miércoles, 12 de diciembre de 2018

RESEÑA (by MB) ::: EL ÚLTIMO CASO DE PHILIP TRENT - E.C. Bentley




Título original: The Last Case of Philip Trent 
Autor: E.C. Bentley
Editorial: Siruela
Traducción: Guillermo López Gallego
Páginas: 212
Fecha de publicación original: 1913
Fecha esta edición: enero 2018
Encuadernación: cartoné
Precio: 17,95 euros
Imagen de cubierta: Advertising Archives


De poco le servirá su poder al temido magnate estadounidense Sigsbee Manderson cuando el jardinero de su finca en la campiña inglesa lo encuentre muerto de un disparo... El pintor y detective aficionado Philip Trent, que sigue con entusiasmo el caso a través de los periódicos, descubre con su atenta lectura algunos detalles del crimen que parecen habérsele pasado por alto a las autoridades: ¿por qué no llevaba la víctima su dentadura postiza? ¿Y cómo es que su joven y bella viuda parece tan aliviada por la tragedia? A pesar de lo descabellado de algunos de sus razonamientos y de un inesperado interés romántico, la apasionada entrega de Trent al arte de la deducción conseguirá desvelar lo que nadie esperaba que alguien como él fuese capaz de encontrar: la verdad.

La obra maestra de Bentley, fruto del hartazgo que causaba en él la infalibilidad de Sherlock Holmes, marcó el comienzo de la modernidad en el género con un memorable protagonista cuyo encanto reside, precisamente, en su capacidad para reírse de sus propios errores, mientras avanza con jovialidad por una de las más ingeniosas tramas que el lector pueda recordar.

El mundo que conocemos ¿cómo puede separar con conocimiento de causa lo que importa de lo que parece importante?

Solamente por este comienzo merece la pena leer El último caso de Philip Trent, pues desde el principio sabes (no intuyes) que la novela no te va a dejar indiferente. A ese párrafo hay que añadir además la recomendación del Detection Club como la mejor novela policíaca jamás escrita, recomendación que fue firmada, entre otros, por Agatha Christie, Ronald Knox, Dorothy L. Sayers, Freeman Wills Croft y G.K. Chesterton; a este último le dedica Bentley esta historia, entre otras razones para corresponder que Chesterton le dedicase a él El hombre que fue Jueves.

Por todo lo anterior queda meridianamente claro que debemos leer la novela que E. C. Bentley publicó en 1913, según él porque estaba harto de la infalibilidad de detectives como Sherlock Holmes. La edición que nos trae la Biblioteca de Clásicos Policíacos de Siruela desempolva una de las novelas menos convencionales escritas hasta aquel momento, en la que las reglas seguidas por las novelas de detectives se deconstruyeron para crear una magistral obra donde, además del misterio y su resolución, encontramos todo un estudio psicológico ligado al más puro paroxismo romántico.

A partir de la premisa anterior, en El último caso de Philp Trent descubrimos dos partes muy diferentes. La primera es cuando Philip Trent, nuestro infalible detective, pintor y periodista, entra en acción para resolver el asesinato del magnate de los negocios Sigsbee Manderson; gracias a su agudeza, observación y deducción resuelve el caso en un pis pas y, para nuestra sorpresa, nos quedan todavía más de cien páginas sin leer. Ahí comienza la segunda parte y pensamos ¿Y ahora qué?, pues en ese momento es cuando la típica historia de detectives pasa a ser la mejor novela policíaca jamás escrita.

Esta original trama, además de incluir lo característico conocido hasta entonces (el misterio y su resolución por un detective con grandes dotes de inteligencia y sagacidad intuitiva), nos sumerge de lleno en algo tan peculiar y desconocido hasta aquel momento como era el thriller psicológico; en él se retrata a nuestro detective de una manera profunda, sensible y visceralmente romántica... y hasta aquí puedo leer para no levantar las alfombras y dejar salir con ello los spoilers.

La historia comienza cuando Sigsbee Manderson es encontrado muerto en los jardines de su mansión inglesa en unas circunstancias tan peculiares y desconcertantes que obligan a que, además de la policía, se necesite la ayuda del consumado y afamado  detective Philip Trent. Con su entrada en la narración todos los engranajes empiezan a funcionar de una manera imparable, aunque al lector puede parecerle lenta y parsimoniosa ya que Bentley da todos los detalles de una manera minuciosa y pormenorizada, además de enriquecida con alusiones y detalles literarios. En cualquier caso, todo eso no provoca que el lector pierda en ningún momento el ritmo, ya que según se va avanzando en la lectura se van recogiendo las piezas de puzle que permiten que cada cual se haga sus componendas.

Así, se nos dice que la víctima fue encontrada por la mañana en los jardines de su mansión con un tiro en un ojo, vestido con la ropa del día anterior, sin su dentadura postiza y con unos zapatos descoordinados y reventados. Además de estos datos, vemos como su bella y joven viuda, Mabel, no está lo suficientemente desconsolada por el deceso. Con estos y otros razonamientos, llegamos a la misma conclusión que el señor Trent... y es aquí donde la infalibilidad (o la carencia de ella) entra en acción, dándole una vuelta de tuerca que le confiere un giro copernicano a la trama, en la que la prueba-error y el humilde reconocimiento de todo ello harán que nos salgamos de la típica historia para entrar en la genial obra.

A todo ello hay que sumar el retrato de las diferentes clases sociales, un enriquecido estudio psicológico y de caracteres de los personajes principales entre los que se incluye el del afamado detective. Este retrato, lejos de descolgar al lector del suspense, le reegancha con espíritu y ánimos renovados, refrescando y resucitando una trama que el autor dirige y redirige a su antojo.   

El último caso de Philip Trent es una obra magistral donde el misterio y su resolución se descomponen para dejar entrar otros elementos como los estudios psicológicos y el paroxismo romántico (que debe contextualizarse en la época en que se escribió la novela), que abren la puerta a una novela moderna donde A-B-C no tiene por qué seguir el orden establecido, y donde la historia se transforma y revoluciona de tal modo que ha llegado a nosotros en la mejores condiciones. Para comprobarlo solo hay que asomarse un poco a las magistrales adaptaciones cinematográficas de la novela (la dirigida por Howard Hawks, titulada ¿Quién es el culpable?, y la dirigida por Herbert Wilcox, con la intervención de Orson Wells, llamada El Enigma de Manderson) para comprobar cómo esta historia no ha perdido ni una pizca de frescura y contemporaneidad. 



E. C. Bentley (Londres, 1875-1956) estudió en el St. Paul School y trabajó en el Daily News y el Daily Telegraph
La secuela de El último caso de Philip Trent (1913), Trent’s Own Case, no vería la luz hasta veintitrés años después.

17 comentarios:

  1. TE ha gustado más que a mí, no llegó a convencerme del todo, me esperaba más.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo lo he leído también este año pero lo tengo que sin reseñar, me encantan estas novelas clasicas, no tan trepidantes pero muy agradables de leer. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta novela!! El género me fascina y me recuerda mis primeras lecturas de adolescente 🤩😍

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Hola guapas, yo os voy a contestar lo que me dice MH en ocasiones, "lo tengo en mi estantería desde hace tiempo", jeje... La verdad es que lo compré hace, por lo menos un año y medio, y ahí sigue el pobre... y no sé por qué, porque cada vez que le veo me digo que ya le toca.. así que va a ser que ahora, de verdad, de verdad, ya le toca. ;)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Por lo que cuentas, pinta francamente bien. Una pena que solo esté en pasta dura. Por cierto, ¿está dentro de una serie detectivesca o es independiente?

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. Ayer precisamente estuve repasando las novelas publicadas en esta colección, he apuntado dos que me interesan, esta tendrá que esperar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir que no, que este género de detectivesco clásico no me va, pero me has venido con lo sal thriller psicológico y ya me has hecho dudar, de lo que no he dudado es de apuntar la peli de Hawks.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. De momento solo tomo nota del titulo, a ver si más adelante me animo a solicitarla en la biblioteca y compartimos impresiones. Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!

    ¿Te puedes creer que no conocía el libro? Tiene buenísima pinta, y vamos, sólo con leer que fue considerada la mejor novela policíaca jamás escrita... vamos. Además, me llama mucho la atención eso de que la primera mitad sea la resolución del crimen y todavía nos queden un montón de páginas por leer, es darle una buena vuelta de tuerca a este género.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  10. Ya ha visto un par de reseñas (o tres) de este título y lo tengo en mi wishlist desde entonces. NO descarto ni corro como loca a por él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me apunto bien este libro, que me dejas con ganas y esas dos pelis, que no me suena haberlas visto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. En esta colección parece que hay de todo, títulos muy buenos y otros no tanto. Y este veo que merece la pena, anotado queda ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. De esta editorial son tantos los que tengo pendientes...
    El otro día lo vi en la bíblioteca, me puse más contenta que unas pascuas... Ahora sólo falta el tiempo... :)

    ResponderEliminar
  14. Tomo nota del libro porque me da la sensación que vale la pena y (en algún momento..) me gustaría animarme con él. Anotado queda, besitos

    ResponderEliminar
  15. Hola!! Preciosa reseña, captáis a la perfección la esencia de este libro. Es una gran novela de misterio. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Es una trama muy atractiva, ya lo creo. Y todavía más si hay de por medio ingredientes psicológicos. Me la llevo apuntada. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Jooooo... otro más para la saca! Pintaza total. Besos

    ResponderEliminar