miércoles, 23 de enero de 2019

RESEÑA (by MH) ::: LA NUEVA MAGDALENA - Wilkie Collins



Título original: The New Magdalen
Autor: Wilkie Collins
Editorial: Funambulista
Traducción: J.M. Lacruz y A. del Moral
Páginas: 400
Fecha de publicación original: 1873
Fecha esta edición: septiembre 2018
Encuadernación: rústica con solapas
Precio: 22 euros
Imagen de cubierta: Detalle de La fiancée hésitante (Auguste Toulmouche, 1866)

Mercy Merrick es una mísera muchacha de la calle, rechazada por la sociedad, que, tras fracasar en los numerosos intentos de rehabilitarse, decide marchar a Francia y trabajar de enfermera voluntaria en la guerra franco-prusiana. Durante una batalla, conoce a Grace Roseberry, huérfana de un coronel británico, de camino a Inglaterra para convertirse en dama de compañía de una pariente noble y desconocida, lady Janet Roy. Cuando Grace perece a causa de un obús alemán, Mercy, tras muchas vacilaciones, decide suplantar la identidad de la fallecida valiéndose de los documentos de esta. A pesar de sus continuos remordimientos, la vida de Mercy parece tomar por fin un rumbo diferente: la noble dama la acoge calurosamente como hija adoptiva. El futuro parece sonreír a la impostora. Sin embargo, la visita del bondadoso y rebelde reverendo Julian Gray, sobrino de lady Roy, trae consigo una perturbadora sorpresa: ¡la verdadera Grace Roseberry tal vez no habría muerto! 
 
Wilkie Collins firma en este thriller, lleno de suspense y emociones, una de sus novelas de mayor crítica social sobre la condición femenina, al tiempo que ofrece un conmovedor retrato de una María Magdalena pecadora y redimida de los tiempos modernos.

Ya he comentado alguna vez (habrán sido muchas, pero seguro que me perdonáis) que me encanta Wilkie Collins y que intento leer todas las navidades algo suyo junto con algo de Dickens. De Dickens leí un par de relatos navideños, y con Wilkie me aventuré con la última traducción que ha salido suya en España, La nueva Magdalena. Y mirad que es un autor que yo pensaba que poco suyo podía quedar por traducir porque es de esos escritores clásicos que están muy publicados en España, pero de la mano de la editorial Funambulista hubo sorpresa el año pasado. Y cómo lo he disfrutado...

La historia comienza en medio de la guerra franco-prusiana, en una casa francesa donde un grupo de militares, junto con algunos heridos, se resguardan para pasar la noche al tiempo que intentan evitar llamar la atención de los alemanes, que también están en la zona. Junto a ellos viajan dos mujeres: Grace Roseberry, una joven huérfana de camino a Londres desde Italia, y Mercy Merrick, enfermera de la Cruz Roja que asiste como voluntaria a los heridos franceses. Entre ellas tiene lugar una escena en la que Grace le cuenta a Mercy que va a Londres para vivir con una tía a la que no ha visto nunca y que la acogerá en su casa, y Mercy le revela a Grace un pasado que probablemente en otras circunstancias jamás le hubiese revelado, un pasado que la ha llevado a estar en medio de esa guerra porque no puede aspirar a ningún otro futuro en sociedad. 

Cuando cae una bomba alemana sobre la estancia y Grace muere, la tentación es demasiado grande para Mercy. ¿Y si suplanta a Grace y se presenta como si fuera ella en casa de esa tía suya en Londres? Podría aspirar a una vida digna, una vida sin tacha, en un hogar en el que nadie la conoce y nadie sospecharía jamás de su pasado. Solo tiene que hacerse pasar por ella cuando lleguen los alemanes, nadie va a enterarse; se merece una vida mejor, se merece respeto, porque lo ha intentado todo para reinsertarse en sociedad y la sociedad no hace más que expulsarla fuera. Está cansada de luchar, sabe que por sí misma jamás lo conseguirá, y lo hace, se presenta como Grace Roseberry cuando llegan los alemanes a la casa. Y comienza una nueva vida, una vida respetable que jamás hubiese imaginado y que solo dos cosas pueden amenazar: una, sus remordimientos por abusar de la amabilidad de lady Janet Roy bajo una identidad falsa; la otra escapa a su control y puede tener nefastas consecuencias... ¿y si la verdadera Grace Roseberry no hubiese fallecido realmente en aquella habitación en Francia?

Collins plantea la historia a modo de guión teatral, pero solo en la forma. Divide la novela en dos actos: el primero, muy corto, en la casa de Francia donde tienen lugar el bombardeo y el intercambio de nombres, y el segundo, que ocupa casi el total de la novela, en Villa Mablethorpe, hogar de lady Janet Roy al que acude Mercy suplantando a Grace Roseberry y donde transcurre todo el resto de la historia. Presenta cada acto con los personajes que intervienen en él, e incluso el desarrollo de las escenas es claramente teatral, puedes imaginar el cambio sobre las tablas entre una escena y otra. Pero la narración en sí es el de una novela normal y como tal transcurre toda la historia, que nadie se eche para atrás por eso. Simplemente quería mencionarlo porque ese estilo teatral, sin llegar a serlo técnicamente hablando, creo que favorece mucho a la historia. En Villa Mablethorpe todo transcurre entre unas tres o cuatro estancias, jamás salen de ellas, y y es todo como muy visual, muy escenográfico.

Wilkie Collins es un autor bastante desconocido en España, y esto puede parecer contradictorio con lo que digo arriba de que casi toda su obra está ya traducida al castellano. Pues sí, aun así es un autor muy desconocido. ¿Por qué? Porque normalmente solo se conocen sus dos o tres obras más famosas (La piedra lunar, La mujer de blanco...) o se piensa que era un autor que se dedicaba esclusivamente a las novelas de misterio, y eso es un craso error. Este señor se aventuraba con todo, y en su obra se pueden encontrar novelas muy, muy notables que apenas son conocidas por los lectores.

Y es que os lo digo sin rodeos: a mí me ha parecido una novela fantástica de principio a fin, que además el autor redondea con un final agridulce en el que no da ni un respiro a la sociedad de la época a la que critica casi desde la primera página. La nueva Magdalena pone sobre la mesa una antiheroína con todas las letras, un personaje principal que en la época debió levantar alguna ampolla. Y ya no porque esa Magdalena del título, en clara referencia a la Biblia, hace de la protagonista una prostituta reinsertada (que ya de por sí resulta atrevido para la melindrosa sociedad victoriana), sino que además sitúa a esta mujer pecaminosa muy por encima, moral y éticamente, de la virtuosa dama de sociedad que se permitía menospreciar a mujeres como ellas escudándose en su decencia. Realmente esta novela debió suponer un bofetada en toda la cara para muchas de sus lectoras femeninas que, por sentido común, seguramente se contaban entre las virtuosas e hipócritas que tanto critica en la historia.

Es verdad que Mercy Merrick es tan, tan virtuosa, honesta e íntegra durante toda la novela, tan elegante, hermosa y refinada a pesar de la vida que ha llevado, que a veces cuesta recordar el bagaje que lleva a sus espaldas y el mundo sórdido en el que se movía; quizás se echan de menos secuelas de la vida que ha llevado durante años. Si no fuese porque precisamente la base de la historia es la suplantación de personalidad (es decir, la mentira y el delito), Mercy es un dechado de virtudes sin tacha que a veces cuesta asociar con ese pasado tan turbio que nunca se narra de manera explícita y por el que el autor pasa de puntillas elegantemente. No sé si transmito lo que quiero decir exactamente... sí, tenemos su lucha por volver a ser aceptada en sociedad tras su reinserción, tenemos su lucha entre ser honrada y volver a las casas de acogida o mentir y seguir viviendo como una reina, pero se echa de menos alguna mella que dé fe de la vida que una vez llevó, porque de una vida así no se sale indemne y sin daños en muchos aspectos que en la novela no se llegan a abordar.

Aun así creo que esta perfección de Mercy es intencionada por parte del autor, que quiere poner sobre la mesa la reinserción total de una mujer que nunca debió acabar donde acabó, y cuya integridad moral está muy por encima de la de otras mujeres que lo han tenido muy fácil en la vida y sin embargo están corrompidas por dentro. Critica la posición de la mujer en la sociedad de la época, lo que se esperaba de ellas a todos los niveles, lo fácil que era acabar con su reputación y la imposibilidad de reinserción que sufrían aquellas que decidían vivir en sociedad después de haber malvivido fuera de ella. Mercy lo intenta una y otra vez, y una y otra vez lucha contra molinos de viento. ¿Es demasiado perfecta? Sí. ¿Es esto importante para la historia? Creo honestamente que no, en absoluto.

A todo esto, no os estoy contando nada de lo que ocurre en Villa Mablethorpe durante ese segundo acto porque creo que no debo extenderme mucho en ello. Baste decir que este acto transcurre varios meses después del primero; que Mercy Merrick, bajo la identidad de Grace Roseberry, ya se ha ganado el corazón de "su" tía, lady Janet Roy (y no bajo engaños ni subterfugios, sino simplemente siendo ella misma y dedicándose a ella por completo); que dos hombres forman parte de este escenario (Horace Holmcroft, prometido de Mercy, y el reverendo Julian Gray, que aparece en casa de su tía Janet para pasar una temporada);... y que todo se pondrá patas arriba del modo más inesperado. No solo Mercy tendrá que decidir si dar explicaciones sobre muchas cosas, sino que los demás personajes de esta obra también tienen mucho que ver en esa decisión.

La nueva Magdalena es un ejercicio elegante y agudo de crítica social, de reflexión y desmenuzamiento emocional (sobre todo del personaje de Mercy) sin caer en ñoñerías ni mojigaterías, y de trabajo duro sobre unos personajes que el autor define y perfila con mimo y pulcritud hasta el punto de que están tan rematados en las costuras y los conoces tan bien que sabes cuáles pueden ser, y serán de hecho, sus reacciones, y aun así devoras las páginas para ver qué ocurrirá en la siguiente escena. Y es que sí, Collins usa su buen hacer con el misterio, el suspense, para mantener en vilo al lector, y eso, cuando el lector sabe que el clímax tiene que llegar tarde o temprano y en qué va a consistir exactamente ese clímax, porque el camino de Mercy está marcado, tiene mucho mérito. 

Aun así advierto que no es una novela de misterio propiamente dicha, que nadie se lleve a error; es un drama sobre el largo camino hacia la redención de una mujer devorada por los remordimientos que tiene que tomar una decisión difícil cuando la fácil implica lo que lleva anhelando toda la vida, y una crítica hacia la sociedad que no daba tregua a las mujeres como ella. El suspense solo le da el punto de sal necesario para que la hormiguilla de la curiosidad se mantenga alerta a lo largo de toda la novela, y el final agridulce te recuerda que el gris predomina mucho más que el rosa en esto de la vida.

Añadido de últma hora, que como no apunto ni tomo notas de nada luego se me pasan las cosas... hay una alusión evidente a Persuasión, de Jane Austen, que me hizo una ilusión tremenda xD.


Wilkie Collins nació en Londres en 1824. Muy joven entró como aprendiz en una empresa de comercio de té, que abandonó pronto para dedicarse a la literatura, campo en el que rápidamente alcanzó el éxito. Considerado uno de los padres de la narrativa policíaca, durante sus sesenta y cinco años de vida escribió casi treinta novelas y más de cincuenta relatos. Fue amigo íntimo de Charles Dickens desde que se conocieron en 1851, fecha en que comenzó una fructífera colaboración. Su novela de misterio La dama de blanco (1860) y la policíaca La piedra lunar (1868) están consideradas obras cumbres en sus respectivos géneros.

Aquejado de «gota reumatoide», se aficionó al consumo de láudano. Como resultado de esta adicción, experimentó durante toda su vida alucinaciones paranoides y declaraba que se encontraba constantemente acompañado de un doble suyo, invisible para todos los demás, que él apodaba el Fantasma Wilkie.


Collins nunca se casó, pero vivió, a temporadas, con la viuda Caroline Graves. Además, tuvo tres hijos con otra mujer, Martha Rudd. En 1870, volvió definitivamente con  Graves y, hasta su muerte, en 1889, complementó ambas relaciones.


De Wilkie Collins, en 2006, Editorial Funambulista ha publicado La reina de corazones, y, en 2011, Corazón y ciencia.

22 comentarios:

  1. ¡Hola!

    No he leído nada del autor pero no hace mucho compré La dama de blanco y ahí está esperando turno. Me gusta lo que cuentas así que igual después de la que tengo le doy una oportunidad a esta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de Wilkie Collins, ya me vale... Aunque este año espero ponerle remedio, mi madre tiene varios libros suyos y en Navidad le cogí prestado La dama de blanco y La piedra lunar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi Wilkie Collins también me gusta mucho, así que sin dudar me llevo esta novela que tampoco conocía. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada de Collins, pero quizá empiece por otros títulos. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada del autor, digamos que es oooootro pendiente. La dama de blanco lo tengo en wishlist; esperaré cuando lo descubra a ver si me gusta el estilo, y en ese caso me animaré con otros títulos.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón, a mí también me parece que Collins es un autor bastante desconocido en lengua castellana porque aparte de sus obras más famosas (como tú apuntas), casi nada sabemos del resto. Me sorprendió cuando me dijiste que tenía una bibliografía tan extensa, me había quedado con "La piedra luna" y "La dama de blanco" y tan ancha, mire usted.
    Mientras te leía iba pensando lo que tú misma comentas, que me sorprendía ese personaje protagonista en la literatura victoriana y encima sin tapujos ni mojigaterías o pecados religiosos. Es que es muy fuerte encontrarse a una ex-prostituta y que encima sea la heroína de la novela y sea víctima capaz de salvarse a sí misma. No solo por la crítica social sino porque el autor no cayese en la moralidad de la época y le pusiese una moraleja religiosa o algo así, en lugar de seguir firme con su crítica social. Una novela inusual, sin duda, no sabía que el señor Collins fuese tan valiente. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Es un autor que junto con Hardy me apetece muchísimo! Y efectivamente solo conozco esos títulos tan famosos que nombras, así que descubrir nuevas historias siempre es un gustazo. Que no se centre tanto en el misterio no me importa, parece que la historia merece la pena por toda esa crítica social que aporta...así que tomo nota ;)

    Besitos

    Pd: Me encanta la cara de "mátame camión" que tiene la chica de la portada ;)

    ResponderEliminar
  8. HOla guapa, pues la verdad es que tiene una pinta tremenda. Yo que empecé a leer La piedra lunar (creo) hace muuuuchos años y que la dejé porque no me gustaba, o eso recuerdo. Estoy planteándome volver a leerlo, ahora que le estoy cogiendo gusto a los clásicos, y encima me pones este bocadito...ñam, ñam... así que vaya, en algún momento (quizá cuando haya leído una de sus famosas), me haga con esta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa! "La mujer de blanco" del autor me encantó, me parece una novela super bonita; te iba leyendo y me estaban entrando unas ganas terribles de leer esta también y es que así no puedo seguir, nunca voy a conseguir avanzar en las lecturas 🤗

    Buenísima reseña.
    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  10. Pues creo que tuvo que ser un puntazo para las damas de la época verse reflejadas en esa novela de manera poco favorecedora imagino. Yo solo he leído y la piedra y la dama, me gustó mucho más la segunda. Me llevo este apuntado.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Te has puesto muy seria para escribir esta reseña. Es muy conocido por lo de la piedra y la dama de blanco pero la mayoría no lo hemos leído y ahí también me incluyo de culpable. A mí las doñas perfectas me dan mucha rabia porque encima realzan mis imperfecciones y aparte creo que sí me molestaría esa falta de secuelas de la vida anterior.
    Sé que vas a entender que primero leeré alguna de las otras.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo tampoco he leído nada suyo pero este me llama muchísimo aunque tendría en cuenta lo que dices de conocer algo más de la vida anterior de la protagonista. Besos

    ResponderEliminar
  13. No he leído al autor y sé qué debería, pero chica, no doy más, lo intento, pero no...
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola!! De Collins leí La piedra lunar y La dama de blanco. Los dos me gustaron mucho!!! Es un maestro del relato!!, seguramente incluiré esta novela entre mis próximas lecturas. Gracias por la reseña!! Un saludo cordial desde el sur argentino!!

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho este autor pero esta novela ni la conocía. Apuntadísima me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola!
    No conocía al autor pero me lo apunto... quiero ir leyendo clásicos poco a poco.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Hola. No he leído al autor y esta lectura podría estar bien, otro título que me llevo. Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tengo otro título del autor en mi punto de mira como ritual de iniciación y es que no he leído nada suyo todavía. BEsos

    ResponderEliminar
  19. No he leído nada del autor y sé que debería... en casa tengo un par esperándome a que me decida. Intentaré que sea en breve porque sé que merecen la pena. Besitos

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu reseña, perfecto análisis de una novela que se presenta interesantísima. De Collins solo he leído La mujer de blanco y me gustó mucho, esta sin duda alguna tengo que leera. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Pues yo del autor tengo ahí entre ceja y ceja La dama de blanco en una preciosa edición de Navona y aunque me gusta lo que contáis y me la anoto, quiero ir primero a por esta que os digo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hum, no la conocía y es más interesante de lo que pensaba en un principio, pero no sé, no termino convencida por ser muy de personajes :/

    ResponderEliminar