miércoles, 9 de octubre de 2019

RESEÑA COMBO (by MH) ::: LA LIBRERÍA - Penelope Fitzgerald




Título original: The bookshop 
Autora: Penelope Fitzgerald 
Editorial: Impedimenta
Traducción: Ana Bustelo  
Páginas: 192
Fecha publicación original: 1978
Fecha esta edición (8ª): marzo 2013
Encuadernación: rústica con sobrecubierta
Precio: 18,40 euros 
Ilustración de cubierta: Casa con techo de paja de mazorca (Dorling Kindersley)



Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita, de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.
Novela finalista del Booker Prize, La librería es una delicada aventura tragicómica, una obra maestra de la entomología librera. Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene».

A veces los lectores tenemos ideas tontas, miedos tontos, cuando decidimos hacer frente a un libro que estamos deseando leer. ¿Qué clase de ideas y miedos tontos? Pues de esos que te hacen comprarte un libro con toda la ilusión por muchos motivos, libro que al final acaba languideciendo en la estantería porque te llegan aires de opiniones que hablan de decepción y que te hacen dejarlo pasar un tiempo hasta que se te olviden esas opiniones... lo que no suele pasar nunca si tienes buena memoria xD. Y eso que yo cuando quiero leer un libro, leerlo de verdad, no suelo hacer caso de otras opiniones, sean buenas o malas, entre otras cosas porque suelo ir bastante a contracorriente. Pero no sé qué me ha pasado con este libro que tenía miedo de que no me gustase. Es que QUERÍA con todas mis fuerzas que me gustase. Por fin este año he decidido ser "valiente" y leer La librería, uno de los libros en mis estantes que más ha sufrido este reposo involuntario. ¿Por qué no me va a gustar?, me dije. Si es el tipo de literatura que me encanta, ¿qué puede salir mal?, me dije. Y si al final no me gusta, si al final también me decepciona... ¿qué? ¿Se acabaría el mundo? No, ¿verdad?, me dije. Y aquí estoy para hablaros de La librería, de Penelope Fitzgerald, que he disfrutado un montón y que ya podía haber leído hace cuatro años cuando lo compré en lugar de hacer el panoli. Nada nuevo bajo el sol :)

Y tras esta intro más larga que un día sin pan, os cuento qué me ha parecido la novela.
Florence tenía buen corazón, aunque eso sirve de poco cuando de lo que se trata es de sobrevivir.
Estamos en 1959, y Florence Green, una viuda habitante del pueblecito costero inglés de Hardborough, decide comprar Old House (una casa embrujada del siglo XVIII en primera línea de playa que lleva años abandonada sin que nadie se interese por ella y que además cuenta con un poltergeist como eterno y bullicioso habitante) y abrir en ella una librería, la única del pueblo. Lo que debería ser motivo de alegría para los habitantes de Hardborough acaba convirtiéndose en una guerra encubierta por parte de la alta sociedad de la zona porque se les ha ocurrido, de repente, que ellos también querían Old House para otros menesteres... y si de paso Florence se va del pueblo, tanto mejor. Florence, con casi todo el pueblo en contra, no está dispuesta a que minen su voluntad, y mientras hace frente a sus embites como puede, solo cuenta con la ayuda de una espabilada y resolutiva niña de diez años, con la simpatía de un viejo huraño que vive apartado de la vida social del pueblo y con los consejos de un vago profesional que le recomienda que compre Lolita, de Vladimir Nabokov y lo venda en su librería (al poltergeist frustrado de la casa no lo consideraremos ayuda xD). Florence pronto descubrirá que el éxito a veces no solo es efímero, sino que se vuelve en tu contra, y que a pesar de lo que digan los libros, los optimistas y sus epopeyas, David casi nunca vence a Goliat.

Creo que para entender esta historia primero hay que entender al pueblo en que se sitúa (que es un personaje principal en sí mismo) y a los seres humanos que pululan en él. Hardborough es un lugar cada vez más incomunicado (ferries, puentes, trenes, carreteras... cada poco tiempo pierden un medio de transporte distinto que les una con el mundo), y los habitantes de Hardborough son como el propio lugar en el que viven: replegados en sí mismos, solitarios, aislados de todo y de todos de tal manera que todo lo nuevo, todo lo que se salga de unas rutinas cuyos inicios se pierden en el tiempo, les provoca rechazo, desconfianza y una aversión instantánea. A grandes rasgos, Hardborough es un pueblo que, cuanto menos tiene, menos quiere tener.

Florence Green no es nativa de Hardborough (por ciertos detalles debemos suponer que es londinense), y aunque es una mujer solitaria que se mimetiza a las mil maravillas con su entorno y que pasa totalmente desapercibida, en el fondo es muy distinta: por dentro le bullen las metas, los objetivos, quiere hacer cosas, las quiere hacer por sí misma y no tiene miedo a intentarlo. Florence es demasiado buena (se dice desde el principio), ingenua y quizás un tanto idealista, pero también es perseverante, valiente y está decidida a sobrevivir y luchar como sea por su sueño, que no es otro que, simplemente trabajar en lo que a ella le gusta: ser librera. Y si los demás se empeñan en que Harborough no necesita una librería, que no necesitan esa "rareza", si la acosan de un modo invisible tan educado como desgastador, ella sigue plantando cara y batallando.
Dicen por ahí que está usted a punto de abrir una librería. Eso significa que no le importa enfrentarse a cosas inverosímiles.
Puedo entender por qué a muchos lectores les parece que no pasa nada en la historia, pero mi experiencia con este libro ha sido totalmente diferente. Es un libro que se apoya totalmente en los personajes, sus sentimientos y su relación con los demás, porque así es la vida y el día a día de cada uno de nosotros. Florence Green es una mujer normal que abre un negocio porque quiere dar un paso adelante en su vida y que no solo no hace daño a nadie, sino que dando ese paso enriquece su comunidad y la vida de los que la rodean. Y en vez de recibir apoyo, cariño y empatía, se encuentra con la mezquindad de la gente y la falsedad que es innata en la naturaleza humana. Resulta muy fácil ponerse en el lugar de Florence tanto en lo bueno como en lo malo; resulta fácil acompañarla en su sueño y su trabajo duro por sacarlo adelante, y en su decepción y vergüenza cuando se da cuenta de que no solo no va a recibir ayuda de nadie, sino que van a hacer todo lo posible por derribar su sueño; y resulta fácil ponerse en su pellejo porque la vida es precisamente eso, un camino empedrado de ilusiones, sueños, decepciones y trabajo duro, y muchas veces nos tragamos todas esas piedras sin que nadie más se dé cuenta y sea consciente de ello. Estoy convencida de que pasan muchas cosas en este libro, pero son tan reales, tan auténticas, tan factibles y mundanas, que las pasamos por alto cuando las vemos negro sobre blanco porque estamos acostumbrados a verlas todos los días.

Pero además de Florence y sus diatribas vecinales, La librería abre una ventana al modo en que funcionaba una pequeña librería en los años 50 y los retos a los que debía enfrentarse el desdichado librero. La propia Fitzgerald fue librera en su momento y toda esa experiencia se vuelca en la historia. Por ello asistimos al proceso ya no solo de decidir qué tipo de libros quiere tener en su librería, sino cómo ordenarlos, cómo distribuirlos y elegir entre lo ineligible. Devoluciones después de haber leído ya el libro, gente que toquitea todo y no compra nada, gente que lee los libros gratis a fuerza de pasarse todos los días y leer el capítulo de turno...  clientela en general, esa que de ningún modo lleva siempre la razón y que muchas veces es una completa impertinente carente de empatía. Accesorios literarios que a veces estorban más que otra cosa, libros que vivirán eternamente en la estantería sin que nadie les dedique una sola mirada, o ese mundillo (poco conocido y bastante implacable) de la distribución editorial, que visto lo visto no ha cambiado nada en los últimos 70 años. Muchos libreros de pequeños establecimientos tienen que lidiar con imposiciones que les obligan a quedarse con veinte libros que no quieren por cada novedad o libro que sí quieren, con lo que al final acaban vendiendo lo que la distribuidora quiere, no lo que a ellos les gustaría. 

Creo que resulta evidente: he disfrutado muchísimo de la novela. La librería puede parecer una historia que solo habla de una mujer que quiere abrir una librería en un pueblo pequeño y aislado y en el que no pasa mucho más... pero sinceramente creo que es mucho más que eso. Convivencia, respeto, empatía, malicia, traición, vergüenza, abuso de poder, la asfixia educada del despotismo solapado en una comunidad pequeña... todo esto forma parte del corazón del libro, tanto por su presencia como por su ausencia, según el caso. Me ha parecido tierno a ratos, en otros divertido, con un poso acusado y persistente de melancolía que no aturulla la historia pero que tampoco la abandona y le confiere un aura nostálgica que, hacia el final del libro, cuando ves en qué va a acabar todo, se convierte en una sombra pegada a las páginas. 

Y Penelope Fitzgerald enmascara todo esto en una aparente simplicidad desapegada porque, sencillamente, escribe muy, muy bien. Te lleva por donde ella quiere con una riqueza narrativa totalmente carente de estridencias y grandilocuencias. La narración fluye, los escenarios cobran vida, los personajes adquieren la dimensionalidad que les corresponde en la trama, y todo ello con una limpieza y una frescura fantásticas. Sencillez y sensibilidad al servicio de las emociones y la humanidad, en lo bueno y en lo malo.

Cuatro años después de comprarlo, ya puedo decir que me parece una delicia de lectura.





Título original: The Bookshop
Año: 2017
Duración: 115 minutos
País: España
Director: Isabel Coixet
Guión: Isabel Coixet
Basada en una historia de: Penelope Fitzgerald

Reparto: Emily Mortimer, Patricia Clarkson, Bill Nighy, Honor Kneafsey, James Lance, Harvey Bennett, Michael Fitzgerald, Jorge Suquet, Hunter Tremayne, Frances Barber, Gary Piquer, Lucy Tillett, Nigel O'Neill, Toby Gibson, Charlotte Vega, Nick Devlin


     
En un pequeño pueblo de la Inglaterra de 1959, una joven mujer decide, en contra de la educada pero implacable oposición vecinal, abrir la primera librería que haya habido nunca en esa zona.





Al hacer reseñas combo no me gusta que la parte literaria quede muy larga para que esto no se haga pesado, pero a la vista está que no lo he conseguido. Voy a intentar ser breve por aquí, pero me va a costar horrores porque si tengo que contestar a la pregunta de si me ha gustado la adaptación cinematográfica de La librería, la respuesta sería que no lo sé. O, más bien, que no sé hasta qué punto me ha gustado, que puede parecer lo mismo, pero no lo es.

A ver, Isabel Coixet no me entusiasma como directora y guionista, pero tampoco me disgusta. A veces resulta algo pedante y sensiblera, unas pelis me gustan más que otras, pero en general las historias que tiene en la cabeza y que luego plasma en imágenes me gustan, me interesan, y por eso suelo pasar por alto las cosillas que no me hacen mucho tilín. 

En La librería, para mi gusto, vuelve a pecar más o menos de lo mismo. La película tiene muy buenas intenciones, se nota el cariño que la autora siente por el libro, ese cariño que sobre todo se vuelca en los libros durante todo el metraje, pero el resultado final creo que dista mucho de ser lo que podría haber llegado a ser. Y es una pena. Porque yo, que soy una vendida con este tipo de películas, que me trago lo que sea que huela a ambientación de épocas pasadas (y si está relacionado con libros ni os cuento), que soy, de facto, una enamorada de este género... sigo dudando y sigo sin saber hasta qué punto me ha gustado.

Venga, os digo lo que me ha gustado, que termino antes. La fotografía, bonita, sencilla, pero con el matiz justo para evocar esos años 50 en los que se ambienta la película. La librería en sí misma, porque tiene encanto, la quieres para ti, es preciosa. Bill Nighy, y esto, señores, tiene mucho mérito, porque es un actor al que yo no acabo de cogerle el punto (lo veo siempre un poco sobreactuado, histriónico, y por eso siempre lo prefiero en pelis como Love Actually, donde se exige esa sobreactuación, que en pelis donde tiene que ponerse serio). Que respeta muchos de los diálogos del libro al pie de la letra, y eso, en determinadas escenas, tiene mucha importancia, porque lo son todo... Y, si soy generosa, la ambientación, aunque ver, lo que se dice ver el pueblo costero inglés donde se ambienta la historia, lo vemos más bien poco.

Lo que no me ha gustado. Su protagonista, Emily Mortimer, a la que jamás te imaginas como la casi invisible Florence Green literaria y que usa tres gestos para todas las situaciones. James Lance, que otorga a su personaje toda la obviedad desde el primer plano que no tiene en el libro (no ayuda el guión). La ausencia del poltergeist, que a todo el mundo le podrá parecer que no pinta nada pero si está en el libro, es por algo: si la autora quiso otorgarle a la librería esa excentricidad, ¿quién es la Coixet para eliminarlo? Pues eso. Lo desaprovechadísimo que está el personaje de Christine Gipping, que apenas se parece a la literaria y que precisamente por eso el espectador se pierde escenas imprescindibles en el libro: la librería literaria es un caos de escenas que en ningún momento vemos representado en la librería cinematográfica. ¿Dónde queda el fenómeno y controversia que provoca Lolita? No se sabe, este guión lo desecha de un plumazo. Pero eso sí, la Coixet deja de lado escenas maravillosas del libro para hacer hueco a lo que a ella le interesaba: meter romance... totalmente inventado, claro está, al menos al nivel que se muestra en la cinta y totalmente por parte de la interesada femenina.

Sí quiero resaltar algo que me ha llamado mucho la atención en la película, y es el amor verdadero por los libros. Y diréis que vaya cosa, que de eso va la historia, pero me explico. En la película vemos a Florence leyendo, acariciando sus libros, despidiéndose de ellos, de su librería, recomienda lecturas muy concretas... es un canto de amor a la literatura en toda regla. Sin embargo no consigo recordar una escena en el libro en la que Florence demuestre ese amor tan abiertamente. Sí, abre una librería, pero no hay ninguna escena donde nos la describan leyendo, por poner un ejemplo (no al menos que yo recuerde; si me equivoco, decídmelo). Y eso, que puede parecer una tontería, me ha hecho pensar mucho en el libro... ¿por qué la autora hace que su protagonista abra una librería, que las pase canutas por ese motivo, que conozcamos todos los entresijos de la profesión de librero, pero no parece mostrar mayor interés por leer nada de lo que le va llegando a la librería? Ya digo, lo mismo me equivoco porque leí el libro antes de verano, hace ya unos meses, pero me parece curioso. Y, sin embargo, la Coixet inserta montones de escenas que parecen querer compensar esa carencia en la novela.

Mirad lo que os digo, confome escribo, y sobre todo después de este último párrafo, he decidido que la peli tiene sus carencias, pero tiene cosas que me compensan, y que le doy un 7/10. Y que sea lo que Loki quiera :)


Penelope Fitzgerald, de soltera Knox, nació en 1916. Era la hija del editor de Punch, Edmund Knox, y sobrina del teólogo y novelista Ronald Knox, del criptógrafo Dilly Knox y del estudioso de la Biblia Wilfred Knox.
Fue educada en caros colegios de Oxford. Durante la segunda guerra mundial trabajó para la BBC. En 1941 se casó con Desmond Fitzgerald, un soldado irlandés, con el que tuvo tres hijos. Durante algunos años vivió en una casa flotante en el Támesis. Autora tardía, Penelope Fitzgerald publicó su primer libro en 1975, a los cincuenta y ocho años, una biografía del pintor prerrafaelita Edward Burne-Jones. En 1977 publicó su primera novela, The Golden Child, una historia cómica de misterio ambientada en el mundo de los museos. A lo largo de los siguientes cinco años publicó cuatro novelas vagamente autobiográficas, que la consagraron como una de las figuras más importantes de la nueva narrativa inglesa, comparable a Iris Murdoch o A. S. Byatt. Con La librería (1978) fue finalista del Booker Prize, premio que finalmente consiguió con su siguiente novela, A la deriva (1979). Siguieron Human Voices (1980) y At Freddie’s (1982). En este punto, Fitzgerald declaró que ya estaba cansada de escribir sobre su propia vida, y se decantó por la novela que desvelaba hechos y acontecimientos del pasado, desde un punto de vista histórico. La primera de ellas sería Inocencia (1986), desarrollada en la Italia de los años 50 y que narraba la historia de amor entre la hija de un aristócrata arruinado y un médico comunista. En 1988 publicó El inicio de la primavera, que tiene lugar en el Moscú de 1913, protagonizada por un pequeño impresor inglés perdido en los albores de la Revolución rusa. Siguieron La puerta de los ángeles (1990) y La flor azul (1995), centrada en la vida del poeta alemán Novalis. Penelope Fitzgerald murió en Londres en abril del año 2000.

22 comentarios:

  1. Coincido 100% contigo en todo. Con el libro no terminaba de decidirme porque no tenía claro si me iba a gustar. Pero Dorothy le hizo una reseña que me abrió los ojos y despejó todas las dudas. Me encantó Florence, fue muy fácil conectar con ella. Me da igual que no pasaran muchas cosas, me gustaba el sosiego de la historia.
    De la peli pienso parecido. Mortimer no es ni la mitad de adorable que Florence y también eché de menos el Poltergeist.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que al final te haya gustado el libro, no siempre coinciden con nuestros gustos las opiniones de otros.
    Lo leí hace años y aunque no me disgustó, tampoco me encantó. Pero si tengo que elegir entre el libro y la película, me quedo con el primero.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La tenía fichada desde que salió la película que lógicamente no he visto por mi máxima de primero el libro... tengo las dos pendientes y, por ahora, ahí se quedarán, pero sé que leeré el libro antes o después. Por lo que cuentas parece el tipo de lectura que me gusta

    ResponderEliminar
  4. Qué angustia me ha entrado leyendo la intro... ¿Cómo lo he iba a gustar?, me preguntaba. A mí me encantó. Me parece una delicia, como bien apuntas... Y en cuanto a la peli, a mí no me disgustó la interpretación de Emily pero sí te doy la razón con respecto al poltergeist... ¿Por qué lo quito? Creo que fue un error. En fin, besitos.

    ResponderEliminar
  5. El libro me pareció delicioso, una de las mejores lecturas que he tenido en los últimos tiempos 😍 con la película tuve mis más y mis menos, entretenida si,¿comparable con el libro? pues no.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa, pues debo decirte que en esta ocasión te gano!!! jeje. Es decir, me leí este libro hace mucho tiempo, más de siete años por lo menos. Fíjate que tengo un buen recuerdo de él, me da la sensación de que me gustó, y cuando me he puesto a mirar en el bloc en el que tengo apuntado veo que le di una nota de 2 sobre 5! y me pregunto el por qué lo hice, porque como te digo tengo un buen recuerdo de él. Va a ser que toca releerlo, jeje...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Holaaa!

    Guau, te ha quedado la reseña super completa, sobre todo la de la novela me ha encantado ^^
    Yo vi la película y aunque no he leído el libro, es de estas veces que se nota que es adaptación y que tiene que haber bastante más en la obra original, que se nota que es una historia que puede dar más de sí sobre el papel. Aún así me gustó, la disfruté, no se si leeré la novela o no.
    Pero bueno, me alegra mucho que al final la hayas disfrutado, a mí también me pasa que cuando de verdad QUIERO con todas mis fuerzas que un libro me guste, me da mucho miedo que me pueda decepcionar.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Buena reseña. En mi casi, lo normal es que no me gusten, así que no tengo ningún miedo. Eso sí, me entristece el asunto. Por suerte, termino 1 de cada 20. En cualquier caso, me alegra que tu particular desenlace haya sido tan satisfactorio.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gustó mucho, la verdad, lo disfruté y tengo muy buen recuerdo de su lectura, me alegro que te hay pasado lo mismo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Esta novela la tengo más que apuntada, va siendo hora de hacerle el hueco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, leí el libro antes de ir a ver la película como me gusta hacer y la verdad no sé con cual quedarme, tal ver con una mezcla de los dos. Me chirría un poco el romance que la directora se sacó un poco de la manga, pero la pasión de la protagonista por los libros se ve mejor reflejada en la película, en el libro Florence es mucho más fría, tiene una librería como podría tener una pescaderia, la ve solo como un negocio, no se implica, igual yo tengo una imagen demasiado romántica de las librerías, es lo que pasa por tener un Librero al que su trabajo le apasiona. En general me parece buena adaptación. Y la fotografía me pareció estupenda. Besinos.

    ResponderEliminar
  12. Holas guapas
    A mí me encantó el libro, la narración, la historia, la maldad del pueblo, la ambientación, la niña, todo, todo, incluso aunque soy fan de los finales felices, el desgarrador final no podía ser otro con la tónica de la historia, era lo que tenía que ser, muy a mi pesar.
    La película me encantó también, creo que la directora es "bastante fiel" al libro, incluso el vestido de la fiesta es rojo, detalles, pequeños detalles pero que reflejan la similitud con el libro. Los sentimientos no se van a transmitir nunca en ninguna película, ni el fondo de un personaje, eso solo está en la obra.
    La fotografía me parece perfecta, es un fiel reflejo de la época de su ambientación, la luminosidad de las escenas e incluso el vestuario.
    El final ya....
    En fin, que a mí me encantó la peli, el libro, y todo lo que he leído de esta escritora que es poquísimo...
    Besitos mil

    ResponderEliminar
  13. Yo no quise ver La peli antes de leer el libro. También tenía mis dudas sobre si leerlo o No, por todos los comentarios que había leído. Al final me decidí y me encantó. El personaje de Florence es magnífico. Me gustó tanto que no quise ver La peli para quedarme con ese buen gusto de la novela. Besos

    ResponderEliminar
  14. Me gustó la historia, la forma de escribir de la autora, pero me faltó más emoción. Me resultó algo fría la historia, no sé por qué. Cuestión de gustos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Creo que soy ovejita negra con este libro, fíjate si es cortito pues se me hizo largo, creo que la autora desaprovecha cosas interesantes y sin embargo, divaga demasiado en otras que no llevan a ningún sitio. De todas formas me ha gustado mucho leer tu reseña, le sacas muchas aristas a la novela y me ha gustado refrescar la memoria. La peli no la he visto aunque sí quería verla, a ver si está en Movistar o Netflix y la veo.
    Beos

    ResponderEliminar
  16. Yo no he leído el libro precisamente porque me dejé llevar por esas opiniones y me lancé directamente a la película. Me empecé a emocionar cuando monta la librería, con ese boom de Lolita (ojo, que es un libro que tengo empezado desde hace años y no he terminado) y con lo bucólico de ese regusto metaliterario, con esa cara de tonti que se nos queda a cualquier lector con todo lo que tenga que ver con la literatura y... empezó a volverse aburrida y me dormí.

    Me llevé un chafón terrible, y por esto mismo en mi caso me alegro de no haber leído el libro.
    Al menos tú has disfrutado muchísimo más que yo de la peli y el libro te ha entusiasmado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Este libro lo tengo pendiente mas que nada porque (contrario a lo que siempre hago) leí por ahí un par de reseñas que no lo dejaban bien parado, entonces he postergado su lectura.
    Vi la película la que me gustó mucho (no he leído el libro como para comparar) pero justamente por la película es que me entró el deseo de leerlo.
    Y tienes razón, hay que arriesgarse y leer! Bueno y también debo ser más consecuente con mi premisa de leer primero el libro y luego leer reseñas. En orden de primero leo el libro o veo la película en realidad no siempre leo el libro primero. A veces veo una película que me gusta y cuando me entero que es basada en un libro, lo compro, lo leo y siempre el libro es muchísimo mejor que la película!
    Gracias por animarme con tu "arenga" inicial.
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. No dudaba ni un ápice de que te gustaría "La librería" de Penelope Fitzgerald. Es más, me hubiese sorprendido si me hubieses dicho que no te había gustado. Por las lecturas que vas reseñando en el blog y por el tipo de literatura que me recomiendas, sabía que te encantaría. Me quedé con los largos paseos de la prota (qué calma), con su polstergeist, con la comunidad tristemente claustrofóbica y con el escándalo de "Lolita" :-))) Pero sobre todo me quedo con Florence.
    No he visto la peli, me gustó tantísimo el libro que me daba miedo ver la adaptación, y eso que Coixet tiene una sensibilidad muy especial. Leyendo tus dudas al respecto, me parece que no la veré. Besos.

    ResponderEliminar
  19. He visto la película, pero aún no he leído el libro, y eso me da coraje porque normalmente me gusta hacer lo contrario... pero en fin, esto es lo que ha pasado. La película me gustó bastante, creo que la he visto dos veces, porque la recuerdo muy bien y como tu dices, el amor a los libros es muy palpable. Compré el libro este verano cuando volví a España por una semana (siempre me gusta ir a una librería y comprar algo cuando estoy en España) y aún está esperando en mi estantería por algún motivo, es muy posible que tras leer tu magnífica reseña sea mi próxima lectura. Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Pues yo también lo tengo pendiente en casa desde hace mil. Además este verano me compré otro de la autora, Voces humanas, que también sigue pendiente. Ya ves, acumulando.
    Un beso 😉

    ResponderEliminar
  21. "Nada nuevo bajo el sol", jajaja. Me he sentido identificado. Siempre suelo ir un poco contracorriente cuando algo me gusta. Pero con este libro no sé qué pasó, que las malas críticas me hicieron olvidarlo un poco. Pero en el fondo siempre he sentido curiosidad por esta historia. La preciosa edición también tienta mucho. Pensaba ver directamente la peli, pero tras leer tu reseña... Bah, qué diablos, me lo llevo apuntado. La peli puede esperar.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar