, porque le echaba mucha imaginación a las adaptaciones). Por eso os he puesto por ahí arriba un fotograma de Shirley MacLaine (que hizo su debut en el cine con esta peli, por cierto, para quien no lo sepa) junto al libro, que para eso sale ella en la portada, y con eso apañamos el intento de combo.

Se acabó, no os cuento más. No diréis que no se me nota cuando algo me entusiasma: subjetividad a tope y la contención en busca y captura. ¿Os he dicho ya que lo tenéis que leer?





Jack Trevor Story nació en Hertford en 1917, hijo de un panadero y de una empleada doméstica. Antes de dedicarse a escribir, trabajó como ayudante en una carnicería y en la fábrica de radios Marconi. 
 
Pero… ¿quién mató a Harry? fue su primera novela, que Alfred Hitchcok llevaría al cine en 1955. A ella siguieron No Protection for a Lady (1951), una serie de novelas de aventuras, multitud de guiones para televisión y, entre otras muchas novelas, una trilogía sobre un vendedor ambulante, compuesta por Live Now, Pay Later (1961), Something for Nothing (1963) y The Urban District Lover (1964). Autor prolífico y a destajo, casado y abandonado varias veces, siempre endeudado, las columnas autobiográficas que publicó en The Guardian en la década de 1970 sirvieron de inspiración para una serie de televisión de la ITV, Jack on the Box
 
Murió en 1991 en Milton Keynes (Buckinghamshire), después de pasar una temporada en una institución psiquiátrica.

26 comentarios:

  1. Otro que apunto... si es que no se puede, no se puede...

    ResponderEliminar
  2. Esta es otra de mis favoritas!!!!!! Me encantaaaaaa!!!!! Si es que somos gemelas de libros 😹😹😹😹😹😹😹

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, una comedia negra original. Me la llevo apuntada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Una joyita,es cierto.Yo presté el mío hace tiempo y ahora no aparece.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. AY, como te odio, como te odio, como te odio!!! Je,je... No te he dicho que quería sacarme los pendientes...!!! ¡¡¡Cómo te atreves a traerme un libro de este tipo!!! con lo que me encanta el humor británico, con lo que me gusta Hitchcot, con lo que me gustan tus reseñas tan especiales, irónicas y divertidas a un tiempo. ¿Te he dicho ya que te odio mucho?!! :)
    Ale a apuntarlo y ver cuándo puedo hacerme con él...
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. Esta joya está en las estanterías de mi madre y la cuida como oro en paño, jeje. Solo te digo que cuando la leí me encantó. Besos

    ResponderEliminar
  7. ¿Cuál es el chiste del Carrefour? Por fi, por fi. Yo también hacía frikadas con la paga semanal pero no las voy a confesar, jeje. Oye y si tanto amas a Alfred Hitchcock tendrás el libro de Traffaut ¿no? A mí me mola mucho y lo tengo en sitio preferente para ir leyendo, que ahí fue donde me enteré yo de lo de los libros que inspiran al dire.
    Hay que apuntar, no queda otra, porque cuando te pones así...
    Y no llores, que te ha quedado una reseña muy divertida, quién dijo que no tenías talento. Que me venga a hablar conmigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Es una de mis películas pendientes de Hitchcock, y ahora éste también va a ser uno de mis pendientes, porque tengo tantas ganas de una como del otro.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. Yo vi la película y lo pase pipa., el libro no lo he leído, lo apunto por si lo veo por ahí. Besinos.

    ResponderEliminar
  10. Según lo he visto, digo, "este es muy tuyo", Miss Hurst.
    Desde luego que picas, eh, y mucho. Con lo que me gusta Alba, además. VEeeenga, me lo anoto..
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vayamos por partes...

    ¿Cómo no vas a tener talento? Si me he pasado toda la reseña riéndome, vamos...yo te animo desde ya a probar a escribir algo. Yo compro!!!

    Me ha encantado el momento friki, pero qué te voy a decir yo si con doce años me regalaban enciclopedias de historia y yo me compraba revistas de momias. Te entiendo totalmente jajaja

    La verdad es que la historia no puede ser más atractiva, a una que le gusta un buen humor no se puede resistir a una joyita así.

    Y ya lo último...me ha recordado a algo que pasó en mi pueblo hace muchos años, por el tema de qué hacer con el cuerpo del muerto. Verídico, aunque también surrealista total. Dos amantes, haciendo lo que hacen los amantes (ejem ejem). Y al señor le da un chungo...¿qué se le ocurre a la señora? Pues llamar a la mujer real y pedirla ayuda para trasladar el cuerpo...En un carretillo, se cuenta, se rumorea, que le trasladaron. Fantástico!! jajaja

    Me lo llevo, por si no ha quedado claro después del rollazo soltado.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Uys, qué de tiempo sin ver nada de Hitchcock. Tengo que dedicarle algún finde. Con lo que he disfrutado con sus pelis. Y ésta recuerdo haberla visto, pero hace muuuuchos años. Así que me tientas mucho con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. jajaja pues si que se nota si que te ha entusiasmado. Me lo anoto.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  14. Hola, siempre me ha gustado el humor negro y las comedias británicas, así que esta novela me encantó y está entre mis favoritas. Es cierto que me esperaba una historia policiaca y no tiene nada que ver, pero lejos de decepcionarme, me gustó todavía más :)

    ResponderEliminar
  15. Este por ahora no me lo llevo porque tengo mucho entre manos. Pero quizás en el futuro le una oportunidad a esta joyita.

    ResponderEliminar
  16. Lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero...!! Pero lo quiero desde hace muchoooooooooooooo. Ya se me había olvidado. Me encantaría leerlo. A ver si lo consigo. Besos

    ResponderEliminar
  17. Lo leí hace años, tengo reseña en el blog, y me ha hecho ilusión encontrarme este título por aquí porque es genial. Pero no conozco el chiste de Carrefour, me has dejado in albis XD Cuenta, cuenta...
    Me encanta la escena esa que dices, la de la señorita Gravely encontrándose en el bosque al capitán arrastrando al muerto. Creo que antes de invitarle a tomar el té como si nada, le da una puntada de pie al cadáver con cierto asquito y luego sigue a lo suyo, jajajajaja. Me encanta esa flema británica. Y las referencias shakesperianas, of course. No he visto la peli, pero me han entrado ganas de volver a leer el libro. Es que rara avis tiene joyitas inolvidables, como esta, que parece que la hayan escrito expresamente para nuestro feliz deleite.
    Por cierto, ¿has leído "Matemos al tío", de Rohan O'Grady (Impedimenta)? Es que esta novela me ha hecho pensar en la del tío. Seguro que te lo he dicho un millón de veces, porque soy una plasta, pero creo que te gustaría. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Se nota que te ha encantando jaja me la anoto porque me has dejado enganchadísima a la historia.Besos

    ResponderEliminar
  19. Qué buena pinta, y las ediciones de este sello están muy cuidadas. Es curioso, porque justo hace poco (mejor tarde que nunca) me ha dado por ver pelis de Hitchcock (un reto que me he puesto este año), y de momento las dos que he visto me han gustado mucho.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  20. Este lo tengo apuntado desde hace mucho tiempo y todavía no me he hecho con el. A ver si después de leer tu reseña me animo. Un beso

    ResponderEliminar
  21. Mi marido y yo hicimos una colección de quiosco con las películas en Hitchock en dvd, fíjate si éramos aficionados
    COmo comprenderás, me apunto con mayúsculas este libro
    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola!
    Me acabo de encontrar tu blog y me ha gustado muchísimo 😊 asi que me quedo por aquí.

    Saludos desde Annie's Place.

    ResponderEliminar
  23. Hola!! Me encantan los libros de esta colección de Alba. Éste aún no lo he leído, pero por lo que cuentas me he quedado con muchas ganas de hacerlo. ¡Gran reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
  24. Me lo pasé en grande con este libro. Sin duda, muy recomendable. Un besote!

    ResponderEliminar
  25. Es que tienes un peligro que no hay quien se acerque por aquí. Yo no lo he leído y me lo llevo. No, señora, pero sí que he visto hasta la saciedad las películas de Hitchcok. Lo de Carrefour, muy bueno. Me gustan los frikis y el comentario de Bajo la piel de un lector, juas juas...habría que ver a los de la carretilla el día después.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Pero qué curioso argumento, tan surrealista que me lo llevo. Me gusta lo que cuentas de la novela, y aunque en un primer momento no la hubiera mirado dos veces, me la apunto.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar