viernes, 3 de agosto de 2018

RESEÑA (by MH) ::: EL CASO DEMICHELLIS - Francisco Marín





Título original: El caso Demichellis 
Autor: Francisco Marín
Editorial: Atlantis
Páginas: 330
Fecha de publicación: septiembre 2016 
Encuadernación: rústica
Precio: 19 euros 
Imagen de cubierta: Yeko Photo Studio - Fotolia.com




Un intenso thriller que se desarrolla en los juzgados y las calles de Ibiza y que nos atrapará desde las primeras páginas. Con el trasfondo de la crisis económica, un prestigioso abogado políticamente incorrecto y un extravagante detective buscan resolver un asesinato. En su búsqueda de la verdad se encontrarán con una serie de personajes variopintos y nos mostrarán los entresijos de la abogacía y las virtudes y miserias del sistema judicial español.


Conocí El caso Demichellis gracias a la reseña que Paco, de Un lector indiscreto, hizo en su día, y me llamó mucho la atención, porque además creo que es la única opinión que he leído sobre el libro y me he encontrado muchas buenas sorpresas fuera del circuito comercial. Además se agradece que se escriban novelas negras/thrillers/policíacas cuya ambientación no sea la misma de siempre (o la más habitual), así que un thriller ambientado en Ibiza y además en invierno, fuera de la temporada turística (es decir, la Ibiza del día a día de los ibicencos, por así decirlo) pintaba, como poco, original.

La novela empieza con un juicio, el de Eduardo Ribas, en el que se le juzga por el homicidio de la enfermera Ana López Demichellis. Raúl Ballesteros es su abogado del turno de oficio. Para él, no existe prueba de cargo, solo meras pruebas circunstanciales. Cree que su defendido es culpable de ciertos robos pero inocente del homicidio, aunque cuando el destino de una persona está en manos de un jurado popular, que exista prueba de cargo o no es casi lo de menos. La objetividad y la imparcialidad ni están, ni se las espera. Que ese jurado tenga conocimientos legales, ni se pretende. Así que Ribas, sin pruebas irrefutables que lo condenen, es declarado culpable. Primer zasca del autor al sistema judicial español (primero de unos cuantos):
¿A alguien se le ocurriría dejarse sacar una muela por una persona elegida por sorteo de entre el censo electoral? ¿Alguien dejaría que le arreglase su coche una persona elegida al azar? Seguramente en ambos casos preferiríamos un dentista o un mecánico con experiencia. Sin embargo, la Justicia parecía que la podía impartir cualquiera. Elegimos nueve personas por sorteo cuyo conocimiento sobre el funcinamiento de los tribunales procede de las series de televisión, les explicamos someramente el principio de presunción de inocencia, por si no lo han asimilado con las series, y hala, a decidir si condenan o absuelven a alguien de la comisión de un homicidio.
Ni siquiera la propia hermana de la fallecida, Raquel, cree que Ribas sea el culpable, así que visto que las autoridades no tienen intención de seguir indagando, propone a Ballesteros que ellos mismos busquen al criminal. Para ello necesitan la ayuda de un detective privado, y Raquel se pone en contacto con un antiguo compañero de universidad, Alex Zarco, un joven con antecedentes psiquiátricos al que le apasiona su trabajo y que, cansado de perseguir infidelidades y de trabajillos menores, ve en este caso la oportunidad de hacer un verdadero trabajo de investigación y de despuntar en la profesión. Los tres se disponen a averiguar la verdad, cueste lo que cueste.

En una época como esta en la que das una patada a una piedra y salen doscientas novelas negras o thrillers, los toques originales o diferentes muchas veces lo son todo a la hora de decantarse por un libro u otro y, además, disfrutarlo. La primera novedad, tal y como comento al princìpio, es  ambientar la historia en la isla de Ibiza y además en invierno, con lo que se aleja de la imagen que todos tenemos en la retina cuando pensamos en la isla, se quita de encima el trasiego de turistas y bullicios varios y nos ofrece la imagen de una capital tranquila en la que hay delitos, como en cualquier otra urbe, pero casi nunca de sangre. Además nos pasea por la ciudad pero de un modo tranquilo, sin apabullar con calles, bares y direcciones. 
 
La segunda es que el autor, funcionario de la Administración de Justicia, despliega sobre la mesa varias subtramas en las que no duda en criticar en funcionamiento de sistema judicial en nuestro país. Ya os comento arriba la del jurado popular, pero tampoco duda en lanzar dardos envenenados contra el modo de trabajar de los propios funcionarios de la Administración (sin cortarse un pelo), ni, y aquí es donde viene la velantía por parte del autor en los tiempos que corren, en adentrarse en un terreno tan pantanoso como la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, su nula practicidad judicial, el uso indebido que se hace de ella a nivel mediático y el miedo que tienen los políticos, sean del partido que sean, a meterle mano para no ser objeto de iras y presiones. Lo hace además argumentando todas las vertientes posibles, todos los enfoques y las ramificaciones judiciales y sociales así como su aplicación real, sin importarle meter los pies en el barro ni exponer hechos políticamente incorrectos, dejando con ello abierto el debate. En ningún momento adoctrina: lo que quiere es que el lector contraste los datos que tiene con los que está leyendo, y que se forje su propia opinión.

En cuanto a los personajes, los tres principales son obviamente los ya nombrados, y además os presento algún secundario. Raquel López Demichellis, la hermana de la fallecida, es quizás la más enigmática, la que más se esconde tanto del lector como de sus propios compañeros de aventura. Tiene un carácter fuerte pero reservado. Da dos pasos hacia delante y enseguida da uno atrás marcando las distancias. Raúl Ballesteros es un abogado de éxito cuyo trabajo le agobia, que vive en un mundo de nuevos ricos en el que no se siente a gusto, que a menudo se siente solo y deprimido, que empieza a sentirse viejo y que lidia con un divorcio bañado en mucha bilis y una hija adolescente que pasa de él y que comienza a frecuentar malas compañías. Su mejor amigo, Paco Marín, es millonario gracias a la lotería y, por tener algo en lo que entretener sus días de asueto sin fin, se dedica a pintar, a exponer sus obras, y ahora está decidido a escribir un libro (Paco básicamente vive la vida que muchos queremos vivir cuando decimos "a ver si me toca la lotería" xD). Y luego está Alex Zarco, un detective privado algo torpón y especial, con un trastorno psiquiátrico a cuestas pero muchas ganas de hacer cosas y de hacerlas bien, que comienza un tanto torpe en sus investigaciones y que al final, a fuerza de constancia, resulta una pieza clave en la resolución del caso.
 
Ya sabéis que cuando reseño este tipo de libros intento contar lo menos posible sobre la investigación en sí, porque cualquier mínima pista puede estropearos la lectura. Sí que os digo que el final queda totalmente cerrado y explicado de manera coherente sin sacarse cosas de la manga aunque, siendo honesta, reconozco que tuve claro quién era el asesino durante dos tercios del libro. Obviamente desconocía los motivos, así que mi interés radicaba precisamente en eso, el porqué, más que en el quién. Eso sí, el final post-final, ya centrado en los personajes y sin nada que ver con el caso policial en sí mismo, sí que viene con sorpresa para darle un cierre al libro original y con un punto yo diría que hasta guasón y divertido.

El caso Demichellis es un thriller ágil que va de menos a más y que en la segunda mitad se lee de una sentada. La ambientación en Ibiza le da un plus de originalidad, así como la relación entre todos los personajes, tanto principales como secundarios, de la que no os he dado tampoco ninguna pista porque no debo hacerlo. Además el punto de vista que dan varias subtramas beben de la propia experiencia profesional del autor y nos ofrecen una perspectiva diferente sobre la realidad que nos rodea, con la que se puede estar o no de acuerdo, pero que invita al lector a pensar y reflexionar de un modo crítico sobre cosas que da por sentadas. 

Sé que estáis saturados de novelas de este género, que tendréis muchas pendientes en la estantería (y no dejan de salir nuevas), pero si queréis leer algo diferente, algo alejado de la mesa de novedades y de tremebundas campañas de markéting, de un autor que, ante todo, se nota que quiere entretener y divertir al lector, El caso Demichellis es una lectura muy recomendable, dinámica y fresca.



Francisco Marín González (Castro-Urdiales, Cantabria, 1962). A los nueve años se traslada con su familia a vivir a Benidorm (Alicante), donde transcurrirá toda su juventud. Posteriormente residirá en Valencia, Bellvís (Lleida), San Sebastián y finalmente se afincará en Ibiza, donde vive en la actualidad. Es licenciado en Derecho por la UNED. Estudió tres cursos de Filosofía en la Universidad de Valencia, pero no acabó la carrera. Durante algunos años trabajó como recepcionista de hotel y camarero. Desde 1992 es funcionario de la Administración de Justicia.

15 comentarios:

  1. Yo me había fijado tambien en esta novela y la tengo en pendientes. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. Lo leí el agosto pasado y fue una novela que me gustó, me pareció bien escrita, con una trama bien cuidada y personajes peculiares. Una buena opción para el verano.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No la conocía de nada, peor la ambientación me llama. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, llevo viendo esta novela desde hace un tiempecito (con el Prime Reading de Amazon la tienes incluida) pero no me llamaba la atención. No había leído reseñas y lo de ambientación en Ibiza me parecía muy tópica, no sabía que era en invierno, pero ahora que la veo has conseguido engancharme así que me haré con ella. jeje..
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. No tiene mala pinta, pero tampoco me llama tanto como para colarla teniendo tanto pendiente de este género.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No me sonaba de nada este libro pero la verdad es que, por lo que contáis, tiene muy buena pinta. No descarto leerlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡Si es que no sé para que he entrado a leer! no sé para que entro si no me tengo que llevar más libros, no puedo con más, y ya lo he anotado, porque yo no sé las demás, pero yo nunca me saturo del género, por mí como si llovieran del cielo, los cogía todos 😂📚

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  8. Justo acabo de quejarme de eso, todas las nivelas del género se parecen demasiado. Me gusta la ambientación, siempre he visto una especial belleza en esos sitios cuando quedan libres en invierno. El tema es lo que no me llama, me parece interesante y se intuye que está muy bien documentado pero ahora me apetecen lecturas más "divertidas" o raras. Esta es demasiado actual.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola!todo nos gusta y es que nos entra por los ojos.gracias!saludosbuhos

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias por la reseña. Creo que aciertas cuanto dices que el autor "ante todo, se nota que quiere entretener y divertir al lector". Era mi mayor objetivo que, por otra parte, no es poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad que cada vez son más las opciones que tenemos en este género y hay algunas que hay que dejar pasar, aunque de esta me ha llamado mucho la atención el tema de la crítica que hace al sistema judicial. Me parece muy interesante, así que la anoto sin dudarlo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Ya Paco me dejó también con curiosidad por esta novela. Y veo que tengo que subrayarla en mi lista de pendientes, para que no se me olvide.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Me alegro que la hayas disfrutado. Una lectura muy entretenida, con una trama adictiva. Y se agradece la ubicación fuera de los lugares habituales del género. Besos.

    ResponderEliminar
  14. No me importa 'imaginar' quién es el malo de la película a mitad del libro, si luego resuelve bien. Tiene muy buena pinta. Además, nunca he leído una novela que transcurre en Ibiza. Besos

    ResponderEliminar
  15. La verdad que no lo había visto previamente. Y tiene buena pinta, sí, pero me pasa lo mismo, que tengo muchos pendientes.
    Por el momento lo dejo anotado en la wishlist.
    Besos.

    ResponderEliminar