viernes, 15 de noviembre de 2019

RESEÑA (by MH) ::: DRÁCULA, EL ORIGEN - Dacre Stoker y J. D. Barker





Título original: Dracul  
Autor: Dacre Stoker, J. D. Barker
Editorial: Planeta
Traducción: Julio Hermoso Oliveras 
Páginas: 576
Fecha de publicación: octubre 2018
Encuadernación: cartoné con sobrecubierta
Precio: 19,90 euros
Ilustración de cubierta: Fernando Vicente
La precuela autorizada por los herederos de Bram Stoker de un clásico de la literatura universal, Drácula. El origen de un monstruo. 

Bram Stoker es un niño enfermizo que apenas sale de su casa. Una noche, la fiebre que le asalta casi a diario lo lleva a las puertas de la muerte. Su niñera, Ellen Crone, echa a todo el mundo de la habitación del pequeño y lo salva por medios que nadie conoce. Tras este episodio Bram se recupera, y crece su fascinación por Ellen. Él y su hermana Matilda descubren cosas muy extrañas de la niñera y antes de que puedan hablar con ella, ésta desaparece de sus vidas… Obsesionado con ella, quince años más tarde los hermanos vuelven a reunirse para encontrarla y sus caminos se cruzan con el del Conde Drácula...

Inspirada por notas y textos escritos por el propio Stoker, la precuela de Drácula revela no sólo el origen de Drácula y el de Bram Stoker, sino la historia de la enigmática mujer que les conecta.
Cuando me apasiona un clásico, tengo mucho cuidado con las precuelas, secuelas, retellings, etc... de la historia realizadas por personas ajenas al propio autor original, porque me he encontrado de todo, muy bueno y muy malo. Y cuando la historia viene de un tatatataraloquesea del propio autor intentando sacar rédito de lazos sanguíneos, ni os cuento. Y los Stoker son muy dados a esto. A Bram Stoker le está chupando la sangre su propia familia desde hace muchos años, y Dacre Stoker en concreto es un señor que vive de la memoria de su antepasado y se dedica a sacar un libro tras otro sobre él o sobre el mito de Drácula, unos más peregrinos que otros (y cuando son novelas, casi siempre con un coautor... a buen entendedor... xD). Y voy a ser muy sincera: el anterior libro que leí de Dacre Stoker, Drácula, el no muerto, me pareció un truño del quince y me deshice de él en cuanto pude (que me perdone quien le guste, por favor. Solo es una opinión personal). Así que con Drácula, el origen os podréis imaginar que iba con el freno echado (muy echado), pero las reseñas que leí en su momento eran tan buenas que me infundieron ánimos, y como en el fondo soy una optimista y no soy nada rencorosa, perdoné a Dacre y corrí a comprarme el libro. La estupendástica Eyra (Cosas mías) lo propuso muy sabiamente para el reto Netherfield y, en consecuencia, aquí estoy. Y no me arrepiento: Drácula, el origen es muy (muy) superior a Drácula, el no muerto, y no tengo ninguna duda de que el mérito sea del coautor de la novela, J. D. Barker (soy optimista y no soy rencorosa, pero tampoco es cuestión de chuparse el dedo xD).

La novela está dividida en tres partes. En las dos primeras tenemos dos líneas temporales. Por un lado el presente, titulado Ahora, en el que encontramos a un Bram Stoker de poco más de veinte años aparentemente encerrado en la estancia alta de una torre, resistiendo los envites de algo que hay al otro lado de la puerta con poco más que rosas blancas silvestres que bendice sobre la marcha y un poco de agua bendita, además de un rifle, muchos espejos y cruces trazadas en cada centímetro posible. Abajo la cosa no pinta mucho mejor, y el asedio del mal no se detiene por muchas trabas que se le pongan. Bram debe aguantar como sea hasta que amanezca pero no sabe si lo conseguirá. Tiene poco tiempo, así que se decide a anotar en un cuaderno qué es lo que le ha llevado a esa situación.

La otra línea temporal nos lleva a la infancia de Bram en Clontarf, a las afueras de Dublín. Bram es un niño enfermizo que apenas sale de su cama en el ático, casi un extraño para su propia familia, y al que no se le presupone un futuro demasiado largo. Ya al mismo nacer su vida quedó indefectiblemente unida a Ellen Crone, una hermosa joven que aparece de la nada la noche en que la madre de Bram da a luz, que salva la vida del bebé (no se sabe cómo y los Stoker tampoco preguntan) y que se queda a cargo de toda la prole Stoker. Cuando Bram tiene seis años, Nana Ellen vuelve a arrebatar a Bram de los brazos de la ansiosa muerte, pero esta vez la cura es diferente; esta vez Bram no solo sobrevive... se cura, realmente se cura. Y algo en él cambia para siempre: sus sentidos se agudizan de una manera antinatural, se siente atraído por la oscuridad, siente una extraña conexión con su sanadora y un picor que le martiriza constantemente, sus heridas se curan sin dejar rastro... y se obsesiona con Nana Ellen. Fruto de esa curiosidad, Bram y su hermana Matilda descubren algo que no deberían descubrir y que catorce años después, siendo ambos ya adultos, les hará sumergirse en un mundo de tinieblas cuando Nana Ellen vuelva a aparecer en sus vidas. Pero no lo hace sola: otro personaje siniestro, poderoso e incomprensible para los humanos aparece al mismo tiempo, y parece tener a la familia Stoker en su punto de mira, aunque quizás ya sea tarde cuando comprendan qué o a quién busca realmente este oscuro personaje.

Cuando llegamos a la tercera parte de la novela confluyen tanto la narración del pasado con el momento presente en el que Bram se encuentra encerrado en la torre. A partir de ahí asistimos a las últimas cien páginas de la historia en la que se resuelve todo y de las que, por tanto, no os puedo contar nada de nada. Sí que os puedo decir que ya estamos únicamente en el momento presente, se acabaron las memorias de cómo se ha llegado a esta situación y a partir de aquí asistimos al final desde el punto de vista exclusivo de un narrador omnisciente que nos relata cómo acaba todo. Y es un final trepidante.

Parece que he contado mucho pero simplemente es el planteamiento del libro. Apenas he rozado realmente lo que ocurre en él y así debe ser. Ya de por sí muchas de las cosas que ocurren en la historia están asociadas a la novela original de Drácula y pueden ser anticipadas, así que ir más allá es desvelar demasiado. Lo que sí os aseguro es que a mí me ha sorprendido muchísimo y para bien. Los personajes están bien construidos y cada uno cumple el papel que le toca, que en unas ocasiones es más reconocible que en otras en el mundo en que se mueven. El Dublín del siglo XIX que dibujan los autores está muy bien recreado históricamente, pero además supura ese aire tan irlandés de supersticiones, magia y oscuridad que, sumado a la ambientación tenebrosa y oscura de los pasajes que transcurren sobre todo por la noche, hacen de la lectura una gozada. Sé que probablemente pueda parecer que mi vena draculiana me nubla la objetividad, pero ya digo arriba que no todos los libros derivados del personaje me gustan. Este sí me ha gustado mucho, y lo que es, es.

No sé si será algo perceptible de manera general (yo solo puedo hablar de motu propio como apasionada del Drácula original y relectora habitual de la novela), pero creo que quien conozca bien la novela de Bram Stoker se dará un festín ante la simbiosis perfecta entre la propia historia original y lo que se narra aquí, porque no se dejan nada en el tintero. Tenemos lo que representa el caso de Lucy, tenemos a un alter ego de Van Helsing, tenemos el psiquiátrico, tenemos al médico encargado del psiquiátrico, tenemos a un recolector/comedor de moscas, tenemos el pueblo de Whitby, tenemos a los gitanos rumanos de Drácula, el viaje a través del continente europeo "en pos de"... es que hasta tenemos muchos elementos del capítulo inicial eliminado de Drácula, llamado El invitado de Drácula, y que reseñé el año pasado dentro de un volumen llamado Chin Music. Tenemos estas cosas y muchas más, pero no quiero estropearle la lectura a quien no haya leído el Drácula original y estoy intentando no irme de la lengua sin darme cuenta. También sigue el mismo estilo narrativo y casi toda la novela (a excepción de  la tercera parte) está contada a modo de diarios, cartas, memorias, cuadernos de notas, artículos de periódico... por parte de diversos personajes, que curiosamente alguien se encarga en determinado momento de clasificar y ordenar para conformar un relato con sentido y ordenado... Mina who? 

Aun así, hay una diferencia esencial con respecto a la novela original que no deja de resultar curiosa: el propio personaje de Drácula. A ver, a mí me apasiona la historia (¿lo había dicho ya? xD), pero soy muy consciente de su punto más flojo: la poca presencia del propio Drácula a lo largo de casi toda la historia y el final un tanto precipitado y falto de acción al que se enfrenta. Es un personaje al que temer, perseguir y matar pero que, una vez abandona su castillo, apenas aparece en la historia. En Drácula, el origen es todo lo contrario... también se le teme, pero hace honor al miedo que despierta y es un personaje con una presencia abrumadora sobre todo desde la mitad del libro en adelante. Demuestra por qué el libro lleva su nombre, por así decirlo, y con eso parece que los autores quieren poner remedio a las carencias de la novela original. O quizás simplemente aquí muestran mientras que la novela original sugiere. Se puede ver de muchas maneras. El caso es que aquí vemos mucho más a Drácula y somos testigos de todo lo que es capaz de hacer, que es mucho. Muchísimo. Y es un Drácula cruel que no se detiene ante nada.

Dacre Stoker lleva años vendiendo que Drácula está basado en hechos reales acontecidos al propio Bram Stoker (hechos inexplicables, sobrenaturales), y de esa premisa nace este libro. También se comenta en las notas incluidas al final de esta edición que, debido a los recientes (en aquel momento) asesinatos de Whitechapel y al temor que despertaba Jack el Destripador, Stoker se vio en la obligación de eliminar 101 páginas, decenas de miles de palabras, acortar el epílogo, modificar el final de Drácula, alterar el texto... el Drácula que vio la luz poco tenía que ver con el Drácula que Stoker quería publicar y con la historia que él realmente quería contar, y en base a todo ese material recuperado a lo largo de muchos años, ha nacido Drácula, el origen. Repito, todo esto según Dacre Stoker, que hoy por hoy vive por y para el legado de su antepasado. Lo segundo me hace darle vueltas precisamente al punto flojo que yo le veo a la novela original y que comento justo arriba... sobre lo primero, no digo ni que sí ni que no, ni tampoco digo todo lo contrario (bueno, no digo nada de nada, pero pensar pienso muchas cosas que me ahorro, que esto está quedando muy largo xD).

Dejando a un lado esas cuestiones, Drácula, el origen es un libro muy, muy entretenido que, sin lugar a dudas, creo que disfrutarán todos aquellos que admiren la obra original de Stoker, porque el simple juego de asociar escenas, personajes y situaciones ya es un divertimento en sí mismo, y la nueva historia está perfectamente ensamblada con la ya existente, Pero es que además está muy bien narrado, la atmósfera de la historia en general es perfecta y el libro vuela entre las manos. Repito, yo lo he disfrutado mucho, y creo que al menos los lectores afines a Drácula harían bien en echarle un vistazo.




J. D. Barker es un escritor que se ha movido siempre dentro del terreno del horror. Con su primera novela, Forsaken, consiguió despertar expectación dentro del género y fue nominado a diversos premios, entre ellos el Bram Stoker, a partir de lo cual se estableció una simbiosis con Dacre Stoker, descendiente de Bram Stoker, con quien ha escrito a cuatro manos la novela Dracula, el origen. El cuarto mono ha logrado un respaldo abrumador de crítica y público allá donde se ha publicado y en España lleva ya tres ediciones.

Dacre Stoker (Montreal, 1958) es un ex-atleta y escritor canadiense. Sobrino bisnieto de Bram Stoker, participa en la gestión de la propiedad intelectual del escritor irlandés.

17 comentarios:

  1. No he leído Drácula... hala, ya lo he dicho... así que no sabría apreciar una precuela, creo.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    me alegra que hayáis seguido mi recomendación y que os haya gustado tanto. Menudo reseñón que te has marcado, Miss Hurst; estoy de acuerdo en todo hasta en que el mérito de la narración de la novela viene de Barker (jeje), los dos libros que he leído suyos lo demuestran. Me encantó esta novela y no dejo de recomendarla.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Hola, A mi me sonaba la novela y me daba la impresión de que ya la había leído hace tiempo, pero por lo que cuentas, debí leer Dracula, El no muerto que me pareció espantosa, a mi también me encanta Dracula y me dio mucha rabia, en fin, que teniendo en cuenta tu reseña, buscaré este que me pareció verlo en la biblioteca. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Yo lo tenía apuntado pero cuando he empezado la reseña he pensado que se caería de la lista pero no. Se queda. Ahora estoy con los Archivos de Van Helsing y es genial. Este me lo guardo para la próxima. Me gusta mucho la idea, el tipo de historia que es y la ambientación. Pues sí que Drake tiene morro pero bueno, esta vez se ha juntado con alguien que está a la altura.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Drácula lo he leído y releído. Me gusta muchísimo. Pero no he leído nada de sus herederos. Y este en principio no me llamaba, pero al final habéis logrado picarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Es verdad! El anterior libro de este señor, el de "Drácula, el no muerto" era un despropósito, ¡lo he recordado al leer el principio de tu reseña! ¿Y cómo te has atrevido a repetir? Si no fuese porque he leído lo que nos cuentas, no me acercaba ni con un palo a esta novela. (Me parto con lo del mérito del co-autor, optimista y no rencorosa).
    Pues soy otra chiflada de Drácula y del mito del vampiro en general, y además me gustan mucho las novelas que enlazan tan bien y con tanta naturalidad hechos y personas reales con literatura de ficción, ese toque metaliterario. Así que me lo llevo, aunque dentro de unos meses porque ya sabes que tengo muy reciente "Los archivos de Van Helsing" y prefiero espaciar las dos novelas. Pero vamos, que porque me lo dices tú, que si no paso del Dacre por toda la eternidad. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo, tus palabras son mis pensamientos, abducida me has dejado.
    Adoro el libro y la edición 😍😍😍

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  8. Drácula (el genuino) es uno de mis eternos clásicos pendientes. No soy muy partidario de leer precurlas, secuelas y demás derivados de la novela original. Sin embargo, este que reseñas sí me atrae. Tomo buena nota de él. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, ya sabes que leí una traducción malísima de Amazon Prime de Drácula, con lo cual tendré que releerla en unos años en alguna edición mejor, que seguro que cualquiera es mejor...
    Yo este libro no sé si lo leeré, primero porque no soy tan fanática de Drácula y segundo, porque un compañero de trabajo experto en cine y en Drácula, me comentó que este bisnieto era horroroso. Claro que no sé si es que leyó la del "no muerto" que decías tú y a este no le ha dado una oportunidad o qué.
    Pero vamos que este solo me llamaría por las ilustraciones de Fernando Vicente del que soy fan acérrima.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. A mí Drácula, siento decirlo, me pareció aburridísimo así que ni me planteo animarme con éste.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. A mí también me hizo disfrutar muchísimo esta lectura y la edición con su tapita dura y su color rojito es preciosa ;) Estupenda reseña, suerte tengo de que ya duerme en mis estanterías...
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hello,

    Bueno... Por partes...
    Hace no mucho leí Drácula a raíz de una LC que organizó La pecera de Raquel, y aunque me gustó la experiencia ya que era un eterno pendiente que al final leí, no me entusiasmó del todo... Algunas conversaciones se me hacían repetitivas y algo cursis...

    No obstante, este título, cuya reseña ya leí de Inés y me puso los dientes largos (jijijiji), la encuentro muy, muy interesante... Yo soy muy de secuelas, precuelas, retelling y experimentos varios... Y eso de que está basado en notas y apuntes del propio Bram y que podría estar basado en hechos reales... Hombre, morbo da... Qué sea cierto o no, ya es harina de otro costal... Pero a veces la incertidumbre también mola...

    Lo leeré? Pues no lo sé... Pero me mola...

    Y sí, yo también me llevo chascos con los experimentos (por ejemplo, El castillo de Bárbara, está resultando ser simple y llanamwnte una antología de relatos, y muchos de ellos ni siquiera son sangrientos... (No hay Barba Azul por ninguna parte, ni castillo, ni habitaciones,... Ná de ná).

    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  13. Ay, qué chulería. Me encanta Drácula y las ilustraciones de Fernando Vicente también me gustan mucho. Me parece un libro muy interesante, y no me importaría echarle el ojo. Por cierto, el familiar de Stoker tiene pinta de vampiro total jejejej. Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola. Yo he leído Drácula, este libro lo tenía anotado para un futuro con alguna que otra duda. Pero, la verdad que no termino de decidirme.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  15. Pues no sé cómo pero todavía no he leído Drácula, y ahora se une este que me parece una maravilla.
    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Suena la mar de interesante y sobre todo entretenido. Lo tendré en cuenta. Antes me gustaría leer Drácula, uno de mis eternos pendientes.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  17. Anda, pues qué guay que haya merecido la pena,y más tras el chasco con el anterior. Me parece curioso el detalle de que aquí Drácula tenga tanta presencia, es una diferencia notable con el original. En cuanto a lo de los libros publicados por herederos de escritores, uf, soy tan escéptica como tú, eso no me gusta un pelo, y menos los que, como este viven de hacer este tipo de cosas.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar