domingo, 2 de febrero de 2020

RESEÑA (by MH) ::: LA SECTA DE PARAGON WALK - Anne Perry




Título original: Paragon Walk
Autora: Anne Perry 
Editorial: Plaza & Janés  
Traducción: Matuca Fernández de Villavicencio
Páginas: 295
Fecha publicación: 1981
Fecha esta edición (5ª): abril 1998
Encuadernación: bolsillo
Precio: descatalogado
Diseño de cubierta: Judit Commeleran 
Fotografía de cubierta: Mary Evans Picture Library

En una elegante calle londinense se perpetra un horrendo crimen: Fanny, una joven de diecisiete años, es violada y asesinada brutalmente. El caso se asigna al inspector Pitt quien, como en otras ocasiones, se sirve de su perspicaz y aristocrática esposa Charlotte para penetrar en el hermético mundo de la alta sociedad, donde tras la fachada de respetabilidad encontrarán un enrarecido ambiente: supersticiones, vampiresas insaciables, alcohólicos, presuntos suicidios... y hasta ritos satánicos.

Sigo con mi reto de leer/releer en orden todas las novelas del inspector Thomas Pitt escritas por Anne Perry. Voy muy lenta, el año pasado solo leí uno, así que este año me he propuesto leer al menos cinco. Como veréis yo me pongo siempre la vida la mar de fácil :) Hoy toca el tercer libro de la serie, La secta de Paragon Walk. 

Fanny Nash llega ensangrentada a su casa en Paragon Walk y allí muere en brazos de su cuñada. Tras realizarle la autopsia se descubre que no solo ha sido apuñalada, sino también violada. Fanny era en vida una joven anodina, sosa y aburrida que todo el mundo consideraba incapaz de despertar el más mínimo interés en un hombre, así que los habitantes de la zona deducen que debe haber sido algún borracho y a ser posible de clase obrera, porque esas cosas ya se sabe que no las hace la gente rica y de buena familia... Paragon Walk pertenece al distrito en que trabaja Thomas Pitt, así que pronto entrará el desaliñado inspector en escena para intentar resolver el asesinato; su mujer, Charlotte, también se verá involucrada, pues en ese mismo paseo vive su hermana Emily junto a su marido, lord Ashworth, y su preocupación por ella le hará pasar más tiempo del normal entre el tipo de gente con la que ya no se codea desde que se casó con Pitt.

Tercera entrega de la serie y se repiten las pautas que ya vimos sobre todo en el segundo libro, a saber: el asesinato se produce en un barrio rico, los ricos desprecian a la policía porque son de clase inferior y trabajadora, Pitt intenta que esa gente hable y le cuente cosas (no lo consigue, el recibimiento que le dan es siempre hostil), Charlotte se pone a investigar y meter las narices por su cuenta, su hermana Emily es el salvoconducto ideal pues su matrimonio la ha colocado en una posición social privilegiada, poco a poco Pitt se difumina en la historia y es Charlotte la que acaba resolviendo los casos. No puedo decir que me entusiasme esta rutina en la que parece que la investigadora es Charlotte, no Pitt (que acaba siendo un cero a la izquierda, la verdad), ni recuerdo que fuese así en los libros que yo había leído de la serie, pero lo mismo me traiciona la memoria porque los leí hace un porrón de años. Desde luego, el Pitt de Los crímenes de Cater Street ya no he vuelto a verlo en los dos siguientes libros (mi corazón enamorado sufre).

Dejando esto a un lado, Perry sigue removiendo los prejuicios sociales de la época (y no tan de la época...) en la que están ambientadas las novelas (mediados de la década de 1880). Paragon Walk es un barrio rico y elegante construido en la época de la Regencia que se sorprende ante un asesinato porque claro, los crímenes solo ocurren donde viven el populacho y la clase obrera: la incredulidad les invade si se les plantea que una persona de clase alta sea un criminal. Por otro lado, si la pobre Fanny ha sido violada resulta evidente que no era tan casta ni respetable como parecía, que era una mujer fácil y encontró lo que se merecía porque esas cosas solo les pasan a las mujeres que no son virtuosas. ¿Quién se atrevería a violar a una mujer honrada? Nadie, está claro. ¡Y encima su familia tiene que vivir con ese estigma! Lo de asesinada tiene un pase, pero que la hayan violado ya sugiere cosas que afectan al buen nombre de los que la sobreviven.
Espero, querida, que solo tengas varones. Son menos vulnerables. El mundo acepta las debilidades de los hombres y nosotras hemos aprendido a tolerarlas. Pero cuando una mujer es débil, la sociedad entera la rechaza. Pobre Fanny, descanse en paz.
También asistimos al proceso de aclimatación de Charlotte en su nueva vida tras casarse con alguien como Pitt, muy inferior socialmente a ella. Han pasado dos años desde el anterior libro, Los cadáveres de Callander Square, en la que la dejamos embarazada en su humilde casa de un barrio obrero y mugriento. Su hija Jemima ya es la alegría de la casa, ha tenido que acostumbrarse a sus vecinos, que han tardado mucho tiempo en aceptarla, y poco a poco aprende no solo a llevar su casa (antes de casarse era la típica joven acomodada con varios criados a su servicio) sino a restringir y planificar su vida conforme a los modestísimos ingresos de un policía. Las diferencias entre su vida y la de su hermana Emily son abismales, y teniendo en cuenta que en este libro pasa más tiempo en casa de su hermana que en la suya propia, esas diferencias saltan más a la vista que nunca.
 
La posición privilegiada de la alta sociedad y sus obligaciones con los necesitados, la teoría de la evolución de Charles Darwin, una sociedad victoriana que estaba cambiando y mutando a pasos agigantados, críticas abiertas a la Iglesia por su ineficacia a la hora de instar a la gente pudiente a cambiar las cosas y reformar una economía que beneficie a los pobres... Perry siempre aprovecha sus historias para introducir asuntos que en unos casos serían temas de conversación durante las veladas y en otros formaban parte de la inercia misma de la época y su metamorfosis. 
 
Me han encantado algunos de los diálogos porque vuelan los cuchillos; lo admito, si algo me gusta en una novela ambientada en ciertas épocas es la obligación de decir muchas cosas sin poder decirlas abiertamente por cuestiones de cortesía y buenas maneras en sociedad, y para hacer eso bien, para escenificar unos diálogos en los que puedas imaginarte las miradas asesinas con una sonrisa polite en la boca mientras se lanza un cumplido linsojero de esos que carga el diablo, hay que tener talento. La Perry lo tiene. Sabe cómo sentarse con todas estas personas a la hora del té mientras bailan las pullas.
 
La secta de Paragon Walk es una novela que ofrece lo que se le pide a este tipo de libros: una lectura entretenida con una buena ambientación de la época y mucho salseo de las élites victorianas. Durante buena parte del libro nadie es culpable pero tampoco inocente, no se puede probar nada en un sentido u otro, y mientras tanto nos enteramos de todos los cotilleos, secretos e intimidades de Paragon Walk, que en cierto modo es realmente lo que busca la autora.
 
No quiero terminar sin dedicar unas palabrinas a este maravilloso título, La secta de Paragon Walk. Y lo que os voy a decir no es un spoiler porque... bueno, está en el título. A mí que me registren.
 
¿Sabéis cómo se llama este libro originalmente? Paragon Walk. A secas. Paragon Walk. Como todos (o casi todos) los libros de la serie Pitt, la autora usa solamente el nombre de la calle o zona donde tienen lugar los asesinatos, nada más. Así que tú lees el título de la novela y no tienes ni idea de lo que te vas a encontrar dentro. Como tiene que ser. Para ESO se escriben novelas de misterio. Vale, ahora me gustaría saber quién fue el iluminado que decidió ponerse espléndido y añadir a Paragon Walk lo de "La secta de". No hay nada en el libro (nada si no lo sabes... al saberlo ves pistas hasta en el té con sándwiches de pepinillo de las cinco) que te incite a pensar que hay una secta, nada, salvo el impresionante destripe del título, hasta las ultimísimas diez páginas. Menos mal que el disgusto por la incomprensible devaluación de mi Pitt en los libros sobrepasa con creces la creatividad malintencionada de algunos editores...



Anne Perry nació en Blackheath, Inglaterra, en 1938. Su escolarización fue interrumpida en varias ocasiones por los frecuentes cambios de domicilio y sucesivas enfermedades, que la llevaron a dedicarse apasionadamente a la lectura. Su padre trabajó como astrónomo, matemático y físico nuclear. Él fue quien la animó a dedicarse a la escritura. Tardó veinte años en publicar su primer libro. Durante todo ese tiempo realizó diferentes trabajos para ganarse la vida y dedicarse a lo que realmente era su pasión: escribir. Su primera novela sobre la serie del inspector Pitt, editada en 1979, fue Los crímenes de Cater Street. Anne Perry se ha consagrado como consumada especialista en la recreación de los claroscuros, contrastes y ambigüedades de la sociedad victoriana. Su serie de novelas protagonizadas por el inspector Pitt y Charlotte, su perspicaz esposa, es seguida por millones de lectores en todo el mundo.

16 comentarios:

  1. Ya sabemos, las traducciones.....cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya comenté en alguna reseña vuestra que me encanta Anne Perry y que leído un montón de libros suyos tanto de las protagonizadas por Pitt, y su esposa como por Hester y Montserrat, este ni fue de los que más me gustó pero me pareció entretenido. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo pendiente estrenarme con esta autora!

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. No se qué me pasa hoy...no me atrae mucho. Será la vagancia dominguera 😂

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, MH:
    A mí esta autora me gusta mucho, y su sagadel inspector Pitt la he leído mucho, pero nunca en orden y además me quedan muchos títulos por disfrutar. Este que nos traes hoy en concreto nolo he leído, así pues, me lo llevo para el futuro.
    Un besote, y enhorabuena por otra gran reseña!!

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de la autora... a ver si me pongo las pilas porque seguro que me gustaría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues vaya manera de chafar la sorpresa solo cambiándole el título... sabía que esto lo hacen mucho al traducir títulos de películas, pero es la primera vez que oigo el mismo caso con un libro. ¡Con lo que mola leer sin tener ni idea de lo que te espera! Aún así, no conocía la novela (Sí a su autora) y me parece muy completa, muy oscura, muy... disfrutable. Así que espero leerla.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. You have a wonderful blog! The topics you write about are very close to me. Thank you for sharing your thoughts!

    I follow you through GFC! If you want, go to my blog :)

    MY NEW POST: HOLIDAAAAAAAAAYS / PLATFORM 9 3/4 ♥

    ResponderEliminar
  9. No leí nada de esta autora. Veo que disfrutas con la saga protagonizada por este inspector. Quizás me atraiga más la serie ambientada en la Primera Guerra Mundial. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me temo que en esta ocasión el género no es lo mío pero no descarto volver a intentarlo.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  11. Suena bien, pero al pertenecer a una serie no creo que lo lea. Estupenda reseña.
    Por cierto, me encanta la portada, y esa colcha de peces azules estilo mandala que ya vi en otras reseñas. ^^

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Pinta muy bien, pero ahora mismo no me da la vida, eso sí me la llevo porque más adelante sí me apetece darle un vistazo.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tengo un libro de la autora por casa. Creo que lo leí un verano pero de eso debe hacer mucho tiempo porque no me acuerdo realmente. En fin, veo que está bien y que sus libros me podrían venir bien para "entre lecturas". BEsos

    ResponderEliminar
  14. Qué mal lo del título, eso sí que es meter la pata...

    ResponderEliminar
  15. Ay. que se me había pasado esta reseña!!! menos mal que con el resumen de la primera frase de la obra me he dado cuenta. jeje... Pues no sé, ya sabes que yo no he leído a Pitt, creo, y no tengo muchas ganas de ponerme a leer una serie tan larga... Encima con el reto de los clásicos, ¡¡culpa tuya!! jeje...
    Un besazo

    ResponderEliminar