viernes, 15 de enero de 2021

RESEÑA (by MH) ::: PELIGRO INMINENTE - Agatha Christie


 
 
Título original: Peril at End House
Autora: Agatha Christie
Editorial: Molino
Traducción: E. M.
Páginas: 239
Fecha de publicación original: 1932
Fecha esta edición: abril 1980
Encuadernación: rústica
Precio: descatalogado


https://inquilinasnetherfield.blogspot.com/p/esta-pagina-la-abro-yo-mh-modo-personal.html
Poirot y Hastings conocen durante sus vacaciones a la señorita Buckley, una hermosa joven cuya vida dista de ser corriente. Primero, un accidente en el que los frenos de su coche fallaron en una peligrosa curva y del que se salvó por muy poco. Después, una gigantesca piedra que casi la aplasta. Finalmente, una pintura al óleo que se desprende de la pared de su habitación y está a punto de matarla en la cama. Las sospechas sobre lo fortuito de tales accidentes se disipa en la mente de Poirot tras ver un agujero de bala en el sombrero de la señorita Buckley. Así, Poirot se enfrentará a los misterios de un asesinato que no ha sido cometido.

Hay cosas que con la entrada de un año nuevo siguen igual, y una de ellas es mi reto de leer en orden la obra de Agatha Christie. Ya voy por el año 1932, y toca un nuevo caso protagonizado por Hércules Poirot y el capitán Hastings (a quien no le veíamos el pelo desde aquella cosa infame llamada Los cuatro grandes, muchos libros atrás). Os cuento por encima la trama de este octavo libro protagonizado por el detective belga.
 
Poirot y Hastings están de vacaciones en el hotel Majestic del pueblecito costero de Saint Loo, en Cornualles. Un mediodía tranquilo, sentados en el jardín del hotel, Poirot comenta al azar algo así como que dejaría a un lado su retirada profesional y volvería al ruedo de las investigaciones "si alguien disparase una bala contra la pared a la altura de mi cabeza". ¿Os imagináis qué pasa a continuación? ¡Elemental! Con la única salvedad de que la aparente destinataria de dicha bala es la alocada y modernísima Esa Buckleys, una joven de familia noble que dice que ha sido objeto de al menos cuatro ataques contra su vida en pocos días... aunque no parece tomárselo demasiado en serio hasta que Poirot toma cartas en el asunto. Y es que Poirot hace de la protección de Esa su objetivo prioritario en la vida... pero eso no evita que muera otra persona en el proceso, así que ya son dos sus objetivos prioritarios: seguir protegiendo a Esa y descubrir al culpable del asesinato. Y Poirot se tiene por un genio, por una estrella del firmamento, por una inteligencia superdotada... ¿alguien pone en duda que sea capaz de resolver el misterio?
 
Antes de comentaros nada más, tenéis que perdoname que os ponga este fragmento. Poirot, genio y figura (ignorad en la medida de lo posible la traducción rara tan típica de estas ediciones).
Tenderse al sol es la más grandes de las ocupaciones. Y además, descender voluntariamente del pedestal, cuando se ha llegado ya a la cumbre de la notoriedad, ¿puede darse algo mejor? En todas partes se habla de mí como del grande, del único, del incomparable Hércules Poirot. Nadie ha superado mi valor, nadie lo ha tenido igual, nadie lo tendrá nunca. El resultado conseguido no ha sido del todo malo, y me contento con él; yo soy modesto.

No os cuento la opinión que tiene Hastings de esta supuesta modestia, pero os la podéis imaginar. Y es que, efectivamente, el capitán Hastings vuelve a ocupar su lugar en el universo Poirotiano y es el narrador de la historia. Con sus palabras nos introducimos en La Escollera (la vieja casa familiar con mucha historia a sus espaldas en la que Esa Buckleys pasa sus vacaciones siempre rodeada de amigos), somos testigos de la arrogancia habitual de Poirot pero también de sus traspiés a lo largo de la investigación, hace gala de esa tendencia a pensar siempre bien de la gente (sobre todo si son mujeres guapas) que tanto ridiculiza Hércules, conoce ya de sobra los truquillos de Poirot para tenerle en vilo cuando quiere que le pregunte cosas sobre la investigación y nos demuestra que ha aprendido a no darle el gusto... Pero también somos testigos a través de sus ojos de las reminiscencias y últimos coletazos del estilo de vida derivado de aquellos que fueron conocidos en los años 20 como Bright Young Things, jóvenes pertenecientes a la aristocracia o a la socialité londinense que pasaban los días de fiesta en fiesta mientras el alcohol y las drogas lo preñaban todo de frivolidad. En esta novela estamos en Cornualles porque es época de vacaciones, pero el comportamiento y quienes lo llevan a cabo son los mismos. En los libros de la Christie parece que no pasa nada más allá del misterio pero suelen ser un fiel reflejo de la época en que fueron escritos.

En la novela también vemos alusiones a El misterio del tren azul o El asesinato de Roger Ackroyd, pero son veladas sin nombrar el libro ni el caso en cuestión y de las que seguramente no me hubiese dado cuenta de no haber leído los libros en orden. Este es uno de los objetivos al leer su obra cronológicamente: ser capaz de reconocer estas chinitas o menciones de casos anteriores. El otro objetivo es ver la evolución de los personajes; seguimos con un Poirot retirado pero siempre con la llama de su ego encendida dispuesta a seguir sumando gloria, y con un Hastings que a la vista está que se casó con una santa, porque vive en Argentina desde hace cinco años pero está cada dos por tres en Europa de vacaciones con Poirot dejándose a su mujer allá en su país haciéndose cargo de su hacienda durante meses y meses (y sin preocuparse mucho tampoco... la nombra una vez o dos para que el lector sepa que sigue casado y sanseacabó). ¿Acompañará esta buena señora a su marido en alguna aventura? A mí no me suena de nada, pero me faltan muchos libros suyos por leer. En todo caso, a la vista está que a Hastings no le da pereza cruzar el charco cada dos por tres y que le van bien las cosas en Argentina porque puede permitírselo. Bien por él.

Por ir terminando, y sin poder ni querer adentrarme en la investigación, os confieso que he tenido muchas dudas sobre si Peligro inminente ha sido lectura o relectura, porque por título no me sonaba de nada pero, siendo sincera, adiviné casi desde el principio la identidad del culpable y muchas de las cosas que se revelan en la explicación final las había pillado ya conforme las leía, así que esto se puede tomar de tres maneras: o lo había leído ya aunque no me acordase y me ha venido todo a la memoria sin darme cuenta, o la intriga era más fácil de lo habitual o la Christie ha sido buena de más en esta historia dejando miguitas de pan muy, muy evidentes. En cualquier caso (y ahí está el encanto de esta autora), la historia se lee con mucho interés, y como siempre existe la posibilidad de que te estés equivocando y creas que te estás pasando de lista, sigues adelante sin prisa pero sin pausa a la espera de ese final tan Poirotiano (reunir a todos los personajes en una escena final para desgranar poco a poco la resolución del caso) que te dé la razón o te la quite por completo.

Lo dejo aquí. Volveré pronto con unos relatos protagonizados por la señorita Marple en su segunda aparición estelar en este blog (¿os he dicho ya que este año quiero leer y reseñar ocho libros para este reto? De ilusiones también se vive... ¿no?).



Agatha Christie (1891-1976) es conocida en todo el mundo como la Dama del Crimen. Es la autora más publicada de todos los tiempos, tan solo superada por la Biblia y Shakespeare. Sus libros han vendido más de un billón de copias en inglés y otro billón largo en otros idiomas. Escribió un total de ochenta novelas de misterio y colecciones de relatos breves, diecinueve obras de teatro y seis novelas escritas con el pseudónimo de Mary Westmacott.

Probó suerte con la pluma mientras trabajaba en un hospital durante la primera guerra mundial, y debutó con El misterioso caso de Styles en 1920, cuyo protagonista es el legendario detective Hércules Poirot, que luego aparecería en treinta y tres libros más. Alcanzó la fama con El asesinato de Roger Ackroyd en 1926, y creó a la ingeniosa miss Marple en Muerte en la vicaría, publicado por primera vez en 1930.

8 comentarios:

  1. Hola guapa, me has vuelto a alcanzar, jeje...
    Es verdad que resulta super interesante leer los libros en orden cronológico porque, como bien dices, no solo eres consciente de las menciones a otras obras suyas, sino también de la evolución de los personajes...
    Me encanta eso que has comentado de que Hastings está casado pero la esposa debe ser una santa porque casi nunca está con ella, y es que ¡tienes toda la razón! veremos a ver qué les depara el futuro.
    Ahora a por Miss Marple.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Miss Hurst,
    Cómo he disfrutado la reseña, pues a pesar de ser fan incondicional de Christie he de reconocer que a penas recordaba esta novela, la leí hace muchos lustros (no digo décadas porque esa palabra siempre envejece) y no he vuelto a releerla. Y ganas me han entrado.
    Deseando leerte con Miss Marple, mi favorita.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Este no me suena haberlo leído. Leí unos cuantos pero hace ya muchos años. Me estás picando con eso de leer las novelas de Christie cronológicamente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Leí varios libros de la autora hace años y me gustaron aunque el género no me termina de convencer lo he intentado con otro autores y me pasa lo mismo creo que soy yo jejeje este libro no lo conocía

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Ya hacía rato que no venía la tita Christie por aquí. Mira, después de fracasar en un par de ocasiones pensaba que igual si lo intentaba con obras donde no estuvieran todos encerrados en una casa me irían mejor pero qué va, fracasé en el Nilo.
    Cornualles es muy bonito, nunca he estado pero es como si hubiera porque es muy frecuente en las.novelas de Pilcher que en su día devoraba.
    Ánimo que ya va quedando menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Me encantan los libros esta autora y este título no lo he leído, así que me lo llevo anotadísimo. ¡Gran reseña! Besos y feliz año!!

    ResponderEliminar
  7. Me animaste con este reto, aunque yo voy mucho más despacio. Creo que es momento de volver a Agatha. Nunca falla. Éste creo que no me lo he leído. Como tú dices, a veces parece una relectura (seguramente lo es). Fueron muchas las lecturas en mi adolescencia de esta autora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, qué homenaje a Christie le hacéis... Me encanta cuando reseñáis un libro suyo. Me entran ganas de hacerme con toda la colección. Muy apetecible este libro. Besos

    ResponderEliminar